SD Huesca
Suscríbete

Un partido redondo en el momento más oportuno

El Huesca cuajó ante el Numancia una gran actuación en la que perseberó hasta que los goles comenzaron a caer.

El Huesca es de Primera.
El Huesca es de Primera.
Rafael Gobantes

No pudo rubricarse de mejor manera el ascenso a Primera División. La Sociedad Deportiva Huesca protagonizó en su duelo ante el Numancia una de sus mejores actuaciones de toda la temporada. Después de que en su anterior actuación frente al Racing se hubiese mostrado como un equipo gris superado por el colista ya descendido, los de Míchel supieron rearmarse moralmente y futbolísticamente para no fallar. Ya en anteriores duelos calificados de importantes los azulgranas habían sacado a relucir su gen más competitivo y esta vez no fue menos. Desde el primer minuto lo intentaron e intentaron hasta el punto de que llegó a parecer que el gol no iba a llegar. Finalmente Mir abrió la lata.

El murciano marcó el primero de penalti, consiguió el segundo y asistió en el tercero siendo el hombre clave de la noche. Su inclusión en el once ya había sido toda una declaración de intenciones por parte de su técnico. Lo juntó con Okazaki para el ataque, una opción que en el derbi ante el Real Zaragoza, especialmente en la primera parte, pero que no había vuelto a repetir en la alineación inicial. Otra de las novedades fue la vuelta de Juan Carlos, que no lucía la vitola de titular desde el choque en La Romareda. Junto a los tres, y atendiendo a las bajas de Doukouré, Insua y Luisinho, y al hecho de que Raba estaba recién salido de una lesión, se conformó lo que se puede considerar un once de gala que completaron Álvaro, Pedro López, Sá, Pulido, Galán, Mosquera, Rico y Ferreiro.

La primera gran oportunidad para los oscenses llegó en un saque de esquina forzado tras una buena combinación entre Juan Carlos y Rafa Mir. Josué Sá cabeceó picado hacia la línea de gol, pero Castellano pinzó entre sus piernas el esférico. El central luso volvió a acariciar el primer tanto de la velada en una falta botada por Ferreiro también precedida por una jugada protagonizada por Mir. El delantero murciano, muy motivado fue uno de los futbolistas más activos en la primera mitad arrancando desde la derecha y avanzando hacia el centro.

El Numancia había empezado el partido aplicando la tradicional presión sobre la salida de balón que cualquier conjunto con pretensiones que se ha enfrentado a los azulgranas ha practicado. Muchas veces ha puesto en serios apuros a los de Míchel, pero, a fuerza de verse una y otra vez ante ese problema, estos parecen haber aprendido la lección. La fórmula aplicada: juego más vertical desde las bandas con Mosquera abriendo la ofensiva pegado a los dos centrales y pases largos en busca de la altura de Mir.

El primer disparo con intención de los castellanoleoneses no se produjo hasta el minuto 27. Un lanzamiendo lejano de Calero que Álvaro se agachó para recogerlo en dos tiempos junto a la cepa del poste derecho. La reacción no tardó en llegar porque no convenía que los de Carrión tomasen la iniciativa. Okazaki impactó con la testa un nuevo envió de Ferreiro.

A pesar de que los visitantes se afanaban por robar el balón en el centro del campo, el Huesca encontraba la manera de abrirse paso. Mir disparó cruzado, también centrado, pero seco, y de escorzo a la media vuelta tras una ocasión de Okazaki repelida por Dani Barrio. Se buscaba, pero la diana no llegaba. Hasta en diez ocasiones percutieron los azulgranas en los primeros 45 minutos, tres de ellas entre los tres palos, y 27 hasta el final del duelo.

Sin cambios en la segunda parte

La segunda parte amaneció sin cambios en cuanto a los nombres de los jugadores situados en el césped y a la tendencia del juego. Ferreiro tiró alto. Después Mir, que seguía a lo suyo, probó fortuna forzando al menos un saque de esquina. Era una cuestión de insistir y al final, Juan Carlos, a la media vuelta sacó un disparo que impactó en Héctor Hernández. Se señaló mano, Mir tomó la responsabilidad y no perdonó. El 1-0 ya era una realidad. Por delante, más de media hora.

El resultado condenaba al Numancia a caer a los puestos de descenso, por lo que se volvió más atrevido, dejando más espacios. Mir cargó su fúsil dentro del área y cantó el 2-0. A continuación Sá se tuvo que retirar lesionado dejando su sitio a Datkovic y Pedro López desde 30 metros casi consigue el 3-0 con un misil que rozó la escuadra izquierda. Ese honor estaba reservado a Okazaki que de tacón aseguró la victoria en una asistencia de Mir.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión