Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Jim espera un mínimo de seis titulares entre los nuevos fichajes del Real Zaragoza

Miguel Torrecilla, el director deportivo, afronta una tarea de máxima exigencia y precisión para restaurar el nivel de solvencia que tuvo el equipo el año pasado.

Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ juega con el balón ante la mirada de Adrián.
Juan Ignacio Martínez ‘Jim’ juega con el balón ante la mirada de Adrián.
Francisco Jiménez

Juan Ignacio Martínez ‘Jim’, siempre de la mano y con una relación directa con el director deportivo del Real Zaragoza, Miguel Torrecilla, espera la llegada de un mínimo de seis futbolistas con rango de titulares en el bloque de nuevos fichajes que tiene abocetados de cara a la temporada venidera, la 2021-22, que comenzará el 13 de agosto en La Romareda ante el Ibiza, un recién ascendido de Segunda B. Y, esa cifra de seis jugadores de gran peso específico, a ser posible, deberá tender a aumentar en el elenco de nuevas incorporaciones que, de desarrollarse los acontecimientos por el camino previsto, pueden ser más de ocho de aquí al final del mercado estival, a finales del próximo mes.

La figura del lateral derecho ya está cubierta desde hace 72 horas con la llegada de Gámez. Por ahí se ha empezado el tajo. Además, imperiosamente han de entrar nuevos en el vestuario un defensa central, puesto para el que aún se espera al conocido Peybernes desde el Almería (está negociando hace días su salida del club andaluz, con el que aún tiene un año de contrato), ya no como cedido sino en propiedad; un centrocampista posicional (medio centro); dos jugadores de banda (extremos/interiores de cariz ofensivo); y tres delanteros de distinto perfil.

Esto último, lo de los tres puntas que aporten goles, muchos goles, es la gran obsesión dentro y fuera de los despachos, toda vez que se viene de vivir una temporada pésima en ese apartado crucial del fútbol, con un reparto de delanteros y goleadores que, excepto Narváez (que se plantó en 9 goles en su haber particular), ha hecho historia negativa por su ceguera ante las porterías rivales.

Unos mínimos muy 'máximos'

Este es el mandato de mínimos –enormes mínimos– que tiene escrito en negrita Torrecilla en su agenda y que Jim aguarda como condición sine qua non para poder elevar el nivel de juego y solvencia del Real Zaragoza venidero, partiendo del esqueleto que ha quedado vigente tras la finalización de la pasada campaña en la que el equipo estuvo a punto de perder la categoría y consumar una catástrofe histórica.

Y Jim tiene muy claro que estos fichajes, además de perentorios (la liga empezará en tan solo 26 días, 26), quedan sometidos a una exigencia y una precisión máximas por parte de Torrecilla. El margen de error en las elecciones, primero, y en el rendimiento que ofrezcan los refuerzos elegidos para esos puestos tácticos, posteriormente, es escaso, casi nulo, si se pretende reubicar al Real Zaragoza en la zona noble de la tabla clasificatoria. Este es un verano, en lo deportivo, de selecciones milimétricas, de lupas cristalinas en los rastreos de mercado, de olfato y buen ojo en el paso definitivo para consumar cada refuerzo. No se trata de fichar jugadores de fondo de armario. El área deportiva no puede escatimar en evaluaciones a la baja en cuanto a la relación calidad-precio para rellenar el vestuario con figuras de segundo orden. Esto, sin mucho dinero, es labor ardua, pura orfebrería.

Al contrario. Fue tan contundente el aviso que el fútbol dio al Real Zaragoza la temporada anterior tras la errática planificación y tino de los anteriores ejecutivos del área deportiva –los despedidos en diciembre Lalo Arantegui y José Mari Barba– que en los puestos de responsabilidad técnica y futbolística se advierte y se asume que no cabe jugar con los hados y la fortuna ni un solo segundo. Es tan evidente que el Zaragoza está necesitado de efectivos de un nivel superior al de partida para rectificar los severos errores cometidos hace un año que el tiempo empieza a apretar el margen de maniobra de Torrecilla en el mercado y, por extensión, de Jim en los ensayos y partidos amistosos que se inician este martes en Calahorra (La Rioja) tras haberse suspendido este sábado el choque de Teruel.

Vacíos a llenar con celeridad

El grupo de jugadores con los que Jim ha empezado la pretemporada tiene un perfil demasiado heterogéneo como consecuencia de las previsiones que pesan sobre su futuro próximo en muchos casos. Hay cedidos que retornaron de sus préstamos (Bikoro y Baselga) que no cuentan y se irán en cuanto hallen destino. Hay jóvenes de la cantera que, en principio, solo ostentan el rol de apoyos, de becarios, de aspirantes a derribar la puerta del primer equipo solo si se diera el caso extraordinario (Acín, Ángel López, Javi Hernández, Cortés y Carbonell). Hay fichas ‘senior’ que, como sus poseedores ya conocen desde mayo, la SAD tiene decidido que las dejen liberadas por el método que se pacte: Vuckic, Larrazabal, también Javi Ros, Igbekeme. Es el caso de Ratón, que ya en enero manifestó sus ansias por buscar otro rol principal en un club diferente para dejar de lado su papel de suplente eterno aquí. Y también cabe incluir a Narváez, que por intereses mutuos de él y del club, tiende a ser traspasado a un equipo de Primera en breves días.

Con Vigaray y Lasure en la enfermería para un tiempo largo, a Jim, en realidad, le queda a estas alturas un repertorio muy corto de futbolistas con su horizonte despejado dentro del Real Zaragoza.

Solo Cristian Álvarez, Nieto, Chavarría, Jair, Francés, Clemente, Zapater, Eguaras, Francho, Adrián, Bermejo e Iván Azón, 12 piezas de un engranaje que, al menos, debe doblar ese número en cuanto a utilidad durante el torneo liguero, están asentados mentalmente hoy en día en el Zaragoza que viene, el de la liga 21-22. Y, en puridad, tampoco es cierto al cien por cien pues los casos de Chavarría, Eguaras o Bermejo son susceptibles de cualquier revisión sobre la marcha. Y, además, en virtud de cuestiones económicas de alto rango, Francés y Francho también podrían convertirse en causa de traspaso, como está avisado hace tiempo.

El reloj de arena del Real Zaragoza empieza a meter prisa. El equipo 21-22 aún no existe.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión