Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Ivi rescata un punto para el Huesca in extremis

Los azulgranas empatan a uno con el Racing en un partido que se les puso cuesta arriba y en el que pecaron de falta de ritmo en su juego.

Primer empate de la temporada para la Sociedad Deportiva Huesca. Un gol de Ivi en los instantes finales del partido consiguió rescatar un punto para los azulgranas y evitar una derrota frente al Racing (1-1), conjunto con nombre histórico, pero que cuenta esta temporada con la condición de recién ascendido tras cuatro cursos de purgatorio en la división de bronce y que se presentó en El Alcoraz con la necesidad de ganar para no entrar en los puestos de descenso.

[Así hemos vivido el partido entre el Huesca y el Racing]

Los altoaragoneses, en el que posiblemente fue su partido más insípido en este ejercicio, tuvieron el control del juego durante la mayor parte del tiempo, pero echaron en falta más mordiente y un juego más vertical. Enfrente, los cántabros se mostraron como un equipo ordenado que espero su oportunidad, no la desaprovechó y que a punto estuvo de llevarse de El Alcoraz el premio gordo. La victoria hubiese aupado al Huesca a la segunda posición. La igualada le deja como cuarto en un triple empate a 19 puntos con el Almería y el Real Zaragoza.

El partido de la semana anterior ante el Málaga, saldado con un 2-0, había dejado buen sabor de boca y por ello Míchel optó por tocar lo indispensable su once inicial. Yáñez se situó bajo los palos en sustitución de Álvaro Fernández, concentrado con España sub 21, y Luisinho regresó al lateral izquierdo en detrimento de Galán una vez cumplido su partido de sanción por acumulación de amarillas. Se esperaba que Raba pudiese volver al menos a la convocatoria tras haber superado la lesión en el hombro que se produjo en la visita al Numancia hace un mes y haber entrenado con normalidad a lo largo de los últimos días, pero finalmente, siguiendo la línea ya marcada con otros jugadores que han sufrido a lo largo de la temporada problemas físicos, se optó por la prudencia y por darle al santanderino un mayor margen para su puesta a punto.

El técnico azulgrana sigue sin repetir alineación titular, pero sí que ha empezado a delimitar en los últimos partidos quiénes tienen preferencia a la hora de ser de la partida. Pulido y Sá son inamovibles en la zaga, lo mismo que Mosquera en la medular y el tridente que forman arriba Sergio Gómez, Ferreiro y Okazaki.

Los azulgranas se hicieron en la primera parte con el control del partido, aunque éste no llegó a ser rotundo. Es el Huesca un equipo que crece desde la seguridad que sienten los centrocampistas y los delanteros a sus espaldas. Con Pulido, Sá y Mosquera cortando las líneas de pase, el resto combina, toca y busca los huecos por los que colarse entre los rivales con las filigranas de Sergio Gómez, la pelea de Ferreiro, el posicionamiento de Mikel Rico, la visión de Juan Carlos y la insistencia de Okazaki. Hasta la frontal del área se mueven y mueven a los oponentes, pero a la hora de afrontar los metros finales lo que antes parecían autopistas se convierten en sinuosas comarcales por las que acaban perdidos.

El Racing pronto se dio cuenta de ello sintiéndose cómodo e incluso atreviéndose a ganar metros con el balón, lo que no significó que llevase peligro. Prácticamente, antes de llegar al descanso, solo se le pudo contabilizar un remate de Yoda ante Yáñez que se fue alto tras un saquede de falta.

En las filas locales, la primera ocasión del partido se produjo a los seis minutos, Ferreiro picó de cabeza al corazón del área un centro de Luisinho desde la derecha que Mikel Rico remató mordido. Después, en el 23’, una galopada de Juan Carlos en la que también intervino Okazaki concluyó con un disparo de Ferreiro que no encontró la portería de Luca Zidane, el hijo de Zinedine, el entrenador del Real Madrid. Más adelante, tanto la grada como Sergio Gómez pidieron una mano en el área visitante que el árbitro Moreno Aragón desestimó.

Hubo varias aproximaciones más, pero ninguna de ellas llegó a buen puerto. De hecho, más de un jugador cántabro seguro que se buscó en el vestuario moratones a causa de los balonazos recibidos.

La segunda parte se abrió sin cambios en los dos equipos y con una buena combinación entre Ferreiro y Juan Carlos por la izquierda en la que el ex del Almería llegó hasta el fondo, pero en la que Luca estuvo atento. A continuación, Okazaki le cedió de espaldas a la portería el cuero sin que su tiro tomase la dirección correcta.  

Quedaba claro que Míchel había pedido a los suyos que imprimiesen una marcha o dos más a su fútbol. De nuevo Juan Carlos, el más vertical, probó fortuna. Esta vez desde la frontal del área con un disparo bajo y cruzado que obligó al meta del Racing a estirar su brazo.

El juego iba y venía de un lado a otro. La dinámica podía resultar peligrosa y el técnico local optó por mover dos fichas a los diez minutos de la reanudación. Sergio Gómez y Mikel Rico abandonaron la contienda y Eugeni y Galán entraron en ella. El primero se situó como interior diestro y el segundo como extremo izquierdo.

Las novedades sentaron bien a los altoaragoneses, que recuperaron el tono en la zona media e hicieron encogerse a sus rivales. Juan Carlos encontró un pasillo que finalizó con un tiro en el 63’. De todos modos, seguía sobrando conducción y faltando pase hacia delante.

Los de Iván Ania esperaba atrás, ordenados y tapando posibles agujeros. Uno de sus intentos de sacurdirse la predominancia azulgrana se acabó convirtiendo en una contra local conducida por Okazaki y en la que el disparo de Ferreiro no tuvo fortuna. La acción les había servido de lección a los cántabros. Si se atrevían a pisar el área rival debía ser para culminar y así, en su siguiente aventura, Yoda acabó cediendo a Cejudo que no falló para establecer el 0-1 en el 68’.

El golpe reactivó a los locales. Lo siguió intentado Juan Carlos, también Luisinho, que fue sustituido por Ivi, última bala de Míchel en busca de mordiente. Entre los rivales, maestros en el arte de perder tiempo, la primera sustitución no llegó hasta el 74’, Nico Hidalgo por Yoda, signo claro de quiénes estaban cómodos con lo que sucedía y quiénes no.

Fueron varios los racinguistas que se tiraron al suelo en los últimos minutos quejándose de diferentes problemas físicos e impidiendo así que el Huesca tuviese continuidad en sus acciones.

Se añadieron cinco minutos. El Huesca lo siguió intentando y su fe tuvo recompensa. Ya en el descuento Ivi cazó el balón dentro del área tras una asistencia de Pulido, haciendo las veces de delantero, y El Alcoraz estalló de alegría. Por primera vez en once jornadas los azulgranas conseguían, al menos, equilibrar un marcador adverso. Tras dos encuentros como locales, ahora, la próxima parada de los oscenses será Lugo, el emotivo escenario del ascenso a Primera.

Ficha técnica:

SD Huesca: Yáñez, Miguelón, Josué Sá, Pulido, Luisinho (Ivi, 72), Juan Carlos, Mosquera, Mikel Rico (Eugeni, 55), Sergio Gómez (Galán, 55), Ferreiro y Okazaki.

Racing de Santander: Luca Zidane, David Carmona, Alexis, Figueras, Moi Delgado (Olaortua, 80), Mario Ortiz, Kitoko, Yoda (Nico Hidalgo, 74), Cejudo (Toribio, 86), Lombardo y Nuha Marong.

Goles: 0-1, min. 68: Cejudo. 1-1, min. 95: Ivi López.

Árbitro: Moreno Aragón (Comité madrileño). Amonestó al visitante Olaortua (90).

Incidencias: Partido de la undécima jornada de Segunda División disputado en el estadio de El Alcoraz ante 6.500 espectadores.

Etiquetas
Comentarios