Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Arcediano Monescillo, bajo la lupa ante la Ponferradina (y Prieto Iglesias en el VAR)

Después de la polémica intervención arbitral del catalán Ávalos Barrera en Albacete, en colaboración con el gallego Pérez Pallas en el videoarbitraje, el Real Zaragoza será juzgado por este veterano árbitro manchego.

Árbitros para la jornada 23ª de Segunda División.
Árbitros para la jornada 23ª de Segunda División.
RFEF

Dámaso Arcediano Monescillo, veterano árbitro castellano-manchego de la Segunda División, ha sido designado por el Comité Técnico para dirigir el duelo Real Zaragoza-Ponferradina, que se jugará este viernes a las 21.00 en La Romareda para, una vez más, abrir la jornada de turno, en este caso la 23ª y segunda de la segunda vuelta de la liga de plata. Una circunstancia ordinaria en cualquier otro momento de la liga, natural, pero que en el caso del Real Zaragoza supone entrar dentro de la lupa de gran aumento de la atención del zaragocismo por venir de un gran escándalo arbitral en el último partido, el vivido en Albacete hace una semana, con un penalti inventado por el catalán Ávalos Barrera, de la mano del responsable del VAR, el gallego Pérez Pallas, que al final supuso de facto la derrota zaragocista por 1-0 ante el entonces colista, el cuadro albaceteño. 

Arcediano es un colegiado con tablas, que va camino de los 37 años y que lleva ya 10 temporadas en Segunda División, sin lograr nunca dar el salto a la cúspide de la élite española. Alterna temporadas con buenas calificaciones con otras, la últimas principalmente, trufadas de errores serios que le han sacado del carril de favoritos al ascenso a Primera. Ha sido un habitual con el Real Zaragoza en los últimos años, aunque esta será, curiosamente, la primera vez que lo arbitre en esta liga 20-21 tras 23 partidos dirimidos ya. El último partido que pitó a los zaragocistas fue, singularmente, un Real Zaragoza-Ponferradina, el gemelo al actual con el que se puso punto final a la liga pasada, con victoria por 2-1 de los aragoneses ante los bercianos, gracias a un gol de Blanco a través del VAR, pues Arcediano y su linier patinaron al anularlo de primera mano, equivocadamente. No tiene grandes quejas el Real Zaragoza de los arbitrajes de Arcediano en esta última y dilatada era de 8 años en Segunda. 

En el VAR estará el navarro Prieto Iglesias. Lejos de ser algo secundario o anecdótico, la figura del árbitro del videoarbitraje es, en los últimos tiempos, tan relevante o más que la del juez de césped. El caso del galaico Pérez Pallas en los últimos días es clave para entenderlo. 

Pérez Pallas fue el principal cómplice activo del fraude de Ávalos Barrera en el penalti que supuso el viernes pasado la victoria del Albacete ante el Real Zaragoza por 1-0. Y, sin solución de continuidad, el mismo sujeto, Pérez Pallas, ejerció en el VAR el martes, hace pocas horas y apenas cuatro días después de la polémica del estadio albaceteño, en el partido aplazado por la nieve Alcorcón-Albacete, de nuevo con los manchegos como protagonistas. Y el Albacete ganó 1-2 en el campo de Santo Domingo del sur de Madrid... gracias a otro penalti cargado de cicuta por una supuesta falta por empujón de un defensor alcorconero al delantero albacetense Zozulia, hecho que el vídeo y las repeticiones dejaron muy en entredicho, en la frontera con la inexistencia de tal falta máxima

El Albacete, en apenas cinco días, pasó de ser colista, estar en trance de desahucio en la clasificación con solo 15 puntos y descolgado, a tener ahora 21 puntos, haber salido del barrizal del fondo de la clasificación y estar en puntos de salvación. Todo a costa de perjuicios flagrantes a dos rivales directos, Real Zaragoza y Alcorcón. Dos penaltis de tómbola, firmados y rubricados con lacre por el referido Pérez Pallas (gallego descendido hace dos años a Segunda B por sus malas actuaciones y que, para no pitar en una categoría inferior, se reenganchó al VAR como actividad exclusiva y ya no ejerce en los campos sino que es un 'especialista' de las pantallas), han puesto al Albacete lleno de vida. 

A partir de este episodio doble reciente, en Zaragoza están todos los radares activados en grado extremo. Está en juego la vida y el asunto arbitral, como se ha demostrado en los episodios aquí narrados, no es algo secundario. Al contrario, tiene una importancia capital. 

Etiquetas
Comentarios