SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

Una SD Huesca de dos caras

El conjunto de Cuco Ziganda recibe el viernes al Sporting en su regreso a El Alcoraz, donde han sumado 17 puntos en contraposición con los seis que acumulan a domicilio.

Ziganda, técnico de la SD Huesca, da instrucciones durante un entrenamiento.
Ziganda, técnico de la SD Huesca, da instrucciones durante un entrenamiento.
SD Huesca

Dura de roer en su campo y dubitativa cada vez que abandona el calor del hogar. La SD Huesca se está mostrando como un conjunto de dos almas de forma cada vez más marcada. Si como local, traje que se volverá a vestir el próximo viernes para recibir al Sporting (21.00), el récord es de siete encuentros sin perder, como visitante solo ha ganado una vez, el 0-1 con el Oviedo, y desde entonces todas sus actuaciones han resultado desilusionantes, como la del sábado pasado en Tenerife (2-0).

"Fuera nos está costando un mundo, como a todos los equipos", expuso en el Heliodoro Rodríguez López un "preocupado" Cuco Ziganda tras consumarse la derrota. "En El Alcoraz nos sentimos fuertes", subrayó el técnico y por eso confía en que "la mejora sea fuera" agarrándose a que la liga "es muy larga".

Los números no engañan. De los 23 puntos que suman los azulgranas y que hacen que en estos momentos ocupen una cómoda novena posición en la que ven el ‘play off’ a dos puntos y el descenso, primer asunto a solventar del curso, a nueve, 17 los ha celebrado en su estadio mientras que a domicilio la cosecha se queda en seis. Esa disparidad en el rendimiento hace que como locales sean los sextos mejores y como visitantes caigan hasta la 15ª plaza.

En su feudo han ganado en cinco ocasiones, empatado en dos y solo han caído en una, la primera vez, un 2-3 con el Cartagena en la segunda jornada que se decidió con un penalti en el último momento. De hecho, desde entonces solo han vuelto a conceder un gol en contra, el del 1-1 con el Lugo. Las otras tablas fueron el 0-0 con el Racing, mientras que sacaron adelante los cruces con el Ibiza (3-0) y, siempre por 1-0, los del Málaga y el Leganés, además de los del Villarreal B y Las Palmas, los dos más recientes.

Con la maleta a cuestas, el triunfo en Oviedo contrasta con tres empates y cuatro derrotas, cinco si se añade la eliminación copera con el Torremolinos en los penaltis tras un 2-2. Antes del paso por el Carlos Tartiere, los oscenses habían sujetado dos puntos gracias a los 0-0 ante el Levante y el Granada, el mejor local, y habían caído por 2-1 en Albacete y frente al Alavés. Después, Ratiu rescató un 1-1 en el descuento contra el Mirandés y se perdió en Ponferrada (1-0) y Tenerife (2-0) con el tropiezo en el torneo del KO ante un Segunda RFEF de por medio.

Desde que el ejercicio se puso en marcha, Ziganda marcó como una de las metas recuperar la fortaleza en El Alcoraz, aspecto que el curso anterior, especialmente durante la primera vuelta, había decaído, así como, a raíz de ello, conseguir que la comunión entre la grada y el césped volviese a ser tal. Ambas circunstancias se están cumpliendo y el aliento de la afición en los últimos compromisos ha sido muy valorada por el equipo para aguantar marcadores muy ajustados.

Fuera, desplegando un plan de partido muy similar, no se cuenta con esa energía extra y a ello se le añade que verse por detrás en el marcador está siendo una losa muy pesada. La dinámica en Segunda dicta que los conjuntos que marcan primero tienden a ceder el balón a su contrario y en ese papel de dominador del juego, que rehúye incluso en su estadio, el Huesca no se siente cómodo. Contra la Ponferradina el gol de penalti de Yuri en el minuto once fue definitivo y cortó una concatenación de siete partidos sin perder. En Tenerife, después de un primer tiempo parejo, el tanto de Waldo lo cambió todo. Los oscenses dejaron huecos sufrieron una diana más en contra, la de Teto, y pudo ser peor.

El viernes se cruzarán con el undécimo clasificado. El Sporting suma un punto menos que el Huesca y tiene cifras muy similares lejos de El Molinón. Ganó a la Ponferradina (1-3), perdió por 1-0 con el Real Zaragoza y el Levante, fue goleado en Granada (5-0) y ha empatado a uno con el Mirandés, el Tenerife y, en su último desplazamiento, el Málaga.

"Delante de nuestra gente es mucho más fácil", reconoce Lombardo como portavoz de una plantilla que se sabe necesitada de ganar el viernes para recuperar las buenas sensaciones y alejar fantasmas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión