Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Tropiezo a última hora de un verde Real Zaragoza ante Las Palmas

El cuadro canario logró el 2-2 definitivo a falta de 9 minutos en un partido flojo donde los aragoneses perdieron dos ventajas y el hecho de jugar en superioridad numérica minutos clave.

Partido Real Zaragoza - Las Palmas en La Romareda
Partido Real Zaragoza - Las Palmas en La Romareda
TONI GALAN

La liga 20-21 empezó en La Romareda este sábado con parecidas sensaciones a como acabó la anterior. El Real Zaragoza, que tuvo dos ventajas en el marcador y jugó minutos clave al final del partido en superioridad numérica, se dejó empatar finalmente el duelo por un Las Palmas con poca sustancia, mostrando un estado de provisionalidad y falta de cuajo que, a partir de ahora, ya le va a penalizar de no mediar una rápida mejoría técnico-táctica. El 2-2 final fue un jarro de agua fría cuando los zaragocistas ya creían que el primer triunfo del nuevo año estaba casi escriturado.

Tuvo un buen inicio el remozado Real Zaragoza en este partido del estreno liguero. Con frescura, con combinaciones a la primera, con movimientos de desmarque. Llamó la atención en positivo ese espacio que, eso sí, no duró más de 10 minutos. En ellos, Narváez remató en el 4 un centro raso de Vigaray y el balón, tras dar en Aythami, se marchó a córner con fortuna para los canarios. En el 6 llegó la mejor acción zaragocista en la primera mitad, una jugada de filigrana que acabó centrando Chavarría para que Vuckic, en carrera, empalmara fuera por un metro. De este principio efervescente se pasó a una fase de mayor pausa, quizá viendo los de Baraja que estaban bien enchufados y que las cosas irían viniendo por sí solas.

Esa impresión anímica de un Zaragoza dominante se acrecentó cuando llegó el 1-0 en el minuto 18, a balón parado. Sacó un córner Eguaras y el ariete amarillo, Clau Mendes, cabeceó hacia su marco anotando así el primer gol de los blanquillos en esta temporada. Un regalo que, lejos de agradecer los de Baraja, echaron a perder en apenas 5 minutos. Sigue el Real Zaragoza sin saber manejarse bien con las circunstancias a favor. Aunque los de Pepe Mel dieron muestras de desconcierto tras encajar ese tanto inicial, en el 23 encontraron la reparación merced a otra doble donación gratuita de dos jugadores locales: Eguaras y Cristian Álvarez. El primero, con una pérdida de balón en la medular de esas que lo ponen en evidencia siempre (era ya la segunda en poco rato) patrocinó una contra de Las Palmas que acabó en saque de esquina. Grueso error del navarro. En ese córner, el balón llegó en corto al lateral Lemos -gran cañonero- a unos 30 metros del portal local. El empalme con la derecha se lo comió Cristian tras el bote previo junto al palo derecho. Era el 1-1 y se acabó la ventaja y, de paso, las buenas sensaciones.

De ahí al descanso, nada de nada se apreció en el blando y peligroso césped de La Romareda. No está bien arraigada la hierba tras el tratamiento veraniego. Las bandas del medio campo zaragocista fueron nulas: Nick por la derecha (fuera de sitio el joven, aunque Baraja se sigue empeñando en inventar la rueda) y Chavarría, adelantado, en la izquierda. Arriba, los puntas Narváez y, sobre todo, Vuckic, fueron dos piezas desconectadas del juego, sin suministro ni mezcla. Los laterales, otrora armas ofensivas, no parecen los mismos, sobre todo un desdibujado Vigaray, con problemas incluso en defender. Nieto tampoco está fino. En la medular, Eguaras sin cambios respecto de lo sabido en el último trienio, a lo Curro Romero, una buena y bonita y nueve con defectos. Y Javi Ros, trabajo, trabajo y trabajo, pero sin brillos para el equipo. Él ha de engranar en un sistema que lo ayude, nunca ser él quien provoque la plasticidad con la pelota. Sabido es también hace casi un lustro.

Partido Real Zaragoza - Las Palmas en La Romareda
RESUMEN DEL PARTIDO EN VÍDEO
Toni Galán/José Miguel Marco

El descanso llegó con muchas dudas en el seno zaragocista. En frente, Las Palmas no le iba a la zaga, pues el también revolucionado equipo insular es hoy por hoy un bloque bastante indefinido e impersonal. Pejiño dio mal a Vigaray, Kirian se peleó con los centrales, Guitián y Atienza, correosos sin más. Y poco más dieron a ver los grancanarios. El 1-1 era buena fotografía de lo visto, que era poca cosa en lo sustancial. Nada que objetar.

Sin cambios nominales se reanudó el duelo. Y Clau Mendes, queriéndose desquitar de su pifia en el 1-0, asustó en la primera jugada, viendo a Álvarez adelantado. Su chut potente, en vaselina, rozó el larguero y salió alto. Las Palmas asomó más adelantada, más valiente en la posición estática. Pero le duró poco esa pose porque el Real Zaragoza logró el 2-1 en el 49, enseguida. Javi Ros agarró con la zurda en la frontal un rechace flojo de la defensa tras un centro defectuoso de Chavarría y colocó el balón pegado al poste izquierdo de Valles. Mejor no podían recomenzar los aragoneses. De nuevo en ventaja.

Partido Real Zaragoza - Las Palmas en La Romareda
Ros marcó el segundo gol zaragocista
Toni Galán/José Miguel Marco

Baraja quitó del campo a Vuckic y dio entrada a Adrián González. Una pequeña mutación de sistema, algo así como el paso de un 4-4-2 a un 4-2-3-1. La UD Las Palmas reaccionó con más corazón que ideas y, en esa fase de cierto relax local, Aythami cabeceó un centro de Rober alto por poco en el minuto 63. Fue un aviso para que nadie se confiara. En fase defensiva, el Zaragoza no estaba fuerte, había déficits en velocidad, en ubicación. Varias tarjetas las vieron los blanquillos por lentitud, por falta de fuelle.

En el minuto 69 tuvo lugar una acción con tintes de máxima relevancia. El goleador canario, Lemos, cortó una contra de Narváez con una falta clara que supuso la segunda amarilla y su expulsión. Los visitantes se quedaban en inferioridad, en plena fase desesperada de los de Mel y con el Zaragoza algo aturullado. El entrenador insular hizo un doble cambio de inmediato para buscar arreglo a sus problemas crecientes, con Benito y Mesa como apuestas para ello. Entretanto, los aragoneses intentaban retomar el dominio perdido hacía muchos minutos y Chavarría erró un control en el área -que debió ser remate- tras un centro de Ros al segundo palo. Hacía falta el tercer gol para apuntalar este importante triunfo en el debut liguero.

Baraja le dio el último cuarto de hora a Gabriel Fernández en el puesto de un agotado Narváez. Se vio poco a la delantera nueva en toda la tarde. Casi a la vez, Mel acabó su metamorfosis en marcha con un triple cambio, todo con afán ofensivo (Araujo incluido, aquel que estropeó el ascenso de 2015). Y fue mano de santo para los canarios porque Espiau, uno de los nuevos, empalmó desde 35 metros un latigazo que se coló casi por la escuadra derecha de Álvarez, sin respuesta en todo el partido a lo que le llegó. El 2-2 fue inesperado ante las coordenadas que se habían establecido con la roja a Lemos tiempo antes.

No vinieron los males solos. Nieto fue expulsado por cortar un contragolpe de Las Palmas, por doble amarilla, en el 84. Las fuerzas se igualaban numéricamente para la recta final, en la que Baraja metió en danza a Raí Nascimento para buscar verticalidad y redebutar mucho tiempo después. El esprint final fue un poco desbarajuste general. Lleno de nervios, de imprecisiones. Al Real Zaragoza le costó un mundo llevar el balón cerca del área rival. De hecho, apenas lo logró cuando era eso lo único que debían hacer en busca del milagro final. Los canarios, de ser un cadáver colectivo, pasaron a ser mejores. Y así se puso el punto final, con el mismo aire de decepción, a puerta cerrada, desde que el fútbol de verdad se abolió para pasar a disputarse este de mentira.

La conclusión, como ya estaba sentida de antemano tras ver los tres partidos de la extraña pretemporada de este 2020, es que el Real Zaragoza está verde, muy verde. Inmaduro y posiblemente incompleto, sin acabar, sin rematar. El comienzo precipitado de la nueva liga anuncia curvas. De entrada, pinchazo que no debió ser así cuando, a falta de 20 minutos, el equipo aragonés ganaba y el adversario, pobre en su propuesta, se quedó con un jugador menos. Queda por delante un mundo, cierto es. Pero también mucho por mejorar y asentar en un Zaragoza con rostro rehecho por la cirugía plástica.

Ficha Técnica

Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Vigaray, Atienza, Guitián, Nieto; Eguaras, Javi Ros (Raí Nascimento, 85); Nick, Chavarría; Narváez (Gabriel Fernández, 76) y Vuckic (Adrián González, 58).

UD Las Palmas: Valles; Álvaro Lemos, Suárez, Aythami, Díez; Ruiz, Loiodice (Fabio, 79); Rober (Araujo, 79), Kirian (Maikel Mesa, 72), Pejiño (Espiau, 79); y Clau Mendes (Benito, 72).

Árbitro: Javier Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Expulsó por doble amarilla a Álvaro Lemos (56 y 69) y a Nieto (9 y 84). Amonestó a Javi Ros (15), Atienza (36), Nick (62), Mesa (89) y Adrián González (93).

Goles: 1-0, min. 18: Clau Mendes, en propia puerta. 1-1, min. 23: Álvaro Lemos. 2-1, min. 49: Javi Ros. 2-2, min. 81: Espiau.

Incidencias: Tiempo desapacible en Zaragoza, con solo 19 grados y un fuerte cierzo, superior a los 50 kms/h por momentos. El césped de La Romareda presentó un aspecto aceptable, pero sigue inestable. Se guardó un minuto de silencio por los abonados fallecidos en los últimos meses.

Así narramos el partido:

Placeholder mam module
Partido Real Zaragoza-Las Palmas, en directo
Etiquetas
Comentarios