SD Huesca

sd huesca

Cuatro candidatos para defender la portería de la SD Huesca

Álvaro Fernández, Jovanovic, Bardají y Valera pugnan en Benasque por un puesto.

Valera, Álvaro Fernández, Mallén, Jovanovic y Bardají
Valera, Álvaro Fernández, Mallén, Jovanovic y Bardají
SD Huesca

Mientras que en otras demarcaciones como el centro de la defensa o la delantera faltan efectivos, la SD Huesca se encuentra bajo los tres palos con la situación contraria, tiene de más. Cuatro cancerberos se turnan para proteger la línea de gol en los entrenamientos. De ellos, solo uno tiene la plaza asegurada, Álvaro Fernández, el que fue el primer fichaje anunciado por el club azulgrana de cara a la próxima temporada. La continuidad de Aleksandar Jovanovic todavía no está clara y Antonio Valera y Ander Bardají podrían volver a salir cedidos, con más opciones de esto para el segundo que para el primero.

A pesar de esa incertidumbre, el entrenador de porteros, Adrián Mallén, que a sus 29 años cumple su octava temporada en el primer equipo, se muestra más que satisfecho con la actitud de todos ellos. "Me he encontrado con unos jugadores que todo lo que les eches es poco", explica en relación a la exigencia.

"Los cuatro parten de cero porque Míchel no ha tenido a ninguno a sus órdenes", explica, describiéndolos como "muy distintos". "Álvaro me está sorprendiendo, se ha adaptado a mi forma de entrenar, tiene buenas condiciones y lo que debe pulir es la inexperiencia de la edad, el no hacer más de lo que toca" comenta sobre el meta riojano de 21 años llegado del Mónaco. "Eso le pasa también a Valera, pero son porteros de mucho potencial y en ello estamos trabajando", indica incluyendo al último encargado de defender la red del Teruel, donde compitió a préstamo la pasada campaña y que suma 22 años. Por su parte, Bardají, de 24 años y que regresa tras una cesión al Fuenlabrada, y Jovanovic, de 26 y el único portero que queda de la plantilla de Primera División, los describe en lo deportivo como "más fríos". "A Jovanovic le pudo pasar factura la temporada pasada que venía de un fútbol distinto al español, pero se ha dado cuenta y ahora demanda el tipo de entrenamiento que realizamos", añade.

"Un portero actúa siete u ocho veces por partido y la mitad de esas acciones son en un momento crítico y tras dos o tres esfuerzos. Ahí si has hecho el trabajo táctico bien hay que estar tranquilo porque sabes lo que tienes que hacer", analiza. Para ello en Benasque no faltan las sesiones de vídeo y los ejercicios constantes. Al final se está consiguiendo "que todos hablemos el mismo idioma y que con una mirada los jugadores ya sepan si han fallado o acertado".

Etiquetas
Comentarios