Despliega el menú
Real Zaragoza

copa del rey

El Real Zaragoza y la Copa del Rey: mirar al pasado para reescribir el futuro

Durante su actual periplo en Segunda, el equipo aragonés ha caído siempre en las primeras rondas de un torneo donde, sin embargo, ha escrito las páginas más brillantes de su historia.

Los jugadores del Real Zaragoza celebran el único gol durante el partido de la primera eliminatoria ante el Socuéllamos.
Los jugadores del Real Zaragoza celebran el único gol durante el partido de la primera eliminatoria ante el Socuéllamos.
Ángel Roldán/LOF

Después de vencer y, sobre todo, convencer en el primer compromiso del año ante el Sporting, el Real Zaragoza piensa ya en la Copa del Rey. El torneo fetiche del conjunto aragonés que, con permiso de la añorada y recordada Recopa, más noches de gloria ha hecho llegar a orillas de la capital del Ebro. En una inusual y novedosa fecha en el calendario, el equipo de Víctor Fernández se medirá este sábado 11 de enero, por la mañana (12.00), al Nástic de Tarragona.

Consciente de que el gran objetivo del curso es el ansiado ascenso de categoría, el Real Zaragoza mira al encuentro con el obligado respeto que merece una competición que ha reportado hasta seis trofeos a las vitrinas de Eduardo Ibarra. Un reconocimiento que ya advirtió el técnico antes de debutar este año en el torneo ante el humilde Socuéllamos de Tercera División.

"Tenemos que ser muy respetuosos con una competición que ha dado tantos momentos de gloria. Cuando te pones esta camiseta y este escudo estás obligado a dar el máximo", afirmó Víctor hace menos de un mes. Ahora, frente a un Nástic más pendiente de no despeñarse a Tercera División que de avanzar en el torneo del K.O., el conjunto zaragozano buscará el pase para la siguiente ronda con un once repleto de futbolistas menos habituales.

Si sale victorioso de Tarragona, el Zaragoza igualaría su mejor participación en las seis últimas ediciones de la Copa, durante el mismo periodo que el club ha permanecido en Segunda División. Fue en la temporada 2017-18 cuando, tras superar en las primeras rondas al Granada (3-0) y al Lugo (1-0), se coló en los dieciseisavos de final, donde cayó sin ninguna opción frente al Valencia de Primera División. Los ches dominaron de principio a fin la eliminatoria, venciendo 0-2 en La Romareda y haciendo lo propio en su estadio cuatro semanas después (4-1).

Durante los cursos anteriores, el Real Zaragoza contó con un papel residual en la competición, con más sombras que luces, más centrado en volver a recuperar su lugar en la élite del fútbol nacional que de rememorar viejos y gloriosos episodios de su longeva historia. En la temporada 2013-14, la primera de esta última etapa en el infierno de Segunda, el equipo aragonés, entrenado en aquel entonces por Paco Herrera, cayó en su estreno 1-0 frente al Alavés.

Un año después, en la campaña 2014-15, el conjunto de Víctor Muñoz claudicó también por la mínima, esta vez en el campo del Albacete. Posteriormente, en la 2015-16, con Ranko Popovic en el banquillo, el Llagostera salió victorioso de La Romareda en el debut de aquella edición, mientras que un curso después, en el 2016-17, fue el Valladolid quien se impuso al equipo de Luis Milla.

La temporada pasada, después de superar en la primera eliminatoria al Deportivo de La Coruña (2-1), el Zaragoza cayó en la segunda ronda frente al Cádiz (0-1). Lo hizo, además, con Imanol Idiakez todavía en el banquillo, aunque solo cuatro días más tarde sería destituido.

Etiquetas
Comentarios