Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El Huesca de Pacheta consigue su primer punto

Los azulgranas empatan a cero ante el Villarreal, cuarto clasificado, exhibiendo orden defensivo e intensidad, pero acusando falta de mordiente.

Lo que de verdad hubiese aliviado el dolor era la victoria, pero el empate a cero al menos actúa como un analgésico que lo mitiga a la espera de un resultado mejor. La SD Huesca cosechó en la visita del Villarreal a El Alcoraz en el inicio de la segunda vuelta un 0-0 que supone el primer punto de Pacheta como técnico azulgrana y que confirma algunas de las buenas sensaciones ya observadas el miércoles en el tropiezo en Getafe (1-0). El resultado, muy peleado frente a un rival de la zona noble de la tabla y con el que se comparte el título de ‘rey del empate’ con también diez tablas, corta la racha de cinco derrotas consecutivas, incluyendo la eliminación copera ante el Alcoyano, y supone la primera vez que se deja la portería inmaculada desde la victoria con el Alavés (1-0), ocho partidos atrás.

A este respecto, la mejora defensiva aparece como uno de los primeros aspectos en los que la mano de Pacheta se está haciendo notar, también la utilización de jugadores que van a más como Seoane, Escriche, Doumbia y Gastón Silva, que durante el mandato de Míchel tuvieron un protagonismo intermitente, caso del primero, o muy escaso o directamente inexistente, como les sucedió a los otros tres.

Resulta evidente que el nuevo técnico ha optado por comenzar a construir el edificio desde abajo, haciendo que el equipo se sienta seguro atrás, algo que en las actuaciones previas a su llegada no estaba sucediendo. Sobre el campo, es continua la comunicación entre los jugadores y del entrenador con éstos para corregir sus posiciones y alertar de las diferentes situaciones. Existe concentración y orden, y los fallos puntuales que tantos puntos han costado, parecen haberse minimizado.

Falta por añadirle la faceta ofensiva -son ya cuatro las jornadas sin festejar un gol- porque si en el Alfonso Pérez sí que se logró llegar al área rival, principalmente en la primera parte, contra el Submarino Amarillo los azulgranas solo tiraron una vez entre los tres palos. También es cierto que los hombres con los que se inició la contienda no son especialmente pródigos en ataque y que los que los sustituyeron no estuvieron demasiado acertados.

La propuesta inicial fue la misma que la vista en Getafe y apunta a tener continuidad incluso cuando el número de bajas vaya remitiendo. Se repitió el esquema con tres centrales y dos carrileros y también la mayoría de los jugadores encargados de llevarlo a la práctica. Mikel Rico, al que el anterior encuentro se le había hecho largo, cedió su sitio a Doumbia y arriba Okazaki relevó a Mir. Con el condicionante de las siete ausencias, las de los lesionados Valera, Eugeni, Sandro y Mosquera, y la de los positivos por covid-19 Insua, Juan Carlos y Andrés, el margen de maniobra tampoco era muy alto

Un cañonazo que golpeó en un defensa y un disparo alto, ambos de Ontiveros, junto una chilena tan acrobática como inocua de Maffeo fueron todo el bagaje ante la meta de Asenjo en la primera parte. Tampoco Álvaro tuvo mucho más trabajo. La rabona de Bacca que acabó pegando al palo se produjo en fuera de juego y el único córner hasta el descanso no inquietó en el área azulgrana a pesar de que Maffeo estaba aguardando en la banda para entrar tras ser atendido de un golpe en un tobillo.

Las defensas se impusieron a los ataques con unos esquemas muy similares que en el caso de los de Emery, también con siete piezas no disponibles, entre ellas su goleador Gerard Moreno, resultó novedosa por el hecho de emplear a tres zagueros. Su presión arrancaba en la misma línea del área local dificultando enormemente la salida del balón. En los primeros minutos abundaron los patadones y los pases hacia Álvaro ante la imposibilidad de ganar metros. Después, paulatinamente los oscenses consiguieron combinar de forma más regular. Doumbia, que vivía su primera titularidad y se fue templando, y Seoane, bajaron a recibir y se escalonaron, lo que facilitó las cosas.

De todos modos, la sensación y la realidad era de que todo estaba pasando en la mitad del campo de los altoaragoneses, que en cuanto lograban atravesar la medular trataban de avanzar lo más rápido posible. Premisa con la que no descolocaron a los castellonenses.

El segundo acto se puso en marcha sin cambios en ninguno de los dos contendientes, pero sí en las intenciones de ambos de encontrar el gol. Fueron unos primeros minutos burbujeantes, pero en los que el gas se acabó pronto. El Huesca forzó su primer y único córner, en el que por dos veces se buscó sin suerte la cabeza de Siovas y en la respuesta visitante el central griego falló al intentar cortar un balón yéndose al suelo lo que en última instancia forzó a que Álvaro tuviese que desviar un tiro franco del exazulgrana Moi Gómez. Acto seguido fue Ontiveros, extremo cedido precisamente por el Villarreal, el que se aproximó a Asenjo, que reaccionó bien.

El primer movimiento ordenado por Pacheta fue triple. Se fueron los tres hombres más adelantados, Ontiveros, Escriche y Okazaki, y entraron Mikel Rico, Mir y Sergio Gómez. Los dos últimos pasaron a encargarse del ataque, mientras que el medio vasco se alineó con Doumbia y Seoane. El hecho de contar con más jugadores en el centro del campo facilitó que los locales elaborasen algo más, lo que tampoco les sirvió en demasía para soñar con el gol.

El hecho de contar con más jugadores en el centro del campo facilitó que los locales pasasen a manejar durante más tiempo y en acciones más prolongadas el esférico.

Ninguno de los dos equipos estaba llegando con peligro. En el Villarreal Parejo sacó una falta a las manos de Álvaro, y antes, bastante antes, a Yeremy se le había ido fuera por poco un disparo. En el Huesca, Siovas cabeceó alto.

El último cambio en los azulgranas fue el de Luisinho por Gastón Silva a falta de ocho minutos y después de que éste lo hubiese pedido por problemas físicos. El esfuerzo del uruguayo había sido loable y convenía llegar hasta el final con todos lo jugadores en el mejor estado posible. La inquietud en el desenlace fue más por el tramo de la contienda por el que se atravesaba y la fragilidad del resultado que por un arreón de juego de los de Emery y el punto se quedó en ElAlcoraz.

Queda mucho camino por andar y de hecho la situación al final de la jornada, en función del resto de los resultados, puede ser peor que al inicio, cuando la salvación distaba a seis puntos. Lo bueno es que el equipo se ha sacudido la parálisis y da muestra de dar pasos hacia delante, algo que debe refrendar el viernes en Valladolid. Allí, solo valdrá la victoria.

Liga Santander jornada 20 Huesca vídeo de Resumen
La Liga

Ficha técnica

SD Huesca: Álvaro, Pulido, Siovas, Gastón Silva (Luisinho, 83), Maffeo (Pedro López, 74), Galán, Seoane, Doumbia, Escriche (Mikel Rico, 56), Ontiveros (Sergio Gómez, 56) y Okazaki (Mir, 56).

Villarreal CF: Asenjo, Peña, Albiol, Pau, Funes Mori (Fer Niño, 84), Capoue (Coquelin, 76), Parejo, Trigueros (Yeremy, 61), Moi Gómez, Pedraza (Estupiñán, 76) y Bacca (Alcacer, 61).

Árbitro: Alberola Rojas (Comité de Castilla La Mancha). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Ontiveros (34), Escriche (55) y Luisinho (89), y a los visitantes Capoue (73)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 20ª de Primera División con el que se abrió la segunda vuelta de la competición para ambos equipos. Sin público en las gradas.

Placeholder mam module
Así hemos vivido el SD Huesca 0 - 0 Villarreal, en directo
Etiquetas
Comentarios