Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

Ratón y Nieto, improbable continuidad

El segundo portero y el lateral zurdo, canteranos ambos de largo recorrido, apenas tienen amarres deportivos con el plan de futuro y, pese a tener contrato en vigor, son dos bajas contempladas por el club. 

Álvaro L. Ratón y Carlos Nieto, en sendos partidos con el Real Zaragoza.
Álvaro L. Ratón y Carlos Nieto, en sendos partidos con el Real Zaragoza.
HA

De los 20 jugadores con contrato profesional en vigor que han quedado dentro del reparto de la plantilla del Real Zaragoza respecto de la liga recién concluida, dos, Álvaro López Ratón y Carlos Nieto, cuentan con muchas opciones de abandonar el equipo este verano. 

Segundo portero y lateral izquierdo del grupo, respectivamente, su participación residual reciente y la consideración de que, ya veteranos, su margen de mejora en prestaciones es cercano a nulo, los dejan con escasos amarres técnicos para formar parte del plantel que dirija Juan Carlos Carcedo en la nueva etapa que nace en el cuadro zaragocista. Ratón está comprometido contractualmente hasta junio de 2023, un año más. Y Nieto, hasta 2024, las dos próximas temporadas. 

El guardameta gallego (Carballiño, Orense) tiene 28 años, por 26 el defensor zaragozano. Los dos llegaron al primer equipo desde el filial, el RZD Aragón. Curiosamente, el más joven, Nieto, lo hizo antes, en 2014, de la mano de Víctor Muñoz. Ratón tuvo que esperar a 2016, promocionado por Luis Milla justo al borde de la destitución de este en el banquillo. 

Ratón ha jugado en Segunda División con el Real Zaragoza seis temporadas. Nieto, exactamente las mismas, seis, pero en una horquilla de ocho años, pues en las dos primeras sus apariciones fueron fugaces, a caballo con el filial cuando aún era juvenil, y entremedias acumuló dos ligas en las que solo se alineó en el equipo B. 

El portero orensano solo tuvo continuidad, con cierta vitola de titular, el primer año de su ascenso al primer equipo, de la mano de César Láinez. Ahí, Ratón jugó 19 partidos. Nunca más se ha acercado a esa cota de protagonismo. Los 12 duelos que disputó con Víctor Fernández hace tres campañas, derivados de las lesiones y sanciones de Cristian Álvarez -solo los accidentes del titular argentino han dado aire a Ratón en este largo tiempo- es lo más parecido que ha disfrutado el espigado arquero. En el resto de torneos, su participación tiene esta serie: 7, 4, 5 y 4 partidos sobre el césped, alguno incompleto. 

El lateral zurdo aragonés vivió su mejor curso hace también tres campañas, con Víctor Fernández al mando, que le dio confianza como titular y Nieto respondió con su mejor versión: 40 partidos acumuló, 38 como titular, con más de 3.500 minutos. Fue su cénit. Antes, había sido utilizado en 23 choques en el año anterior, el del alboroto de Idiakez, Alcaraz y el propio Fernández, que obró al final una difícil salvación del descenso. Y, después, hace dos campañas, en otro curso voraz que Jim arregló con una permanencia milagrosa, Nieto estuvo en el campo en 33 partidos, una buena cifra. Ha sido su trienio de aportación relevante al equipo. Pero en el último curso, recién acabado, Nieto ha sido el que menos ha jugado de los futbolistas de campo que han permanecido en el vestuario todo el año: solo 16 apariciones, apenas 5 titularidades, únicamente 543 minutos, la mayoría para la estadística, en los minutos finales de estos tiempos modernos de cinco sustituciones. 

Dada la necesidad de remodelar el equipo ostensiblemente después de dos ligas deficientes, con el cambio de regencia en la SAD y en la estructura de equipo de la mano de Carcedo, que Ratón y Nieto salgan del Real Zaragoza es una doble maniobra que Raúl Sanllehí y Miguel Torrecilla, director general y director deportivo, respectivamente, ven favorablemente para el bien común. La plantilla necesita espacios libres a causa de su superpoblación heredada de gestiones pasadas. 

Ratón cuenta con un antecedente que parece favorecer la pretensión: en enero de 2021, en el mercado invernal de hace dos temporadas, él fue quien quiso marcharse. Lo tenía hecho con el Gimnástic de Tarragona de Segunda B (hoy Primera RFEF) y el Real Zaragoza había acordado fichar a su relevo, el veterano René Román, que venía del Dinamo Bucarest rumano. Pero este no pasó el reconocimiento médico por una lesión de rodilla y la doble carambola se desmontó in extremis. Nieto, por su parte, nunca se ha planteado su adiós al Real Zaragoza, el equipo de su vida, en el que empezó de niño en la Ciudad Deportiva. Para el aragonés es un momento nuevo, nada fácil. 

En los prolegómenos del inicio de una nueva pretemporada, así es el presente de estos dos futbolistas procedentes de la cantera y que ya han adquirido veteranía en el discurrir zaragocista en la Segunda División durante la última década. Sanllehí y Torrecilla tendrán que dar forma a su futuro inmediato. Sabido es que en los acuerdos de rescisión de contratos el dinero, como todo en la vida, es la clave. Y si no hay acuerdo, el final de estas historias es único: la continuidad forzosa de futbolistas que, en principio, no tienen sitio en los nuevos planes de la entidad. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión