Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real zaragoza

Real Zaragoza-Albacete: opción para recuperar altura en la clasificación

El equipo de Víctor Fernández recibe este sábado a los manchegos en La Romareda (21.00) con la posibilidad, en caso de triunfo, de alcanzar de nuevo el ras de la 3ª plaza en la que ya estuvo antes de la crisis de octubre.

Los jugadores del Real Zaragoza, en el entrenamiento vespertino de este viernes previo al duelo ante el Albacete, con el juvenil Francés a la derecha. Es la gran novedad en la citación.
Los jugadores del Real Zaragoza, en el entrenamiento vespertino de este viernes previo al duelo ante el Albacete, con el juvenil Francés a la derecha. Es la gran novedad en la citación.
Toni Galán

En lo que va de liga, un trimestre, 15 jornadas, nunca ha salido el Real Zaragoza del vagón de primera clase: el que lleva de viaje de agosto a junio a los seis primeros, que son los que se sientan en las plazas de ascenso directo y las de la Promoción, o sea, las seis posiciones de cabeza. Es, por ello, el mejor inicio de temporada en las siete campañas seguidas que el club lleva viviendo el calvario de la Segunda División.

Víctor Fernández, jefe de la expedición blanquilla, está teniendo que hacer dibujos, algunos abstractos, para mantener este ritmo de rentabilidad notable-sobresaliente en medio de un torpedeo incesante de bajas, lesiones, enfermedades y otras disfunciones de cariz más complidado de definir en su día a día. Y así, en este trajín plagado de minas y alambres de espino que no deberían estar en donde aparecen, el Real Zaragoza llega hoy a la 16ª estación de la liga con sus 23 puntos, en la 6ª posición, con la opción a mano de alcanzar el tercer cajón del podio. Justo el lugar que dejó hace mes y medio cuando entró en una visible depresión de resultados y juego, coincidiendo con la baja para siempre de Dwamena, las lesiones de Atienza, de Vigaray –doble– y las inexplicables mermas en las prestaciones de jugadores claves como Igbekeme o Kagawa, por citar los más sonoros y evidentes.

Una victoria hoy ante el Albacete (ubicado en el 10º puesto, con 22 puntos, solo uno menos que los zaragocistas) catapultaría al equipo de Víctor al ático, pues hilvanaría tres jornadas seguidas sumando puntos a grifo abierto, después de aquel balsámico triunfo por 3-0 ante Las Palmas hace dos semanas y el meritorio punto extraído de Almería el pasado domingo con una alineación en precario. Este es el objetivo material del duelo de esta noche fría de otoño.

Fernández, en la retahila inconclusa de accidentes e incidentes que, cada partido, meten palos en las ruedas del equipo, pierde esta vez a Nieto por un problema muscular en el muslo izquierdo. El canterano ha de evitar una lesión mayor y no ha sido citado. Ello, sumado a la ausencia de Clemente por estar con la selección sub-21 de España (el ‘virus FIFA’ que tanto daño hace a la Segunda División, que no para cuando debería hacerlo), va a derivar en una composición defensiva novedosa, con Guitián y Grippo como dúo inédito de centrales y con Lasure escoltándolos por la banda zurda.

De medio campo hacia delante, solo se espera un cambio. Eso sí, de relevancia, pues se trata del regreso al once inicial del delantero titular, Luis Suárez, el pichichi de equipo con 9 tantos y uno de los referentes de la liga ante las porterías rivales. Al colombiano, uno de los tres que jugaron arriba en Almería le tiene que hacer hueco: no parece ser Kagawa y la disyuntiva recae en los canteranos Pombo y Soro. Uno de los dos empezará en el banquillo, quizá el primero, el ‘8’.

Sin Cristian Álvarez por lesión, en la portería será titular, meses después en casa, Ratón. En el carril diestro, regresará Vigaray (ya estuvo en Almería) con el reto de ser el que fue antes de sus dos lesiones encadenadas. Víctor confía en visualizar mejorías palpables en esas piezas de alto rango en el plantel a las que aún se espera como diferenciales (los ya referidos Igbekeme y Kagawa). Se trata de obtener rentabilidad y solvencia desde los inconvenientes múltiples y variados que puntean cada semana al bloque blanquillo. Que alguien, cada día, vaya dando un paso adelante y se sume a los jugadores regulares del curso, con Guti a la cabeza de ellos. Un ejemplo positivo fue el de Linares el otro día en Almería.

En frente, aguarda un desconcertante Albacete, si se atiende a sus números y a su revirada trayectoria en este primer tramo liguero. Y es que los manchegos son, con solo 10 goles marcados, el peor equipo del torneo en efectividad (el Zaragoza, con 21 anotados, lleva más del doble). Pero, con semejante e ínfimo bagaje, han sido capaces de ganar ¡siete partidos! O sea, uno más que los aragoneses y más que 19 equipos de la liga. ¿Cómo es posible esta rareza? Pues hilando finísimo: han vencido las siete veces por 1-0. Y, mucho ojo, en cuatro de ellas jugando a domicilio: en La Coruña, Huesca, Fuenlabrada y Alcorcón.

Cuando el Albacete logra marcar primero, adquiere muchos boletos para ganar finalmente ese duelo. Los de Ramis sufren más si encajan ellos primero. Ahí, destilan muchos problemas para remontar por su carencia de gol, por su planicie en la propuesta combinativa. De este cristalino argumentario surge la pócima ganadora hoy para el Real Zaragoza: ha de marcar primero como sea.

Los visitantes traen rota su zaga, sin los lesionados Caro y Gorosito y con la baja del sancionado Kecojevic. Tienen solo un central, Arroyo. El otro será postizo: el centrocampista Azamoum. Y, como curiosidad, en sus filas destaca el dueto del ala derecha: Benito-Pedro, ambos con pasado reciente en el Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión