Despliega el menú
Economía

AGRICULTURA

Las borrajas y las acelgas de la huerta zaragozana “se cuecen”

El 80% de la borraja y el 50% de la acelga se han quemado por las altas temperaturas, lo que supone que los agricultores hayan perdido unos 50 días de trabajo.

Las borrajas y las acelgas de la huerta zaragozana "se cuecen"
“La planta está quemada aunque se vea verde, si nos fijamos se puede observar”, explica José Manuel Calle, presidente de la Asociación de Hortelanos y Productores de Zaragoza.
J.M.C.

“El calor ha cocido las borrajas y parte de las plantaciones de acelgas”. Con estas palabras José Manuel Calle, presidente de la Asociación de Hortelanos y Productores de Zaragoza, ha explicado que las altas temperaturas continuadas  han quemado la huerta zaragozana, concretamente el 80% de la borraja y el 50% de la acelga.

La capital aragonesa batió su récord de temperaturas en junio, alcanzando los 43,2 grados.  Una temperatura que la huerta zaragozana no pudo aguantar. “Ante ese calor no hay nada que podemos hacer los agricultores, da igual que por las noches bajen las temperaturas o no, la planta no puede aguantar esa temperatura y se quema”, cuenta Calle. “Aunque en las fotografías se pueda observar que la planta está verde, si la amplias y te fijas, te das cuenta de que está quemada completamente”, añade el mismo. Y es que la hoja empieza a necrosarse debido a una evaporación extrema, lo que se termina traduciendo en que la planta muere por completo por deshidratación.

Este problema, el de las temperaturas extremas, es un problema al que deben hacer frente cada año los agricultores de la huerta zaragozana. “En cuanto se superan los 40 grados, la planta se quema y muere”, indica el presidente de esta asociación. Es por ello que ellos mismos cuentan con una merma de la producción en esos días de calor, que siempre se sufren en el valle del Ebro en verano, pero con una afección como la que se ha dado este año, donde las plantas tuvieron que sufrir la larga ola de calor junto con una continuidad de temperaturas muy altas es un hecho que no suele darse con asiduidad. “En esta ocasión, solo queda volver a plantar”, asegura.

“Se trata de un trabajo completamente perdido, ahora tenemos que labrar todo el campo y volver a plantar”, expone el presidente de la Asociación de Hortelanos y Productores de Zaragoza. Un trabajo que dura aproximadamente unos 50 días hasta que da sus frutos y que, en este caso, en el de la plantación quemada, el agricultor ha perdido todo el tiempo invertido. “Todo lo hecho durante los últimos 50 días no sirve para nada”, asegura resignado ante unas altas temperaturas, que cada vez más se dan con mayor frecuencia.

Los precios subirán

Asimismo, la pérdida de producción se traducirá en que el mercado estará falto de borraja y acelga durante los próximos meses. “Durante casi dos meses, -anota- habrá falta de producto en el mercado, porque ahora tenemos que volver a empezar el proceso, lo que previsiblemente aumentará los precios”.

Al haber una mayor demanda que oferta, los precios tanto en el supermercado como en origen (los que recibe el agricultor) subirán. “El problema es que aunque el producto que se ha salvado de la afección por estas temperaturas sí se venderá a un precio mayor por la escasez, en cuanto vuelva a haber producto volverá a bajar”, apunta Calle. “Además, en ese momento coincidiremos todos en el mercado, por lo que esta previsible subida de precios, que se dará, no servirá para compensar las pérdidas sufridas pues volverá a bajar cuando volvamos a tener borrajas y acelgas”. 

Etiquetas
Comentarios