Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

¿Cambio de sistema en el Real Zaragoza derivado de las circunstancias y del rival?

Víctor Fernández advirtió -aunque no lo dejó claro- en la previa del partido ante el Cádiz de este domingo en La Romareda que es posible que haya "variantes" y que "si no ganas partidos, es evidente que hay que cambiar".

Víctor Fernández, en el transcurso de su comparecencia ante los medios de comunicación este sábado.

Viene el Cádiz este domingo a La Romareda. El líder de Segunda, el mejor del arranque liguero. Han ganado 7 de sus 9 partidos los gaditanos. Palabras mayores. Además, con su entrenador, Álvaro Cervera, al frente, desde que regresaron a Zaragoza hace tres años tras subir de Segunda B, siempre han puntuado en el feudo aragonés, con victorias clonadas vez tras vez, Copa incluida. Son un coco para los zaragocistas.

Víctor Fernández afronta el reto en unas circunstancias muy singulares. Recupera, con el gancho y a última hora, a 4 titulares que vienen de la enfermería: Kagawa tras una enfermedad con fiebre, Luis Suárez con un serio aviso de lesión muscular y fatigado hace semanas, y Vigaray e Igbekeme tras aprontar su rehabilitación por sendas roturas fibrilares hace 15 días frente al Lugo. Todo, asimismo, incluido en un calendario frenético, con 3 partidos en 7 días, el último y previo ante el Málaga, solo 72 horas antes de recibir a los gaditanos. 

Con estos preámbulos, la pregunta sale sola. ¿Cambiará Víctor de sistema táctico para acometer un partido tan específico como el del Cádiz? Fernández la respondió, sin rotundidades, a primera hora de la tarde del sábado. 

"Repetir una manera de jugar siempre puede responder a que estás haciendo bien las cosas. Pero si esa forma de jugar no te permite ser superior y no ganas partidos, tendrás que cambiar. Es evidente que tendrás que cambiar. Tenemos recursos suficientes para componer la forma del dibujo táctico que nos ayude a ganar al Cádiz", dijo el técnico, sustentándose en la racha reciente de 3 empates seguidos del Real Zaragoza (Lugo, Oviedo y Málaga) que han supuesto un inevitable frenazo en la suma de puntos pese a la imbatibilidad vigente del equipo blanquillo.

"Siempre hay variantes, cosas por las que intentas apostar para que seas superior al rival, que también cuenta y tiene sus armas: el Cádiz suele esperar atrás con dos líneas de cuatro muy atrás y jugar al contragolpe rápido, con jugadores muy atléticos y físicos, con progresiones muy profundas por los costados. Tenemos armas para superar y contrarrestar esto", añadió a su tesis, volviendo a destilar algún matiz de cambio para este domingo.

¿Puede ser la forma de jugar que utilizó en Oviedo en la última media hora cuando tuvo que remontar el 2-1 adverso? O sea, la de jugar solo con un punta, con dos extremos abiertos y Kagawa como tercer centrocampista por delante de un doble pivote más de sujección atrás. Y ahí, con tantos detalles, ya no quiso entrar Víctor.

"Sobre las cuestiones tácticas... no quiero dar ninguna pista. Pero no haremos nada que no hayamos trabajado, que no esté ensayado o que hayamos ofrecido ya a lo largo de los partidos previos". Es decir, no queda descartado lo ya visto en Oviedo en aquellos 30 minutos finales del Tartiere: un 4-2-1-3 (compatible con el 4-2-3-1 en fase defensiva).

Hacía días que el Real Zaragoza no llevaba a 19 en su lista de convocados. Sobrará uno a última hora. ¿La razón es que hay alguno (o algunos) que están bajo mínimos en su condición física?

"Llevo 19 citados porque hay alguno que anda un poco más justo, con unos valores de fatiga altos. Es lógico después de dos partidos tan exigentes en tan pocas horas. Y también hay un riesgo de catarro, de proceso febril, como nos ha vuelto a ocurrir con Lasure esta vez (el lateral se queda en casa) o pasó el miércoles con Kagawa", respondió Fernández. Hay un elemento patógeno que amenaza a la plantilla de síntomas gripales. 

Así pues, aventurar esta vez, no solo ya el 11 inicial del Real Zaragoza, sino el dibujo táctico en la pizarra de Víctor Fernández, es casi un imposible porque el entrenador, en varios casos concretos y de peso específico en el equipo, va a esperar hasta un par de horas antes del duelo contra el Cádiz para definir su estratagema. Pero cambios, sí que parece que se adivinan. Y tal vez más sensibles de lo habitual.

Etiquetas
Comentarios