Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Un año para la esperanza

El Real Zaragoza inauguró el 2020 con un sólido triunfo que le ubica a solo tres puntos del ascenso directo. Pasado el ecuador del campeonato, ya está en el lugar idóneo en el momento oportuno.

Partido Real Zaragoza-Sporting de Gijón en La Romareda
Partido Real Zaragoza-Sporting de Gijón en La Romareda
Toni Galán

Año nuevo ilusionante en lo futbolístico el que inauguró anoche, con cuatro días de retraso por la gripe navideña del Sporting, el Real Zaragoza en La Romareda. Un año, el 2020, en el que el zaragocismo sueña con culminar el ansiado retorno a Primera División y que noches como la de este martes se encargan de alimentar con goles, fútbol y argumentos colectivos. Los aragoneses vencieron y convencieron. Fueron superiores al Sporting de Gijón y, a través de una gran presión coral, que se mantuvo desde el primer hasta el último minuto, sometieron a los asturianos, un equipo que hace solo 72 días les había goleado 4-0 en El Molinón. 

Comulgaron a lo grande con una afición que acudió en masa a La Romareda pese a la gélida temperatura y al nuevo horario del encuentro –martes laboral por la noche–. Así, el Zaragoza demostró, por fin, que puede ser sólido de manera regular en su estadio –acumula siete de los últimos nueve puntos en juego– y se ubica a tiro de piedra –tres puntos, un solo partido– del ascenso directo a Primera División que marca el Almería, un club que este año maneja un músculo financiero muy lejos de la realidad actual de la categoría.

En definitiva, el Real Zaragoza presenta y acredita una realidad numérica impensable hace solo unos meses que habla de la buena salud del equipo justo cuando la temporada acaba de atravesar su ecuador. Justo en el momento clave en el que se empiezan a definir los objetivos. Está en el lugar idóneo en el momento oportuno. A tiempo de todo.

El equipo que prepara Víctor Fernández contó, además, con la fortuna de cara justo cuando más lo necesitó, con el Sporting marrando alguna ocasión de difícil explicación y con la madera como última aliada en hasta dos ocasiones. En este sentido, el regreso a la titularidad de Cristian Álvarez, un portero de aura mágica, fue un añadido extra. El argentino volvió ‘en modo milagro’ y demostró que, aunque Ratón haya cumplido con creces como su reemplazo en las últimas jornadas, es un guardameta fuera de categoría. Sin comparación en Segunda y parte de Primera... 

También agregaron un extra de solidez defensiva Vigaray y Atienza, los otros dos esperados regresos. El lateral diestro es un valor seguro: un pulmón en ataque –suya fue, de hecho, la asistencia del 2-0– y un candado en defensa. Atienza, por su parte, agregó una dosis de solidez necesaria en el juego aéreo. Juego aéreo que, por cierto, sirvió, como en La Coruña con el tanto de Guitián, para allanar el camino de la victoria. Soro puso un balón de oro y su colega Guti anotó con un cabezazo picado el 1-0. Si el primero sigue poniendo esas rosquitas con la zurda y el segundo sigue marcando goles con cierta regularidad... 2020 quizá sea el año que ayer prometió que podría llegar a ser en el mes de junio. Quizá. Ojalá.

Etiquetas
Comentarios