Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Víctor Fernández: "Está claro: se iba Dwamena y Pita era el último hombre"

El entrenador del Real Zaragoza, al término del partido ante el Lugo (0-0), no quiso cargar contra el arbitraje de Areces Franco, pero sí reivindicó la clara la acción del minuto 30 en la que el central lucense debió ser expulsado.

Momento crucial del partido: Pita derriba por detrás a Dwamena, al borde del área, cuando el delantero del Real Zaragoza se iba solo hacia el gol. El árbitro, Areces Franco, solo mostró la tarjeta amarilla al central lucense y decidió no expulsarlo, como pareció ser lo natural.
Momento crucial del partido: Pita derriba por detrás a Dwamena, al borde del área, cuando el delantero del Real Zaragoza se iba solo hacia el gol. El árbitro, Areces Franco, solo mostró la tarjeta amarilla al central lucense y decidió no expulsarlo, como pareció ser lo natural.
Toni Galán

Tras el 0-0 ante el Lugo, primer partido sin victoria del Real Zaragoza en su campo en lo que va de liga, Víctor Fernández compareció en la rueda de prensa sereno, tranquilo, aceptando con la naturalidad del técnico experimentado el contratiempo que supone haber empatado frente a los gallegos en un partido en el que dominó el Real Zaragoza de punta a cabo. 

"Hemos respondido bien en todo –dijo el técnico aragonés– menos en un aspecto: el gol. Hemos sido fieles a nuestro estilo y porfiamos por la victoria en todo momento, hasta el final. Nos ha faltado algo de claridad en los últimos metros. Pero tengo que felicitar a mis jugadores y también a la afición, por el constante apoyo que nos ha prestado. El comportamiento de La Romareda ha sido tremendo, dándonos la energía que necesitábamos e insuflando la fuerza que precisábamos", reseñó el zaragozano de entrada, intentando positivizar el tropiezo.

"Tuvimos tres claras oportunidades al principio del encuentro –rememoró Víctor– y alguna de ella debimos aprovechar. Luego, el Lugo se ha ido haciendo fuerte en su planteamiento. Pero aunque sólo fuera por la insistencia mostrada a lo largo del choque, creo que merecimos la victoria, algo más que el empate a cero. El último cuarto de hora se ha jugado en sólo veinticinco metros, los más próximos a la portería del guardameta rival".

A juicio de Víctor, la espesura en los metros definitivos y la carencia de acierto en algunos remates de apariencia franca explican el empate.

"La defensa contraria –expuso– estuvo muy cerrada durante todo el partido y no alcanzamos la claridad suficiente en los metros finales. Kagawa, por ejemplo, ha afrontado un partido muy complicado, siempre cerrado; pero aún así ha mostrado detalles de calidad y diferenciales. En Segunda, vamos a ver partidos así repetidas veces. Las diferencias entre unos conjuntos y otros son pequeñas. Estamos muy igualados". 

En este sentido, no quiso cargar de culpas al lamentable arbitraje de Areces Franco. "Tenemos que convivir con esto", manifestó. "Nuestra obligación es ser mejor que el rival". No obstante, sí indicó que la acción en la que Pita debió ser expulsado "es clara". Dwamena se iba de modo "frontal, con el balón controlado y Pita era el último hombre"

Una protesta rotunda en su contenido, dicha al final de toda la exposición técnico-táctica (que fue por delante) y con mucha mano izquierda en el talante de Fernández. Fue una jugada que pudo resultar clave. Pero, junto a ella, los yerros del equipo en términos futbolísticos también tuvieron su importancia en no haber acabado el sábado felizmente en La Romareda.

Etiquetas
Comentarios