Despliega el menú
Economía

grupo psa

La plantilla de Opel PSA que encara un mes decisivo para lanzar el nuevo Corsa vuelve este domingo

Operarios de mantenimiento acudieron ayer a preparar la fábrica, que parará del 30 de septiembre al 6 de octubre para poder adecuarse al cambio de modelo.

Imagen de 2018 de trabajadores de Opel PSA en una de las líneas de montaje de la planta.
Imagen de 2018 de trabajadores de Opel PSA en una de las líneas de montaje de la planta.
Raquel Labodía

Después de tres semanas de vacaciones, los trabajadores de Opel Figueruelas vuelven este domingo a la fábrica con el doble desafío que supone lanzar el nuevo Corsa, este año en combustión tradicional y al que viene en su versión eléctrica, y hacerlo ya bajo arquitectura PSA. "Este reto es muy diferente a otros. Se corta de golpe el modelo actual y entra el nuevo. Por eso, habrá que aprovechar la última semana de vacaciones colectivas, del 30 de septiembre al 6 de octubre, para hacer las últimas obras en línea y meter el casamiento del chasis al motor", explica José Carlos Jimeno, secretario general de la sección sindical de UGT en la planta. "No se prevé que bajen los ritmos. Al revés, tenemos una curva de lanzamiento muy agresiva", afirma, preguntado sobre si la desaceleración para el último trimestre que pronostican los expertos puede afectar a la planta.

Eso sí, una vez realizado el cambio de modelo, la línea 2, la del Corsa precisará de un centenar de trabajadores menos. "Entre 100 y 120 porque cada vez se introducen más automatismos", reconoce Jimeno, sin precisar todavía qué día se deja de fabricar el actual Corsa. "Será a finales de septiembre. A partir de entonces, ya solo haremos los corsas nuevos, de la sexta generación, adecuados a las exigencias de la normativa de emisiones, y los actuales dejarán de hacerse. Se corta de golpe". Es diferente, añade el sindicalista, a lanzamientos anteriores.

"También tenemos que adaptarlos del todo a la forma de trabajar de PSA y confiar en que el nuevo Corsa se venda tan bien como los otros y que la economía tire", afirma, consciente de que a los compañeros que enganchan este domingo en el turno de noche les espera un mes complicado de trabajo. Ya algunos operarios de mantenimiento se incorporaron este sábado para tener la maquinaria y el suministro a línea preparado. Pero el grueso de la plantilla se incorporará desde esta noche en los diferentes turnos.

Si antes de irse de vacaciones se estaban haciendo en Figueruelas unos 11 nuevos Corsas diarios, ahora se pasará a hacer 20 con la idea de estar ya produciendo en línea 1.050 a partir de diciembre. Así pues, por ahora, seguirán fabricando preseries –ya en julio sumaban 264 las fabricadas y 54 eléctricas– hasta que arranque, previsiblemente el 7 de octubre, la curva de lanzamiento del nuevo modelo.

Pendientes todavía de fabricar un millar de preseries, en la planta no dejan de acometer trabajos para el cambio de modelo. Si bien los de más calado se abordarán esa semana de vacaciones colectivas que resta, las transformaciones son continuas. Por ejemplo, la compañía han introducido unas máquinas geolocalizadas –denominadas coloquialmente ‘cocodrilos’ por los operarios– que hacen parte de la labor que hasta ahora realizaban los carretilleros. Cuando había que unir lateral exterior e interior de la puertas del vehículo, ellos movían ambas piezas y ahora son sobre todo estas máquinas las que desempeñan esta función.

La renovación de las instalaciones también es permanente. Hace tiempo que en Prensas se automatizó la descarga de piezas en la línea 11 y en la nave de Carrocerías se implantaron sistemas de medida automática de ajustes de la carrocería del vehículo. También en Pinturas ha aumentado el nivel de automatización y en Acabado y Montaje Final se sigue trabajando para organizar el flujo de material y suministro a línea de forma aún más eficiente. Y es que la Industria 4.0 avanza para hacer la planta de Figueruelas cada vez más competitiva y volver al récord de producción de antes de la crisis. La expectativa es conseguirlo ya al año que viene siempre que la demanda acompañe y no haya sobresaltos en el contexto social, económico y político. Según reconoce la dirección de la planta, con los modelos actuales, el nuevo Opel Corsa y su versión eléctrica, así como el buen ritmo de los SUV, Citröen C3-Aircross y Opel Crossland, "Zaragoza tiene actividad asegurada y un volumen de producción importante para los próximos años", con lo cual los proveedores también tienen esa tranquilidad aunque les tocará invertir para adecuarse al vehículo eléctrico.

Etiquetas
Comentarios