Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El gol, el siguiente reto para la SD Huesca de Pacheta

El primer síntoma de mejoría en los azulgranas ha sido su nueva fortaleza defensiva. A ella, de cara al partido del viernes con el Valladolid, hay que añadirle mordiente en ataque.

La SD Huesca ha entrenado este martes en el Pirámide.
La SD Huesca ha entrenado este martes en el Pirámide.
SD Huesca

Sólidos atás, pero sin pegada arriba. El empate a cero obtenido el sábado en el recibimiento al Villarreal confirmó lo ya apuntado en la derrota anterior ante el Getafe (1-0) en el debut de Pacheta. Los cimientos de su SD Huesca van a estar en la defensa y a partir de ahí, con la seguridad y confianza que eso puede dar a sus jugadores, se comenzará a levantar el edificio de la salvación, cuyo primer pilar se tiene que poner el viernes en la visita al Valladolid (21.00), un rival directo, frente al que será obligatorio añadir a esa fortaleza en el campo propio mucha más mordiente en ataque después de acumular ya 367 minutos en Liga sin marcar. El último tanto azulgrana lo consiguió Seoane en Vigo ante el Celta en el minuto 83 y supuso el definitivo 2-1. Desde entonces no se ha vuelto a hacer daño a ningún rival, ni al Barcelona, ni al Betis, ni al Getafe, ni al Villarreal.

En el José Zorrilla no podrá estar el sancionado Ontiveros y parece difícil que se pueda contar con el lesionado Sandro, dos de los azulgranas más peligrosos. No en vano cada uno de ellos ha mandado el balón a la red dos veces, solo una menos que el pichichi oscense, Rafa Mir, que, aunque en la Copa firmó un triplete contra el Marchamalo de Tercera División, en el torneo de la regularidad no ve puerta desde el 7 de noviembre en el 1-1 con el Eibar. Aún así habrá que encontrar la fórmula para inaugurar la casilla visitante del marcador.

Solo con goles se pueden sumar los tres puntos y los oscenses los necesitan. Tras veinte jornadas son colistas a seis puntos de la salvación, mientras que los pucelanos marchan decimosextos con siete más. El triunfo los acercaría a cuatro de sus oponentes, la derrota los alejaría a diez.

Los problemas del Huesca frente a la meta rival han sido una constante a lo largo del curso que se ha ido agudizando. Solo ha dado en la diana 14 veces. Su mejor actuación a este respecto fue el empate a tres con el Granada, seguido por el 2-2 con el Levante. En el polo opuesto se encuentran nueve encuentros en los que no se forzó al contrario a sacar del centro del campo.

A este respecto, Pacheta ha marcado como uno de los objetivos dentro de cada partido que el Huesca sea el que más disparos realice. El equipo lo consiguió en su debut sumando dos más que el Getafe, catorce por doce, aunque la mayoría fueron en una efervescente primera parte, y se tuvo que conformar con cinco en la visita del Villarreal, dos menos que los de amarillo. Solo Ontiveros ajustó su mirilla entre los tres palos.

Ante el Barcelona, el número de cañonazos había sido menor, cuatro, aunque todos a puerta. Y, a parte de esa, solo ha habido otras dos tardes con menos peligro. En la visita del Sevilla (0-1) se buscó la portería dos veces y contra el Cádiz, a pesar de acumular el 70% de la posesión, fueron tres. El entrenador es consciente de que hay que incrementar la presencia en el campo contrario y lo quiere conseguir a través de la fluidez con el balón, algo de lo que se presumía con Míchel y que en el último choque solo se observó durante parte del segundo periodo.

Para conseguirlo habrá que ver si sigue apostando por el esquema de tres centrales y dos carrileros, con el que el grupo se ha mostrado muy compacto y ordenado, o si realiza algún tipo de ajuste. A lo largo de los dos partidos que ha dirigido Pacheta ha modificado sustancialmente su línea ofensiva. Tanto frente al Getafe como contra el Villarreal acabó relevando a sus dos extremos, Escriche y Ontiveros, y si en el Alfonso Pérez optó para el tramo final por juntar sobre el césped a Okazaki y Mir, en ElAlcoraz, el murciano, que había perdido la titularidad, cogió el testigo del nipón.

El próximo rival, el Valladolid, carga a sus espaldas con el mismo número de tantos encajados que los oscenses, 29, y ha sumado a favor veinte, el que más de entre los seis últimos. En sus dos partidos más recientes, con el Levante y el Elche, el marcador fue el mismo, 2-2, y en ambos logró igualar en el tramo final.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios