Despliega el menú
Economía

Empresas

La carga fiscal, la morosidad y la formación, principales preocupaciones de las pymes aragonesas

Cepyme, la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa de Aragón conmemora el Día Internacional de estas compañías, que se celebra hoy, recordando que “son la espina dorsal de nuestro tejido empresarial”.

Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón, en la sede de la organización empresarial en Zaragoza.
Aurelio López de Hita, presidente de Cepyme Aragón, en la sede de la organización empresarial en Zaragoza.
Europa Press

Los datos del INE lo dicen claro. El 99,8% de las 91.492 empreass que hay en Aragón son micro, pequeñas o medianas empresas y la práctica totalidad de estas no tienen asalariados o en el mejor de los casos su plantilla no alcanza los diez trabajadores. Pero, el peso del empleo en la Comunidad en las empresas de hasta 249 trabajadores suponen el 76,7% y representan el 59,5% del Valor Añadido de la economía. Por eso Cepyme, coincidiendo con la celebración hoy, 27 de junio, del Día Internacional de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas, ha querido reivindicar el decisivo papel que desempeñan estas compañías en la vida económica y social de Aragón. “Son la espinal dorsal de nuestro tejido empresarial”, ha señalado la patronal, que ha reivindicado un mayor protagonismo de este sector “principal sustento del territorio y motor de desarrollo de Aragón”.

Desde Cepyme han advertido, sin embargo, que las pymes necesitan medidas de apoyo para levantar cada día la persiana, pero también una estabilidad política y social que mantenga una buena marcha de la economía. Porque, como ha señalado la organización empresarial, los pequeños y medianos empresarios tienen que enfrentarse día a día con “numerosas dificultades”. Entre ellas, la patronal señala la morosidad. “El retraso en los pagos es uno de los asuntos que más preocupan a los empresarios ya que cumplir con los periodos de pago y evitar costes adicionales sin que puedan repercutirse en los precios es fundamental para que el tejido empresarial mantenga su competitividad, para que su capacidad financiera no se vea comprometida y para que se puedan acometer inversiones productivas”, explica la patronal. Señala además entre los obstáculos para el buen desarrollo de este sector la sobrerregulación normativa. “Cada año se promulgan más de 13.000 normas, lo que supone más de 170.000 páginas en el Boletín Oficial del Estado y más de 40.000 páginas en el Boletín Oficial de Aragón”, insiste Cepyme, que lamenta que este ingente volumen de legislación conlleva costes innecesarios y debilita la competitividad de las empresas y provoca una fragmentación del mercado.

La fiscalidad es también una de las principales preocupaciones de los pequeños y medianos empresarios, cuyas compañías soportan en España una carga fiscal del 15% de media de sus beneficios y los asalariados del 16%. Sin embargo, “por diferentes cuestiones las grandes empresas apenas tributan el 6%, una cifra que se encuentra muy lejos del tipo nominal existente para ellas, que es del 30%”, advierten desde Cepyme, que abogan por un sistema educativo adaptada a la realidad, ya que “las empresas comienzan a demandar perfiles muy específicos que, en muchas ocasiones, no logran encontrar”. Por eso, desde la organización empresarial se insiste asimismo en la necesidad de que la formación dual que se está desarrollando en Aragón “debe ser efectiva y, por lo tanto, debería tratarse en el ámbito de la negociación colectiva”.

Etiquetas
Comentarios