Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El Alcoraz se pide otra victoria

La SD Huesca ascenderá a la segunda plaza si derrota este domingo al Racing de Santander. Yáñez sustituirá a Álvaro Fernández y reaparece tras su lesión Dani Raba (18.00).

Rubén Yáñez, felicitado por sus compañeros, ha cumplido 26 años este sábado.
Rubén Yáñez, felicitado por sus compañeros, ha cumplido 26 años este sábado.
Rafael Gobantes

Vuelve a casa la Sociedad Deportiva Huesca. Una semana después de derrotar al Málaga, los azulgranas abren de nuevo las puertas de El Alcoraz para dar la bienvenida este domingo a un Racing de Santander al que no se saludaba desde hacía siete años (18.00). En realidad, los oscenses nunca se han ido, viven en un estado permanente de idilio con una afición que quiere más victorias. Que quiere ver arriba a un conjunto que será segundo si gana tras el empate sin goles del Almería con el Lugo en el Estadio de los Juegos Mediterráneos. Acompañan a esta ambición el juego y la eficacia, y el duelo ante un recién ascendido que hace unos meses se encontraba dos categorías por debajo cuenta con un favorito y un aspirante a dar la sorpresa.

Los de Míchel Sánchez suman cuatro triunfos como locales y solo dejaron volar los tres puntos frente al Albacete en una tarde aciaga ante la portería rival. En pos del quinto, el técnico madrileño advierte de que los montañeses no se echarán atrás y de que cuentan con unos extremos peligrosos y delanteros que huelen la sangre. Pero también cunde la sensación de que el Huesca ha superado con notables argumentos a equipos de mayor envergadura: Málaga, Girona, Sporting, Deportivo, Las Palmas e incluso un Extremadura al alza. Un cuadro azulgrana en plenitud ha controlado al líder, el Cádiz, durante cerca de una hora y en las cuentas no se contempla que se escapen partidos como el de esta tarde.

La categoría no entiende de lógica. El Racing, sin ir más lejos, ha empatado en sus visitas a Albacete, Sporting y Las Palmas. Sí se asume que, en pleno proceso de crecimiento del conjunto aragonés, la plantilla y la mano de Míchel le hacen a priori mejor que casi todos los conjuntos de la categoría de plata. La posesión de la pelota, la agresividad en la presión y la precisión en el área rival definen a un Huesca que todavía no ha tocado techo. La versión mostrada el domingo pasado con los malacitanos se aproxima al canon que maneja el entrenador madrileño pese a unos últimos minutos en que, con la victoria atada y un jugador más, el equipo se dejó llevar.

El Alcoraz aplaude y siente como propia la libreta de estilo del técnico. Es refugio y templo para los futbolistas y abrigo cuando vienen mal dadas. De superar a los cántabros se igualará la marca de los cinco triunfos en casa que se lograron la pasada campaña en Primera División. Todos ellos, en este 2019 en el que si no ha sido un fortín se ha parecido bastante: nueve victorias, dos empates y cinco derrotas desde enero. Para alcanzar el objetivo es básico que esta unión se mantenga y se fortalezcan más si cabe los vínculos entre los azulgranas y su fiel parroquia.

La fiabilidad y el equilibrio de la plantilla oscense se vuelven a poner a prueba en una semana en la que Míchel dará continuidad al once que superó al Málaga y que agradece la vuelta paulatina de efectivos. Para este encuentro se recupera para la causa a Dani Raba. No así a Dani Escriche. El santanderino, que nunca perteneció al Racing de Santander pero se formó en conjuntos humildes de la capital cántabra antes de recalar en el Villarreal, se ha entrenado con normalidad junto a sus compañeros. La duda de Míchel reside en calibrar cuántos minutos puede dar a un futbolista clave en las cinco primeras jornadas -dos goles- y que se ha perdido las cinco siguientes por la lesión en el hombro.

El alto nivel del plantel, con Sergio Gómez, Juan Carlos, Ferreiro y Okazaki asentados en las posiciones de vanguardia, más la segunda unidad esperando el momento de cobrar importancia, resta gravedad a las ausencias de un equipo que se mueve al son de Míchel Sánchez, cada vez más profundo y con gol. Escriche, que a comienzos de semana se resintió de los problemas en la rodilla, deberá esperar para reaparecer como alternativa al japonés o a cualquiera de los mediapuntas.

La consistencia de Pedro Mosquera y Mikel Rico en el centro del campo facilita que Míchel acaricie la idea de volver a contar con laterales ofensivos. Miguelón en la derecha, pues Pedro López arrastra problemas físicos, y Javi Galán en la izquierda pese a la vuelta de Luisinho, sancionado la jornada anterior. Bajo palos volverá a disponer de una oportunidad un Rubén Yáñez que este sábado ha sumado 26 años y que cumplió con crecer el día del Sporting de Gijón. Álvaro Fernández, concentrado con la selección sub 21 y titular el pasado jueves en el amistoso ante Alemania, cede el testigo al catalán para que el Huesca, con Pulido y Sá en un extraordinario momento, siga siendo el equipo menos goleado de la categoría.

El Racing, que pierde al lateral Aitor Buñuel por encontrarse también con La Rojita, tan solo ha ganado un partido y asume el papel sufridor que le depara la campaña con Iván Ania en el banquillo y viejos rockeros como Barral, David Rodríguez o Alexis más el hijo de Zidane, Luca, cedido por el Real Madrid para defender su portería. Un centenar de aficionados respaldarán a los cántabros, a quienes el Huesca no ha derrotado en cuatro citas. Siempre hay una primera vez.

Alineaciones probables

SD Huesca: Yáñez; Miguelón, Josué Sá, Pulido, Galán, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlos, Ferreiro, Sergio Gómez y Okazaki.

Racing: Luca Zidane, Carmona, Olaortua, Figueras, Moi Delgado, Mario Ortiz, Kitoko, Karin Yoda, Lombardo, Cejudo y Nuha Marong.

Árbitro: Moreno Aragón (comité madrileño). VAR: Gorostegui Fernández (comité vasco).

Estadio: El Alcoraz (18.00).

Etiquetas
Comentarios