Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Brighton inglés revocó el fichaje de Dwamena en 2017 por problemas de corazón

Entonces, la negativa del club británico a contratar al delantero ghanés justo en el momento de la firma causó polémica y su entorno, con pruebas que duraron dos meses, demostró que el punta estaba apto para jugar.

Ireneo de los Mártires, médico del Real Zaragoza, sale del vestuario de la Ciudad Deportiva este miércoles con unos informes de Dwamena en la mano.
Ireneo de los Mártires, médico del Real Zaragoza, sale del vestuario de la Ciudad Deportiva este miércoles con unos informes de Dwamena en la mano.
Daniel Marzo

La noticia de que Raphael Dwamena se ha visto obligado a aparcar la práctica del fútbol desde este miércoles, 9 de octubre, a causa de una afección cardiaca, además de ser un bombazo que tiene aturdido al zaragocismo desde mitad de la mañana, ha devuelto a la actualidad un episodio ocurrido en el verano de 2017, hace poco más de 2 años: su fichaje frustrado con el Brighton inglés.

El equipo británico, que había acordado la contratación del delantero centro africano procedente del Zurich suizo, acabó revocando el fichaje aduciendo precisamente problemas de corazón de Dwamena. En el momento de la firma, el trato saltó por los aires y Raphael sufrió un golpe personal y profesional de hondo calado.

Su entorno, sus representantes, hicieron todo lo posible por buscar una salida positiva a aquel chasco que había dejado a Dwamena sin su salto a la liga inglesa y, lo que era peor, mellado en el mercado para lo sucesivo al ser público su problema cardiopático. Durante más de dos meses decidieron someter al jugador a todas las pruebas, análisis y chequeos posibles, con la intención de encontrar un segundo o tercer diagnóstico que fuese más favorable a sus intereses y que, en la medida de lo posible, contradijera al que utilizó el Brighton para echar atrás a última hora la contratación de Dwamena procedente del Zurich.

Y, según trascendió tiempo después a través de esos nuevos estudios médicos, en octubre de 2017, cuando el futbolista ha estaba de nuevo en la disciplina del equipo suizo (propietario de sus derechos deportivos), su corazón no tenía nada grave que le impidiera continuar con la práctica deportiva. Y así lo hizo.

Regresó a los campos de fútbol con el Zurich y, en el verano de 2018, el pasado, consumó su millonario traspaso desde Suiza hasta el Levante UD, por un monto de 6,2 millones de euros. 

A partir de ese momento reciente, todo es sabido en Zaragoza, pues se rememoró al llevarse a cabo su llegada al equipo aragonés en julio para ser uno de los refuerzos estrella en la delantera que deseaba Víctor Fernández. Dwamena no se adaptó bien al Levante y cuajó un año, el pasado, pobre en números, tanto en minutos disputados (apenas 425 entre Liga y Copa a lo largo de 15 ratos en 15 partidos puntuales), como en goles conseguidos (solo uno, en el torneo copero). Y se le buscó, desde los despachos granotas, una cesión para esta segunda temporada a modo de resurrección de un futbolista caro al que deben poner en órbita positiva de nuevo para que su inversión no sea un fiasco. 

El Real Zaragoza fue su destino, con excelentes sensaciones por todas las partes desde el primer día. Tres meses después, la reaparición de aquellos problemas cardiacos que el Brighton adivinó un día del verano de 2017 y que lo llevaron a descartar el fichaje de Dwamena, acaban de dejar al equipo zaragocista sin un puntal clave en su proyecto de ascenso a Primera cuando se va a pasar la línea del primer cuarto de la temporada. 

Para los profanos de esta historia, la sorpresa por la noticia de Dwamena y el Real Zaragoza en esta mañana del 9 de octubre de 2019 ha sido mayúscula. Para quienes manejan más información en el ámbito futbolístico, el cerebro los ha trasladado de inmediato a dos años y poco más atrás en el tiempo, a aquel día de Dwamena en Brighton.

Etiquetas
Comentarios