Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Baraja: «No hemos sabido administrar la ventaja y la superioridad numérica»

El entrenador zaragocista centró el análisis general del partido empatado 2-2 frente a Las Palmas en La Romareda en la mala lectura hecha por su equipo de las fases más relevantes del juego.

Rubén Baraja, en la banda de La Romareda, en su estreno oficial como zaragocista.
Rubén Baraja, en la banda de La Romareda, en su estreno oficial como zaragocista.
Marco/Galán

Debutó oficialmente Rubén Baraja como entrenador del Real Zaragoza y, pese a que diez minutos antes de acabar el partido ante Las Palmas todo apuntaba a un éxitoso primer paso, el vallisoletano tuvo que afrontar su primera rueda de prensa (telemática, pues aún no se ha visto con los periodistas ni una sola vez) con halo de decepción.

«Hemos jugado por fases, por momentos. El inicio del partido ha sido bueno, el equipo ha entrado bien y tras el 1-0, creo que encajar el 1-1 nos ha perjudicado un poco. Nos han empatado sin estar haciendo nada ellos (Las Palmas), en una acción de córner muy mejorable por nuestra parte», comenzó subrayando a modo de autocrítica el técnico pucelano.

Baraja derivó su análisis del bajón evidente del equipo en la recta final del choque, con todo a favor, hacia el ámbito de la preparación física, aduciendo que es algo propio de lo tempranero del momento en la competición. «Tras el descanso nos hemos vuelto a rearmar. Ha llegado el 2-1, que era lo que buscábamos y se ha encontrado enseguida. Pero a partir de ese tanto, me da la sensación que por el aspecto físico, nos ha costado tener la continuidad que requería el partido y matar el marcador», arguyó.

Por supuesto, no faltó una alusión a esa gran ventaja, que cuando ocurrió se antojó clave y definitiva a favor de los zaragocistas, que se tiró por la borda incomprensiblemente en la recta final del duelo: la expulsión del canario Lemos. «Cuando ellos se han quedado con 10 hombres no hemos sabido administrarlo, teníamos el partido favorable tanto en el resultado como en la superioridad de futbolistas en el campo. Después, el 2-2 hay que valorarlo como un acierto del rival, tiene mérito el disparo que saca desde tan lejos. Y, tras este empate, hemos sufrido nuestra expulsión y el equipo ha acabado muy justo», completó su análisis global del partido.

Las máculas de este primer Zaragoza del curso las vio claras su nuevo entrenador: «Ha habido momentos buenos mezclados con otros de dificultades. Debemos lograr ser más constantes en el juego, lograr continuidad en el esfuerzo, descifrar lo que pide el partido. Todo esto nos ha costado plasmarlo, sobre todo en la recta final del partido», reprochó Baraja en voz alta a sus hombres.

El vallisoletano insistió en lo nuclear de la tarde, pues estaba dolido. «Debemos aprender, cuando tu tienes el partido 2-1 a favor y el rival se queda con uno menos, en un día tan importante como era este primero, no puedes dejar de sumar los 3 puntos. Nos faltó oficio y frescura», redundó. 

Etiquetas
Comentarios