Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El bloque de Juan Ignacio Martínez

El entrenador del Real Zaragoza ha consolidado una alineación continuísta y reconocible en la que apenas ha introducido dos modificaciones no forzadas desde su llegada al banquillo.

Entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva antes de viajar a Málaga.
Entrenamiento del Real Zaragoza en la Ciudad Deportiva antes de viajar a Málaga.
Toni Galán

La memorización de los procesos, la asimilación de automatismos tácticos y la continuidad de las alineaciones se entrelazan como razones de tiempo y repetición que explican la consistencia mejorada del Real Zaragoza de Juan Ignacio Martínez. El técnico ha encontrado un bloque base sobre el que edificar un equipo, ayudado por las mejoras físicas de los futbolistas, la relajación del número de jornadas semanales en el calendario y la confianza que van dando los resultados favorables.

JIM ha consolidado una alineación continuista desde su llegada, muy reconocible, alejado de las rotaciones, la gestión de esfuerzos y el reparto de minutos, en el sentido más clásico de este tipo de asuntos: al Zaragoza siempre le ha ido bien los últimos años cuanto más carrerilla han cogido los nombres de sus alineaciones. Ahora mismo, ese cuerpo principal del equipo lo componen Cristian Álvarez (lesionado en las dos últimas jornadas), la defensa configurada por Vigaray, Jair, Francés y Chavarría, un centro del campo con Eguaras, Francho y James, unos extremos de tendencia interior con Bermejo y Narváez, más Álex Alegría en punta.

El técnico apenas ha introducido dos cambios nominales en sus formaciones en sus siete jornadas al frente del equipo -quedan al margen los dos partidos de Copa jugados contra la Gimnástica de Torrelavega y el Alcorcón-. La recuperación y mejora atlética de James Igbekeme le ha elevado al once titular desde que JIM lo metió por Zanimacchia -fijo hasta entonces con él- en el descanso del partido contra la Ponferradina hace tres semanas. Y el fichaje e ingreso ese mismo día de Álex Alegría en la delantera sacó del once a Gabriel Fernández.

El resto de modificaciones ha obedecido a sanciones (Pep Chavarría en Albacete) o cuestiones médicas (como Cristian Álvarez en las dos últimas jornadas). Tampoco la figura táctica básica del equipo ha sufrido modificaciones profundas más allá de sutiles pinceladas o del matiz permitido por la aparición y crecimiento de James Igbekeme desde el partido contra la Ponferradina: el Zaragoza pasó de ordenarse con un 4-2-3-1 en el que Bermejo ejercía de mediapunta central a hacerlo, en su estado actual, en un 4-3-3 (o 4-1-4-1) en el que Bermejo ha caído a banda derecha.

En sus primeros días, contra Lugo y Cartagena, JIM mantuvo el 4-4-2, muy parecido al expuesto por Rubén Baraja, con Nieto de lateral, Chavarría adelantado en el centro del campo, hasta que, contra el Logroñés, en su tercer partido, ya pudo contar plenamente con Bermejo, recuperado de problemas físicos. Ese día, el Zaragoza pasó a articularse con un 4-2-3-1, en el que Chavarría se apoderó del lateral en detrimento de Nieto, y Narváez dejó el eje central del ataque para caer al extremo izquierda. La sanción de Chavarría devolvió a Nieto al once en Albacete, pero el resto del equipo permaneció inalterado, aún con Gabriel Fernández de ariete y Zanimacchia en el extremo diestro. La siguiente página de esta evolución hacia un once base la escribió JIM contra la Ponferradina, en su quinto partido liguero: Alegría asomó en el once y Zanimacchia se mantuvo en su plaza, pero no tardó en aparecer James.

Y, así, JIM se aproximó a su versión acabada actual: en Málaga y Sabadell repitió alineación, ya con James en el once y con Ratón en la portería por la lesión de Cristian. En total, con el técnico alicantino han sido siempre titulares, los siete encuentros de liga, Vigaray, Francés, Jair, Eguaras, Francho y Narváez. En seis partidos, todos los disponibles, lo ha sido Chavarría. Bermejo lo ha sido en cinco partidos, siempre, también, que JIM lo ha tenido para jugar 90 minutos. Igual que el lesionado Cristian. Estos nueve jugadores son el tronco principal al que se han agregado ahora con continuidad James y Alegría, precisamente, éste, el único fichaje invernal que se ha ganado un papel titular. Ni Sanabria ni Peybernes han jugado aún de inicio.

JIM ha construido, así, el bloque con el que está reanimando al equipo con los futbolistas que ya iniciaron la temporada, algunos de ellos, con poco bagaje bajo el mandato de Baraja o Iván Martínez debido a los problemas físicos: Vigaray, Jair o James son ejemplos claros de futbolistas esenciales, ahora con un papel acorde a su rango. Francés y Francho, ascendidos a la primera plantilla en verano, han seguido el curso natural de los futbolistas en desarrollo y con potencial para ser piezas de relevancia en el medio plazo. Chavarría y Narváez, dos refuerzos veraniegos como Jair, han sido siempre fijos, parecido a Sergio Bermejo cuando ha estado apto para jugar. Eguaras, con Baraja, no tuvo los galones que portó con Natxo González o Víctor Fernández en las dos mejores versiones del Zaragoza en su actual ciclo en Segunda; pero con Iván Martinez y JIM avanzó a mediocentro principal del equipo. Y Cristian Álvarez, sin lesiones de por medio, es el que siempre ha estado y está.

Etiquetas
Comentarios