Economía

Tercer Milenio

convocatoria de ayudas en aragón

Aligerar las piezas y crear otras nuevas para la batería del coche eléctrico centran la apuesta de los proveedores

Con los proyectos que empezarán a presentar desde este lunes aspiran a conseguir parte de esas ayudas de 12 millones que anunció la consejera de Economía, Marta Gastón, el pasado jueves.

Operarios en las instalaciones de Gestamp en Pedrola
Operarios en las instalaciones de Gestamp en Pedrola
Heraldo.es

Los proyectos que van a presentar las auxiliares aragonesas para las ayudas a la innovación, cuya convocatoria ha publicado este lunes el Gobierno de Aragón, se van a centrar en aligerar las piezas grandes del coche y en desarrollar otras nuevas que van en el habitáculo de la batería eléctrica para mejorar su funcionamiento. Así lo ha explicado, David Romeral, gerente del Cluster de la Automoción en Aragón (CAAR), que ha cuantificado en unas 19 las solicitudes que piensa se registrarán, aunque ese número puede variar, ya que está basado en las que ya presentó el sector a la manifestación de interés que publicó hace unos meses el Ejecutivo antes de sacar la actual convocatoria.

"Solo contar con estas ayudas de 12 millones a tres años justifica el esfuerzo que desde los sindicatos, organizaciones empresariales y el CAAR hicimos para favorecer esta industria con la puesta en marcha de esta Mesa de la Automoción en Aragón", indica David Romeral, que estima que entre lo subvencionado y las inversiones que hagan las empresas para ponerse a punto en electrificación y nuevos modelos, se va a llegar a los 120 millones de euros.

"Aligerar al máximo los componentes del coche (principalmente toda la estructura metálica, de asientos, chasis, etc) sin sacrificar la seguridad, para lo que es básico incorporar nuevos materiales, y desarrollar componentes específicos para el motor eléctrico; así como establecer unidades de I+D para diseñar otras piezas a futuro para el vehículo eléctrico, centrarán la mayoría de los proyectos", destaca.

Y es que la batería eléctrica, de la que por ahora no hay fabricante en España, pesa bastante más que la de combustión tradicional, y es ese sobrepeso el que hay que restarle a los otros componentes del vehículo, explica el gerente del CAAR. También hay que tratar de conseguir ayudas, dice, para investigar en el motor eléctrico: "Necesitará muchas piezas que todavía no están desarrolladas y en eso, es en lo que la empresa auxiliar aragonesa va a tratar de innovar", precisa. "Tenemos que estar preparados para suministrar todas estas piezas", máxime dice cuando el nuevo Corsa 100% eléctrico se producirá en la planta de Opel PSA en Figueruelas el próximo año. Si bien, reconoce, que "el problema son los volúmenes: no sabemos la respuesta que el vehículo eléctrico puede tener en los próximos años, pero hay que tener lista la tecnología".

La mayor parte los proyectos los suscriben empresas socias del CAAR, la mayoría multinacionales aunque también hay algunas pymes que se apuntan a innovar, indica Romeral, que precisa que hay un límite de 1,5 millones por proyecto y las que lo presenten, conjuntamente o en colaboración con un centro tecnológico, supondrá un 10% adicional en la ayuda. "Algunos van a empezar ya las inversiones por lo ajustado del lanzamiento de los nuevos modelos", señala, convencido de que la apuesta es suficientemente importante como para no dejarla pasar. 

El Gobierno de Aragón, junto con esta linea de ayudas, anunció también en marzo la concesión a la planta de Opel PSA una ayuda directa de 4 millones de euros para abordar proyectos de investigación y eficiencia energética, mientras que otros 2,7 millones se adjudicarán por concurrencia competitiva entre las empresas auxiliares para proyectos «relativos al desarrollo del vehículo eléctrico».

     

   

Etiquetas
Comentarios