Despliega el menú
Economía

ECONOMÍA

La doble perspectiva de la convulsa situación de los repartidores de Telepizza

La cadena de restaurantes presume de modelo mientras los sindicatos, que denuncian salarios de miseria en condiciones laborales precarias, anuncian más movilizaciones en los próximos días.  

Repartidores de Telepizza han protagonizado esta tarde una protesta en la plaza de San Francisco para exigir que se les aplique la subida del Salario Mínimo que establece la ley
La huelga de los repartidores de Telepizza en Zaragoza.
Raquel Labodía

Telepizza presume de apostar por la generación de empleo o de sus entornos laborales estables; los sindicatos denuncian amenazas en su derecho a huelga, salarios de miseria con alzas irrisorias e, incluso, el incumplimiento de la legalidad por parte de la compañía. Las huelgas de las últimas semanas acontecidas en Zaragoza se han traducido en una subida de 0,50 céntimos por hora para los repartidores en los restaurantes gestionados por la sociedad QSR North Spain, uno de los multifranquiciados de la firma. Pero las medidas conseguidas a raíz de estas movilizaciones, que continuarán en los próximos días, son a todas luces insuficientes para los convocantes.

Las protestas de las últimas semanas -entre ellas, las de Zaragoza o Barcelona- han sido calificadas de históricas por parte de los sindicatos, que esperan sienten un precedente de cara al futuro. "Hemos conseguido en dos meses lo que los anteriores comités no lograron en más de treinta años", destacan fuentes del comité de empresa en QSR, que lamentan que, aún así, el alza salarial no todavía no alcanza el salario mínimo interprofesional establecido por decreto. Fuentes de Telepizza contradicen esta versión al afirmar que ningún empleado de jornada completa cobra por debajo de los 12.600 euros anuales.

Respecto a las "represalias mafiosas" -como el establecimiento de peores horarios- a causa de la huelga en Zaragoza que denuncian los convocantes, la compañía las niega rotundamente. Telepizza insiste en el valor que da a sus empleados al tiempo que presume de haber iniciado las negociaciones para el próximo convenio colectivo en aras de mejorar las condiciones de sus repartidores.

Desde CGT critican además que ninguno de los empleados que ha terminado su relación laboral con la empresa ha cobrado en el finiquito "ni un solo céntimo de los atrasos que adeuda Telepizza desde enero". Otra afirmación que la empresa también niega. Desde la compañía sacan pecho de haber duplicado el perímetro del grupo empresarial, aunque añaden que mantendrán la apuesta por el modelo de franquiciación que ha definido su expansión en los últimos meses; una estrategia que tampoco convence a CGT, que ha convocado otra huelga para este sábado en Reus (Tarragona). La organización advierte que las movilizaciones no acabarán ahí.      

Etiquetas
Comentarios