Despliega el menú
Real Zaragoza
Suscríbete

real zaragoza

Más obligados que nunca

Iván Martínez se sienta en el banquillo aragonés, si bien el club sigue buscando nuevo técnico. El Real Zaragoza, colista, persigue un triunfo frente al Fuenlabrada que le dé aire ante la profunda crisis. La cita, vital para llegar con vida al mercado de invierno, exige un triunfo tras seis derrotas seguidas.

Foto del entrenamiento del Real Zaragoza en La Romareda para preparar el partido contra el Fuenlabrada
Foto del entrenamiento del Real Zaragoza en La Romareda para preparar el partido contra el Fuenlabrada
TONI GALAN

Pese a la interinidad de su cargo, pese a que el club sigue buscando nuevo técnico, centrado exclusivamente en su equipo y en el rival, Iván Martínez intentará ganar este domingo. Ganar. Ganar. Ganar. Aunque sea infinitivo, ganar se viste hoy de imperativo para el Real Zaragoza. Gana, Zaragoza. Por favor, gana. Sobran las razones para apelar al imperativo, el modo verbal que permite dar órdenes o hacer peticiones. Más que una petición, es un ruego, una súplica. Colista en la tabla clasificatoria con apenas 10 puntos, doce jornadas sin vencer, tras seis derrotas consecutivas el Zaragoza está más obligado que nunca. Gana, y echa a andar, Zaragoza.

Ganar. Ganar. Ganar. El Zaragoza no gana desde el 11 de octubre, cuando superó al Albacete, actual penúltimo clasificado, con un gol de Juanjo Narváez. Desde entonces, apenas ha atrapado tres empates en una docena de partidos. Tres puntos sobre 36, cociente condenatorio en cualquier sistema de equivalencias futbolísticas. En este tiempo, se marchó Rubén Baraja y llegó Iván Martínez. Con Iván, el Zaragoza ha perdido los cinco careos. Cierto es que no le ha pasado por encima nadie. Tan cierto como que el Zaragoza no le gana a nadie. En las tres primeras citas, incluso se puso por delante para luego caer ante Oviedo, Ponferradina y Rayo Vallecano. En Cornellá solo pudo defenderse una hora ante el Espanyol, y el pasado miércoles se inmoló en Castalia con un error defensivo escolar. Con este percal, con estos datos, con esta perspectiva y con esta prospectiva, recibe hoy en La Romareda al Fuenlabrada.

Ganar. Ganar. Ganar. Aunque la semana ha sido intensa en ruido y ecos, el único sonido verdadero lo emitirá el Real Zaragoza esta tarde frente al Fuenlabrada. Ya saben, despidieron a Lalo Arantegui, Víctor Fernández no ha regresado pese a que Lalo ya se ha ido, y Paco Jémez dijo primero que sí y luego que no. Ya veremos. De todo ese ruido y ecos, solo se ha concretado la marcha de Lalo. Sigue de momento Iván, que hoy intentará conjugar ese precioso infinitivo que también funciona como nombre. El nombre de la victoria.

Ganar. Ganar. Ganar. Hoy hay que ganar. Iván sigue trabajando, haciendo todo lo que pueda mientras le dejen. El viernes se pasaron por el entrenamiento Christian Lapetra, Fernando Sainz de Varanda y Luis Carlos Cuartero. También, por el vestuario. Ese vestuario actual que ahora mismo es el único que puede ganarle este domingo al Fuenlabrada. Ganar y sumar para llegar con vida al mercado de invierno y allí acertar con los refuerzos que rescaten al Zaragoza de la dramática situación que padece. Pero antes de llegar a enero, hay que rascar algo. Consciente de que se gana marcando goles, Iván Martínez pintará hoy un equipo más ofensivo, e incluso forzará algún jugador tocado. A ver cómo se levantan hoy Nieto, Javi Ros, Zanimacchia, Narváez y el chaval Iván Azón, pues ayer arrastraban molestias. No hay tiempo ni partidos que perder. Entrenó en los últimos días el juvenil Luis Carbonell, que entró en la convocatoria. Jugador de futuro, con talento y gol, aunque para llegar al futuro hay que salvar el presente. Hay que ganar, mucho más mirando las siguientes salidas a Almería y Gijón. Hay que ganar, aunque, crucemos los dedos, sea a la decimotercera. Hoy hay que ganar, Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión