Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

Almería, segunda casa para varios zaragocistas

Juan Ignacio Martínez ‘Jim’, el entrenador del Real Zaragoza, y los jugadores Álvaro Giménez, Petrovic, Narváez y Vada tienen pasado reciente en el rival de este sábado.

Combo de imágenes de Juan Ignacio Martínez, Álvaro Giménez, Petrovic, Narváez y Vada
Combo de imágenes de Juan Ignacio Martínez, Álvaro Giménez, Petrovic, Narváez y Vada
HA

La relación futbolística entre el Real Zaragoza y el Almería viene de lejos. En tiempos pretéritos, fueron muchos los zaragocistas que se marcharon allí, por goteo, con una querencia singular: Jamelli, Soriano, Corona, Paco Flores, Espadas, Rebosio, César Jiménez... Más tarde, cuando el Zaragoza contrató al desconocido entrenador Ranko Popovic, se encontró su pasado almeriense como futbolista para ponerle referencia en su currículum vitae.

Ahora, a finales de este 2021, el enfrentamiento entre el club andaluz y el zaragocista en esta jornada 19 de la liga de Segunda saca a flote la sorprendente hilazón de varios fichajes de importancia de la actual plantilla aragonesa con la UD Almería reciente: el entrenador, Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ y los futbolistas Álvaro Giménez, Petrovic, Narváez y Vada han militado en la entidad rojiblanca en algún momento de las últimas siete temporadas. Resulta difícil encontrar esta figura en cualquier otro equipo y en cualquier momento de la historia.

Jim, cronológicamente, fue el primero que tuvo casa en Almería por trabajo en el club sureño. El técnico alicantino entrenó al Almería en la campaña 1014-15, en su caso -es el único del lote con esa condición- en Primera División. Fue un técnico de paso, en un año en el que los almerienses acabaron descendiendo a Segunda como penúltimos, junto a sus paisanos del Córdoba. Llegó a mitad de liga y se marchó tras solo 14 partidos en su banquillo.

Juan Ignacio siempre dice que no entiende muy bien por qué lo destituyeron. Llegó a relevar a Francisco -Rodríguez- porque éste había metido al equipo en el fondo de la tabla. Lo recogió Jim en descenso y lo sacó de ahí de inmediato: ganó cuatro partidos, empató tres y perdió siete en su breve fase. Le bastaron esos números para no vivir en la zona roja nunca... pero dos derrotas sonoras, la última 1-4 contra ‘su’ Levante, derivaron en su despido, sin que el Almería estuviera en las arenas movedizas atascado. Lo relevaría Sergi Barjuán y... con éste, el Almería sí que se fue al pozo. Cosas de la vida.

Este desengaño supuso la marcha de Jim al extranjero. Había llegado al Almería tras su etapa poco feliz en el Valladolid y, tras su paso por China y Kuwait de un lustro entero, el siguiente equipo que ha entrenado en España ha sido ya el Real Zaragoza desde hace casi justo un año. Curioso.

Entre el elenco de jugadores de la plantilla zaragocista que estuvieron empadronados en Almería, el que más a gusto vivió su etapa andaluza fue el delantero centro Álvaro Giménez. En la liga 18-19, hace nada, fue pichichi de Segunda con 20 goles. No lograron el ascenso los del jeque Al Thani, como es hábito hasta ahora, pero él, con un gran año anotador, se revaluó para dar el salto a Inglaterra, al Birmingham City. Jugó 39 partidos de los 42 del torneo, 38 como titular. Una barbaridad. Era su estrella. A Giménez lo tienen en alta estima en la ciudad almeriense. No es para menos. Ese mismo año, el ariete ilicitano coincidió en el plantel con Juanjo Narváez, que llegó cedido del Betis. El colombiano participó en 30 partidos (11 desde el inicio) y marcó dos goles. Su paso fue más gris, pero no malo. No se renovó su préstamo y acabó yéndose a Las Palmas como escala previa a fichar el año pasado por el Real Zaragoza.

Los otros dos exalmerienses del actual equipo blanquillo llegaron de la mano: Radosav Petrovic y Valentín Vada los trajo a España el Almería en el verano de 2019, anteayer. El serbio, desde Portugal; el argentino, desde el Burdeos francés.

Petrovic vivió en la capital de la Andalucía Oriental dos años, pues repitió temporada. En las dos jugó 27 partidos, para hacer un total de 54 en su paso como rojiblanco. Hizo un tanto en la primera de ellas, donde fue titular mayoritariamente, no así en la segunda (el año pasado, 20-21).

Y Valentín Vada solo aguantó el primer curso como almeriense, recién llegado del Girondins, el 19-20. Empezó como un tiro pero fue claramente de más a menos. El mediapunta sudamericano jugó 32 partidos con el Almería, 25 de ellos desde la titularidad, y marcó dos dianas. El curso siguiente la dirección deportiva lo cedió al Tenerife, desde donde aterrizó en agosto en el Real Zaragoza, vía Almería, donde compartió semanas de ostracismo con Petrovic en una accidentada pretemporada. Todos ellos vuelven a una de sus segundas casas. Un hecho llamativo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión