Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

La SD Huesca, obligada a ponerse en pie de nuevo

Las últimas tres derrotas han mostrado que el Huesca debe dar una vuelta de tuerca a su juego de cara al tramo final de la Liga. Con cinco partidos por delante, la permanencia está a tres puntos.

Rafa Mir se eleva sobre sus rivales en el partido contra el Getafe.
Rafa Mir se eleva sobre sus rivales en el partido contra el Getafe.
Rafael Gobantes

Ni todo estaba hecho entonces, ni nada se ha perdido aún, lo único cierto es que por delante en las cinco jornadas que restan queda un camino por andar no exento de sufrimiento y en el que habrá que esperar al final para conocer la resolución. Es lo que Pacheta viene advirtiendo desde su primer día dentro de un discurso que no varió cuando la SD Huesca logró sacar la cabeza fuera del descenso y al que se sigue agarrando después de que las últimas tres derrotas hayan oscurecido la situación. La permanencia queda a tres puntos -que podrían ser cuatro si el miércoles el Valladolid vence al Athletic en San Mamés en el partido que tienen pendiente- y todavía se deben poner en juego quince. Ante la Real Sociedad el sábado a las 18.30 en El Alcoraz toca levantarse una vez más sabiendo que el margen es estrecho, pero que todavía se cabe por él.

"Tengo la fe y la convicción de que nos vamos a enganchar otra vez y a salvar, hemos dado muestras de poder hacerlo", arengó Pacheta en El Alcoraz tras el 0-2 con el Getafe, que se sumó al 2-0 de la visita al Atlético de Madrid del jueves y al 1-0 con el Alavés del domingo anterior para completar un semana nefasta. El pinchazo en el Metropolitano frente al líder era previsible, pero los otros tropiezos ante rivales directos han supuesto todo un parón, si no un retroceso, en los resultados, el juego y las perspectivas del equipo. El Huesca brillante que empató con Osasuna (0-0) y superó al Levante (0-2) y al Elche (3-1) se ha apagado.

El modelo por el que apostó Pacheta en esos tres partidos fue muy claro y, dejando al margen el paréntesis con los colchoneros en el que empleó a jugadores menos habituales, lo repitió después tanto en Mendizorroza como con el Getafe. De hecho el once en esas derrotas y en el triunfo con los ilicitanos fue exactamente el mismo.

Las racha de buenos resultados mostró a un Huesca bien asentado en defensa y vertical adelante. Solo se encajó un gol, y lo marcó Vavro en propia puerta, mientras que Rafa Mir se convirtió en el hombre de moda con sus dos dobletes seguidos. Solo con Osasuna se superó el 50% de posesión, con un 55%, mientras que con el Levante no pasó del 38% y con el Elche se quedó en un 33%. En esos partidos los azulgranas dieron respectivamente 358, 332 y 263 pases y realizaron tres tiros a puerta en los dos primeros y cinco en el tercero.

Con el Alavés se percutió sobre la meta de Pacheco dos veces, se completaron 409 pases y se tuvo el 49% de la posesión. Contra el Atlético de Madrid los datos fueron un lanzamiento entre los tres palos, 522 entregas y un 48% del dominio del balón y ante el Getafe la relación numérica fue uno, 504 y 69%. Es decir, a mayor protagonismo con el esférico, el Huesca ha hecho menos daño, no ha marcado en tres jornadas, y por contra ha recibido más goles, cinco. La reconstrucción debe empezar por recuperar la fortaleza en las áreas.

Lo ocurrido el domingo pasado resultó paradigmático. Frente a un rival que descaradamente pobló su mitad del campo y que demostró tener bien estudiado a su oponente y sus armas -situó por ejemplo un doble lateral para frenar a Galán-los oscenses no encontraron la manera de abrirse paso. Solo con balones aéreos en busca de la cabeza de Rafa Mir se pudo generar peligro.

Los rivales

"Una racha buena sucede a otra más complicada, hemos de entender que somos pequeños y es difícil ser estables en todos los partidos", considera Pacheta y lo cierto es que esos vaivenes están siendo la tónica también en el resto de los conjuntos atorados en la zona baja.

El Alavés se encuentra ahora en la situación inversa al Huesca después de que tras la llegada de Calleja a su banquillo haya engarzado cuatro jornadas sin perder con dos victorias y dos empates que le han impulsado dos puntos por encima de la línea roja. También el Elche tras el 1-1 con el Valladolid y el 1-0 ante el Levante se ha tomado un respito que le permite una mínima ventaja de un punto con el descenso.

Por encima de los franjiverdes y los babazorros queda el Getafe que con el 0-2 en El Alcoraz hizo buenos los cuatro empates en los seis partidos anteriores para contar con un colchón de cuatro puntos. El Valladolid, por su parte, se encuentra por debajo de la línea de flotación con dos puntos más que el Huesca después de seis jornadas sin un marcador positivo y el Eibar cierra la tabla.

En la próxima jornada los armeros recibirán al Alavés, el Elche se enfrentará al Atlético de Madrid, el Valladolid, al Betis y el Getafe, al Villarreal. El Huesca, por su parte afrontará con la Real Sociedad "una final", calificativo que a Pacheta no le gusta usar, pero que Insua y Galán ya han empleado para ese choque. Después quedarán los cruces con el Cádiz, el Athletic, el Betis y el Valencia.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión