Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El presidente Lapetra visitó el vestuario del Real Zaragoza en un miércoles atípico

El presidente Lapetra acudió a la Ciudad Deportiva para charlar en primera persona con la plantilla y el cuerpo técnico en una mañana dura, en la que se hizo público el problema cardiaco de Dwamena.

Christian Lapetra (izda.), acompañado por el responsable de comunicación del Real Zaragoza, Miguel Gay, en el pasillo de vestuarios de la Ciudad Deportiva antes de que el presidente entrase a la caseta para charlar durante 10 minutos con jugadores y técnicos.
Christian Lapetra (izda.), acompañado por el responsable de comunicación del Real Zaragoza, Miguel Gay, en el pasillo de vestuarios de la Ciudad Deportiva antes de que el presidente entrase a la caseta para charlar durante 10 minutos con jugadores y técnicos.
Daniel Marzo

El presidente Lapetra visitó en la mañana de este miércoles la Ciudad Deportiva. A primera hora, el directivo blanquillo ya estaba esperando a que la plantilla y los técnicos estuvieran preparados para empezar la jornada de trabajo para, minutos antes de que saltaran al césped, charlar vis a vis con ellos. Por la solemnidad que suele tener siempre la presencia de Lapetra en las instalaciones de la carretera de Valencia, algo aún no sabido se sospechaba en el ambiente de los observadores diarios de los inicios de la sesión preparatoria del día. 

Iba a ser un miércoles atípico. Un día raro, duro cuando se conoció un par de horas más tarde, el problema serio de salud del delantero Raphael Dwamena, que debe abandonar, por ahora, la práctica del fútbol por una patología cardiaca que seguirá siendo estudiada una vez detectada por los médicos. 

De hecho, instantes después de que Lapetra fuese visto por primera vez en el pasillo de vestuarios, llegó el propio Dwamena, vestido de calle y con una gorra negra, en compañía del jefe de los servicios médicos del club, Ireneo de los Mártires, que portaba una bolsa del Hospital Quirón Salud. 

Aunque varios futbolistas salieron al campo de ensayos con la intención de empezar, como cada día a las 10.30, la sesión diaria, enseguida fueron reclamados desde dentro del vestuario para que retornaran dentro. Lapetra iba a trasladar al equipo diferentes aspectos importantes de ser conocidos y manejados de primera mano por el grupo. Lo hizo durante 10 minutos.

El principal, la baja sine díe de Raphael Dwamena. Lo demás, ahora, es un tanto secundario. El grupo deberá acostumbrarse cuanto antes a estar sin el ghanés,  por un tiempo que nadie es capaz de concretar en estos momentos. Se abre una nueva fase en la temporada, dentro del grupo, en el seno del equipo, tanto desde el prisma de los futbolistas como, sobre todo, desde el punto de vista del cuadro técnico. 

Lapetra ha puesto al día al grupo de futbolistas, a los protagonistas del terreno de juego. Y, de paso, ha situado en la normalidad el devenir deportivo del Real Zaragoza en el arranque liguero. Aunque en los últimos cuatro partidos no se haya catado la victoria, el inicio del curso es notable, rozando el sobresaliente. La cita de Soria, este próximo domingo en el campo del Numancia, ha de ser el del regreso a los triunfos y al sosiego anímico. Para ello, además de afrontar deportivamente el partido de Los Pajaritos, el grupo deberá salvar el golpe de lo acaecido con su compañero Dwamena. Lapetra ha mostrado todo el apoyo del Consejo con la plantilla. 

Etiquetas
Comentarios