Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

El público ya está de vuelta en El Alcoraz

primera vez desde hace más de un año, las gradas del estadio azulgrana acogieron aficionados este domingo. Fueron 350 hinchas los que animaron al Huesca B en la visita del Cuarte en el inicio de la fase de ascenso a Segunda RFEF.

Volvieron los ‘Uy’, los nervios, los gritos, las palmas, las bufandas, los cánticos, las lamentaciones y las alegrías. En definitiva, volvió la afición y con ella el fútbol fue más fútbol. El Alcoraz acogió este domingo un partido con público 386 días después. La anterior vez había sido dentro de la jornada 31 de la Segunda División de la temporada pasada, un duelo frente al Fuenlabrada en el que la SD Huesca se impuso por 2-0 apoyada por 6.149 espectadores. Después llegó el confinamiento, el ascenso, el primer puesto en la liga, el reestreno en la élite, los recibimientos al Real Madrid, al Barcelona, al Atlético… Todo ello funciones ante una vacía cuyo primer paso para que vuelva a llenarse ya se ha dado. Fueron 350 aficionados sobre un aforo limitado a 500, en cumplimiento de la normativa, y en el escenario no estuvieron los chicos de Pacheta, sino los de Dani Aso, el Huesca B, que arrancó la fase de ascenso a la Segunda División RFEF, una de las dos categorías que nacerán el próximo curso cuando se desgaje la Segunda B, superando al Cuarte (2-1).

Era un día especial. El filial, conjunto de trayectoria meteórica que hasta el momento desde su regreso va a salto de división por año, se estrenaba en el campo de los ‘mayores’ y lo hacía arropado por la afición, algo que hasta el momento no había podido vivir en San Jorge, el que venía siendo su lugar habitual de juego. Apoyando a las jóvenes promesas estuvo todo el cuerpo técnico del primer equipo incluido Pacheta, al que además le une una larga relación con técnico del Cuarte, Richi Gil, que fue su ayudante en el Oviedo, y también jugadores como Pedro López, Ferreiro, Valera y Eugeni. En el palco, no faltaron el consejero delegado Manolo Torres, el director general Josete Ortas y varios consejeros más como Petón.

La idea de abrir las puertas del feudo azulgrana para al menos los encuentros del Huesca B se venía barajando en el club desde semanas atrás y finalmente, aprovechando la fase de ascenso, se optó por solicitar a la Federación Aragonesa el cambio de sede. Se considera que el nuevo escenario puede ser beneficioso para el desarrollo de los futbolistas y que el césped híbrido instalado este ejercicio puede soportar la actividad del filial y de los de Pacheta. Además, se observó también como un ensayo para cuando los aficionados puedan volver a los duelos de Primera División, algo que se anhela de cara al tramo final de la temporada, y un aliciente más para los socios, que también han respondido con un 97% de renovaciones de abonos.

Con la nueva tribuna general todavía en obras, dentro de una reforma que permitirá ampliar la capacidad de la instalación de 7.638 espectadores a 9.128, los aficionados, todos ellos socios que habían tenido que solicitar la reserva previamente, fueron colocados en los dos fondos guardando las distancia de seguridad y tras haber cumplido con un protocolo que obliga, entre otros aspectos al uso de mascarilla y de gel hidroalcohólico y a presentarse en el campo a una hora concreta.

Aunque siempre animosa desde el principio, como es lógico, la afición necesitó desengrasarse dejándose notar cada vez más con el paso de los minutos. ‘El Huesca, Huesca’ se escuchó ya en la segunda al igual que el ‘Huesca yo te quiero’ o las palmadas acompasadas en los saques de esquina. Entre los presentes había jóvenes, gente ataviada con la camiseta, alguna que otra cruz de San Jorge y veteranos que a buen seguro recordaban pretéritas fases de ascenso a Segunda B, las que los azulgranas acostumbraron a jugar durante parte de los ochenta, los noventa e incluso con el cambio de siglo; un terreno que el primer equipo no ha vuelto a pisar desde la 2003-04 y que ahora en cambio lo hace su filial, muestra evidente del crecimiento de la entidad.

Dos de aquellas eliminatorias las disputó, y de forma exitosa, el ahora técnico del filial. Aso, no del todo satisfecho con el juego de los suyos a pesar del triunfo, calificó la matinal de “premio para el fútbol aragonés” y aseguró que el jugar en El Alcoraz había sido “todo un lujo”. También Carlos Kevin, autor del primer gol local, destacó lo beneficioso de jugar con apoyo en la grada: : “Se ha notado mucho el calor de la afición, nos ha ayudado a ganar”.

En una primera parte de ritmo alto y con ocasiones en ambos lados del campo, fue Carlos Kevin el que adelantó a los locales fajándose de su defensor y batiendo Adrián Buetas justo después de que el visitante Roberto hubiese disparado a la escuadra. Íñigo Pérez acabaría estableciendo el 1-1 y ya en la segunda parte, Calvo en una combinación con Carlos Kevin, estableció el que sería el definitivo 2-1, a pesar de los intentos finales del Cuarte.

Las siguientes oportunidades de acudir a El Alcoraz serán el 18 de abril con el Brea y el 2 de mayo con el Utebo. A esta fase, una liguilla de seis jornadas, el Huesca B ha llegado como subcampeón de su subgrupo inicial. Ascenderán directo los dos primeros mientras que el resto aún podrán lograrlo en un ‘play off’.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión