Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

Ni el Huesca ni el Rayo salen ganando

El 0-0 en Vallecas no sirvió ni a los madrileños ni a los aragoneses, que ven como su situación no mejora y que necesitarán derrotar al Eibar en El Alcoraz el próximo martes.

Rayo - Huesca / 20-04-19 / Enrique Cidoncha - 3 [[[FOTOGRAFOS]]]
Santamaría y Raúl de Tomás, tendidos sobre el césped.
Enrique Cidoncha

Más que empatar, lo que la SD Huesca y el Rayo hicieron fue perder, al menos en el aspecto moral. Ambos habían apostado en los días previos al partido de este sábado por la victoria como único resultado válido y el 0-0 supo a más que poco. A ninguno de los dos los saca de pobres y ambos deben continuar agarrándose a que las matemáticas aún permiten seguir soñando. La carga psicológica era evidente desde el pitido inicial y el dramatismo se dejó notar.

Cara a cara sobre el césped del Estadio de Vallecas se medían los dos conjuntos que cierran la clasificación de Primera División en lo que se entendía como una última bala para ambos, que ahora ya habrá que considerar como penúltima o antepenúltima por aquello de que aún restan cinco jornadas y que mientras que haya un hálito de vida en el deporte hay que conservar la esperanza. El punto que añadieron a su cuenta cada uno mantiene a siete de la salvación a los de Francisco y a cinco a los de Jémez, a expensas de lo que hagan hoy el Levante y el Villarreal, que han pasado a marcar la permanencia tras el triunfo del Celta sobre el Girona.

Son cuatro las jornadas consecutivas sin perder, pero siete las que se llevan sin ganar. Los altoaragoneses compiten, aunque no logran imponerse. Primero se apostó por la valentía y llegaron un 3-3 con el Celta y un 2-2 con el Levante. Ahora se quiere dotar de mayor estabilidad a la defensa y tratar de golpear en los instantes finales, pero ante el Barcelona los jugadores se quedaron sin fuelle y con el Rayo la suerte de cara al gol fue esquiva.

Quizá el equipo debería haberse lanzado a por el partido antes, quizá el tercer cambio que no se empleó hubiese aportado alguna otra solución, todo son suposiciones que a buen seguro rondarán la cabeza de Francisco, que se la rompe semana tras semana buscando soluciones. La nueva tecla con la que probó consistió en devolverle a Melero la titularidad para conformar una línea de tres con Ávila y Ferreiro, situada entre Moi Gómez y Herrera, por detrás, y Gallego, por delante. El equipo no se sintió cómodo, especialmente en la primera parte, y tendió a desordenarse. Después, con la inclusión de Cucho, todo pareció fluir de manera más natural, aunque también es cierto que para entonces vallecanos y oscenses se lanzaron a tumba abierta a por el partido.

Había dicho durante la semana el presidente de la SD Huesca, Agustín Lasaosa, que sus cuentas para lograr la salvación pasaban por acumular cuatro puntos entre la visita al Rayo y el recibimiento del martes al Eibar. En éste caso, los números siguen siendo posibles siempre y cuando se derrote a los vascos. Se prepara una nueva batalla en El Alcoraz.

Etiquetas
Comentarios