Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

El Real Zaragoza ya prepara en Marbella el partido de hoy ante el Al Shabab saudí

Carcedo y los 29 convocados inician la fase crucial de la pretemporada con tres partidos de primer nivel.

Concentración del Real Zaragoza en Marbella.
Concentración del Real Zaragoza en Marbella.
José Vidal

La plantilla del Real Zaragoza ya se encuentra en el hotel de concentración en la Costa del Sol, el Atalaya Park -término municipal de Estepona, pero junto a Marbella- para afrontar unos intensos días, claves en su preparación estival, en los que dar forma al equipo que iniciará la liga el próximo día 13 de agosto en Las Palmas, en menos de dos semanas. El conjunto que dirige Juan Carlos Carcedo permanecerá en su nuevo hábitat hasta el jueves, 4 de agosto, cuando volverán a casa tras haber disputado tres partidos ante rivales de Primera División, dos de Arabia Saudí (Al Shabab y Al Nassr, ambos de Riad) y el Real Betis.

Su primer test llega este domingo, a partir de las 19.00, ante el Al Shabab Club de Riad, el 4º clasificado el año pasado de la Primera División de Arabia Saudí. Acaban de fichar como entrenador al español Vicente Moreno, que el año pasado dirigió al Espanyol de Barcelona y es uno de los más emergentes técnicos de la última década tras sus pasos por el Mallorca, Nástic de Tarragona o Xerez. En su plantilla destaca la presencia del argentino Ever Banega (ex del Valencia y Sevilla), del polaco Krychowiak (también con pasado sevillista), los brasileños Paulinho y Carlos Junior y el francés N’Diaye. Hace cinco días ganaron 2-1 a Las Palmas.

Juan Carlos Carcedo ha convocado para esta cita marbellí a 29 jugadores. La superpoblación del vestuario con la que comenzó la precampaña el 4 de julio no ha menguado como era menester. Es una tarea ardua para el área deportiva, derivada de la herencia de contratos en vigor que se arrastran en la SAD desde hace uno, dos y hasta tres años en jugadores que cuentan poco para los planes del presente y el futuro inmediato. A las salidas que ya se han consumado se han sumado, en compensación, los nuevos fichajes y los apoyos del filial. La urgencia por aliviar las fichas se va a notar ya desde hoy mismo con especial énfasis. La liga asoma por la esquina de agosto y no caben todos en el equipo, ni por número, ni por techo salarial global.

En Marbella están Cristian Álvarez, Ratón, Rebollo, Gámez, Vigaray, Chavarría, Nieto, Lasure, Francés, Jair, Lluís López, Clemente, Grau, Molina, Zapater, Petrovic, Eugeni, Vada, Bermejo, Francho, Nick Buyla, Puche, Larrazabal, Mollejo, Simeone, Narváez, Azón y los jóvenes Vaquero y Luna, del B.

Se han quedado fuera de los habituales este verano el guardameta del filial Acín y el punta Carbonell, que también está ya bajo la disciplina del equipo de Segunda RFEF con Emilio Larraz.

Carcedo inicia este domingo una fase definitiva en su plan de trabajo de verano. Ha de empezar a pensar ya en su primer once inicial en Gran Canaria. Y también en sus sustituciones, esas cinco que vinieron con la pandemia de covid y que parece que se han quedado para siempre en el neofútbol moderno. Obviamente, 29 piezas son una exageración. Algunos han venido a Marbella porque el derecho laboral lo exige y La Liga y el sindicato AFE velan hace un tiempo por que no se produzcan agravios como sucedía antaño con futbolistas con contrato en vigor que quedaban apartados unilateralmente por los clubes.

Dentro de poco más de una semana solo podrán inscribirse oficialmente 25 profesionales, además de algún jugador que portará dorsal del filial por ser menor de 23 años (Rebollo y Mollejo, con seguridad). Y, además, los números del tope salarial que tendrá el Real Zaragoza este año de inicio, ligeramente por encima de los 8 millones para todo, también forzará actuaciones inevitables. Todo el mundo, protagonistas principales incluidos, sabe lo que hay y adivina lo que tiende a ocurrir.

En ese medio ambiente, arrastrado con pocos cambios desde hace más de cuatro semanas, Marbella huele ya a final de trabajo de pretemporada. Sin apenas tiempo más que para jugar ante los dos rivales árabes y contra el Betis. El entrenamiento de ayer fue algo extraordinario, como lo será el martes, única fecha sin choque amistoso programado.

El ambiente es de expectación en toda la expedición. El paladar de los últimos duelos preparatorios en Teruel (0-0) y Tarragona (3-3, tras ir perdiendo 3-0 en el descanso) está ligeramente agrio y necesita algo dulce para mejorarlo. Mientras el equipo trabaja aquí, en Zaragoza Raúl Sanllehí y Miguel Torrecilla tratan de acabar adecuadamente el puzle del vestuario que es menester.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión