Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

fútbol

Así es el nuevo mapa del fútbol en Aragón

La nueva configuración del sistema de ligas provocado por la reestructuración de la Segunda B va tomando forma y la distribución de los clubes aragoneses comienza a definirse con los últimos ascensos, permanencias y descensos. 

Vidal, jugador del Ebro, presiona a Dela, jugador del Tarazona.
Vidal, jugador del Ebro, presiona a Dela, jugador del Tarazona.
@sdtarazona

El nuevo mapa del fútbol aragonés va tomando su forma definitiva de cara a la próxima temporada, una configuración inédita debido a la profunda reforma de las categorías no profesionales del fútbol español. La subdivisión de la tradicional Segunda B con la creación de la Primera RFEF y la Segunda RFEF y la reorganización de la Tercera RFEF imponen una reestructuración del sistema de ligas del fútbol español que va a afectar a la distribución de los diferentes equipos aragoneses.

Conocidos el descenso de la SD Huesca a Segunda División y la permanencia del Real Zaragoza, este próximo fin de semana se despejará una de las últimas incógnitas de este nuevo ordenamiento de los clubes de la Comunidad: el sexto equipo aragonés de la futura Segunda RFEF.

SD Huesca B y Cuarte se juegan el domingo esa última plaza de ascenso. Después de ello, ya solo quedará por conocer el último descenso a Regional Preferente con el desenlace -quedan 3 jornadas- de la fase de la permanencia en Tercera RFEF y las promociones a esta renovada categoría desde los cuatro grupos de la Regional Preferente.

Primera División

Aragón no tendrá representantes en la máxima categoría la próxima temporada. El descenso del Huesca a Segunda en la última jornada deja huérfano al fútbol de la Comunidad de Primera División una temporada más.

Segunda División

La caída del Huesca tras su efímero paso por la Primera División y la permanencia del Real Zaragoza devuelven a un punto de equilibrio a los dos principales clubes aragoneses. Ambos volverán a enfrentarse la próxima temporada en el segundo nivel del fútbol profesional.

Primera RFEF

La nueva tercera categoría del sistema español de ligas nace con vocación de profesionalizar este escalafón y dotar a sus clubes de una estructura moderna y adaptada a la industria del fútbol: derechos de televisión, contratos profesionales, salarios mínimos… El objetivo es preparar mejor a los clubes de este nivel a un posible salto a las categorías del fútbol profesional bajo el manto de LaLiga. Aragón no tendrá representación en esta nueva Primera RFEF, un serio contratiempo en lo que debería ser una distribución más competitiva, piramidal y coherente de sus clubes. Tarazona y Ebro optaron a ella sin éxito. Constará de dos grupos de 20 clubes cada uno. Se enfrentan en cada grupo todos contra todos en dos ocasiones -una en campo propio y otra en campo contrario- durante un total de 38 jornadas. Al término del campeonato, los campeones de cada grupo ascienden de forma directa a Segunda División, mientras los clasificados entre el segundo y el quinto lugar juegan la promoción de ascenso. Los cinco últimos de cada grupo descenderán. La RFEF, organizadora de la categoría, a falta aún de conocer los dos últimos equipos descendidos de Segunda, aún no ha configurado los dos grupos, en los que prevalecerá el criterio geográfico.

Segunda RFEF

Será, desde la próxima temporada, el cuarto nivel del fútbol español tras la reestructuración de la Segunda División B. En esencia, por composición y funcionamiento será la categoría heredera de aquella, aunque con un rango inferior, pues no será ya el tercer nivel, sino el cuarto del sistema nacional de ligas. Aragón tendrá seis equipos: Tarazona, Ebro y Ejea han permanecido -aunque en realidad han bajado una categoría-, y Teruel y Brea has ascendido desde Tercera División. El sexto equipo aragonés saldrá de la final por el ascenso que el próximo domingo disputan SD Huesca B y Cuarte. Esos seis clubes aragoneses se integrarán en uno de los cinco grupos de 18 equipos en los que se segmentará la Segunda RFEF. Esta nueva cuarta división tendrá una dinámica de competición similar a la vieja Segunda B, aunque aún no se han concretado sus bases. En principio, después de una liga regular, habrá diez ascensos, posiblemente, los cinco campeones ascenderán directos y las otras cinco plazas se decidirán en formato de eliminatorias. Los descensos podrían ser cuatro o cinco.

Los equipos aragoneses de esta nueva categoría aún desconocen sus rivales. La composición de los grupos seguirá criterios geográficos y todo apunta a que Tarazona, Ebro y compañía se concurrirán con los equipos vascos, navarros y riojanos. Aunque también cabe la posibilidad de que se les agrupe con catalanes, valenciano y baleares. No obstante, la categoría aún está inconcreta porque en muchas regiones no se conocerán los ascensos desde Tercera hasta dentro de algunas semanas. En ese reparto de grupos, podría darse el caso, en función de los equipos finales de cada comunidad, que unos clubes de una misma territorial vayan a un grupo y otros a otro. Podría pasarle, por ejemplo, al Numancia, que en lugar de competir con el resto de equipos de Castilla-León, podría alistarse en el grupo de aragoneses, vascos y navarros para fomentar ese criterio de proximidad geográfica.

De momento, algunos de los potenciales rivales de los aragoneses son los navarros Izarra, Osasuna B, Mutilvera, Peña Sport y AD San Juan, los riojanos del Náxara y Racing Rioja o los vascos del Arenas, Gernika y Real Sociedad C. En el área catalana y valenciana, sobresalen Lérida, Espanyol B, El Prat. Europa, Terrassa, Badalona, Hércules, Intercity, Eldense, La Nucía y Atlético Levante.

Tercera RFEF

En principio, la idea de la RFEF es que, al estilo de la Tercera División clásica, se fraccione en 18 grupos, al ser posible, de 18 equipos cada uno agrupados por federación territorial. Será similar, pues, a la actual Tercera aunque tendrá un rango menor: de cuarta división del sistema de ligas pasa a quinta división. El grupo aragonés, que seguirá siendo el XVII, ya tiene confirmados 9 clubes, aquellos que no han ascendido a Segunda RFEF en ninguna de las fases de ascenso que se han jugado en las últimas semanas. En esta nueva Tercera RFEF tendrán billete el perdedor de la final del ascenso entre SD Huesca B y Cuarte, además de otros ocho clubes: Belchite, Utebo, Barbastro, Binéfar, Deportivo Aragón, Illueca, Borja y Cariñena.

 También tendrán presencia los cuatro equipos que mantengan la categoría en la fase por la permanencia que aún está en juego y a la que le restan tres jornadas. Ya solo pueden conseguir la permanencia matemática cuatro de estos cinco clubes: Monzón, Épila, Robres, Sariñena y Cariñena.

 A cuatro de estos equipos y los nueve mencionados anteriormente, se unirán los cuatro ascendidos de la Regional Preferente, competición aún en curso debido al retraso de su inicio en febrero debido a la pandemia y que no concluirá hasta el primer fin de semana de julio. En total, 17 equipos tendrían plaza en la Tercera RFEF Aragón, por lo que podría efectuarse un ajuste final para cuadrar 18 equipos: o con un quinto ascenso de Regional Preferente o, posiblemente, indultando al mejor de los descendidos a Regional Preferente en la fase de permanencia en Tercera aún en juego. Hasta dentro de algunas semanas, de este modo, no se conocerá la configuración final de esta categoría. Las bases de competición -ascensos, formato y descensos- también debe. confirmarse. A Regional Preferente ya han descendido Fraga, Almudévar, Tamarite, Valdefierro, Villanueva, Sabiñánigo, además del AD San Juan.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión