Real Zaragoza

real zaragoza

La generación de Atienza, mundialista con España sub-17, subcampeón en Corea

El nuevo central del Real Zaragoza fue uno de los 21 de Santisteban siendo juvenil del Atlético de Madrid. En aquella camada, que perdió 4-0 la final con Nigeria, estaban De Gea, Bojan, Illarramendi, Nacho, I. Camacho...

Atienza, con el 17 junto al portero De Gea, en su época de internacional con España sub-17.
Atienza, con el 17 junto al portero De Gea, en su época de internacional y mundialista con España sub-17. La alineación de izda a dcha. es esta: De Gea, Atienza, Morgado, Aquino, Nacho, Ignacio Camacho; abajo, Bojan, Sergio Rodríguez, Fran Mérida, Lucas Porcar y Iago Falque. 
RFEF

Francisco Javier Atienza, 'Pichu' de apodo, es uno de los fichajes del nuevo Real Zaragoza 2019-20. El defensa central cordobés, de 29 años, ha tardado en asomar en el fútbol profesional, pues solo ha vivido las últimas tres temporadas en Segunda División en su ya dilatada carrera: la pasada en el Numancia y las dos anteriores en el modesto Reus. Y nunca ha llegado a debutar en Primera. Hasta los 26 años, Atienza no tocó los campos de la LFP y su trayectoria discurrió en Segunda B, en el Atlético de Madrid B (4 ligas), Sevilla Atlético (2 campañas), Huesca y Hércules (otros 2 años).

Para muchos, Atienza aparece a estas alturas de la vida zaragocista como un jugador ya veterano, sin mucho currículum y que acaba de alcanzar la cota deportiva del Real Zaragoza como su cima más importante hasta ahora, pese a ser un club anclado en Segunda desde hace ya seis temporadas (va a comenzar la séptima consecutiva en la división de plata). Seguramente, vistos los datos y los números, esa apreciación es cierta

Pero, en los orígenes de la carrera de Atienza, se encuentran detalles de alto valor en este futbolista que fue canterano del Atlético de Madrid. Allí, en su edad cadete-juvenil, el nuevo zaguero zaragocista fue uno de los mejores de su escalafón en todo el fútbol base nacional, a juzgar por la decisión de la Federación Española de llamarlo durante un par de años a la selección sub-17 de España.

Atienza, en esa fase de su crecimiento, con 16 y 17 años, formó parte de una generación de jugadores que fueron subcampeones del mundo en el torneo sub-17 celebrado en Corea del Sur en agosto de 2007. Fue aquel equipo donde el zaragocismo veía con cariño al aragonés Ignacio Camacho, capitán de aquel combinado de La Rojita, que precisamente había abandonado la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza para irse al Atlético de Madrid, junto a Atienza, y que perdió la final de aquel Mundial ante Nigeria. 

De aquella camada de jugadores emergentes que seleccionó el mítico Juan Santisteban en aquella temporada que unió 2006 y 2007 para la categoría sub-17, algunos han llegado a la selección absoluta: De Gea (hoy en el Manchester United), Nacho (del Real Madrid), Illarramendi (de vuelta en la Real Sociedad); más atrás en el tiempo, Bojan Krkic (propiedad del Stoke City, excanterano del Barcelona) o el citado Camacho (hoy en el Wolfsburg alemán y antes en el Málaga y el Atlético de Madrid).

Otros de aquel grupo se quedaron un escalón más abajo, pero han vivido y tienen su espacio natural en el fútbol profesional ubicados en equipos de la élite: el portero Mariño (hoy en el Sporting de Gijón, antes en el Villarreal), Iago Falque (en el Torino italiano), Fran Mérida (Osasuna, antes Huesca), Tejera (Oviedo, Tarragona) o Isma López (Tenerife, antes Gijón, Athletic Bilbao, Lugo y, curiosamente, con un paso por el filial zaragocista, el RZD Aragón).

Por Polonia anda Dani Aquino, el Torito, ex del Murcia, Atlético de Madrid, Numancia (está en el Piast Gliwice). Y el central Rochela, gallego ex del Deportivo de La Coruña, acabó en Tailandia y juega en el Port de ese país. 

En otro vagón de menos fuste han ido desembocando otros miembros de aquel equipo español. El exzaragocista Lucas Porcar, canterano del Espanyol y ahora sin equipo, jugó últimamente en el Hospitalet de Tercera. El defensor Morgado, también del fútbol base del Atlético de Madrid, está en el Calahorra tras una época en el Amorebieta. El lateral Sergio Rodríguez milita en el Linense. Ambos en Segunda B.

David González, otro ex de la cantera del Barcelona, acaba de subir de Tercera a Segunda B con el Marino de Luanco asturiano. Lo mismo que el portero merengue Yelco Ramos con Las Rozas, de Madrid. En la Tercera valenciana se halla Ximo Forner, canterano del Valencia en su día, que está en las filas del Atlético Saguntino

Y todavía han llevado pasos más alejados del fútbol de brillos y fama otros dos jugadores de aquella generación de plata tan prometedora. Se trata de un dúo que, con 27 y 28 años, decidieron colgar las botas y están totalmente retirados: el canterano del Villarreal Jordi Pablo y el miembro de La Masía del Barça Bolaños.

Atienza jugó 2 partidos en aquel Mundial de Corea

El ya zaragocista Atienza jugó dos partidos en el Mundial de Corea del Sur. España empezó ganando sus dos primeros partidos en la fase de grupos, por 4-2 a Honduras y por 2-1 a Siria. Atienza fue titular y jugó los 90 minutos ante los hondureños. En el tercer partido del grupo, se dio un empate 1-1 ante el otro grande, Argentina. Ahí de nuevo fue titular Atienza, contra un albiceleste en la que eran diecisieteañeros Musacchio, Salvio o Zuculini.

En los cruces directos, a partir de octavos de final, el central zaragocista ya no contaría para el seleccionador y vio todos los partidos desde el banquillo. La victoria por 3-0 ante los anfitriones, Corea de Sur. El pase en cuartos ante Francia, por penaltis, tras empatar 1-1 ante los galos. La victoria por 2-1 frente a Ghana en la semifinal. Y la derrota dolorosa, en la tanda de penaltis, ante Nigeria, en un choque que acabó sin goles, 0-0.

Esta es la particular historia personal de Francisco Javier Atienza Valverde, el espigado central de 1,90 que acaba de fichar el Real Zaragoza del Numancia. Detrás de una pátina mate en su pasaporte futbolístico actual existe una base brillante que también es conveniente conocer. Algo que el protagonista, entonces con 17 años y con el 17 de España a la espalda, seguro que jamás olvidará. El fútbol, cuando se hacen este tipo de retrospectivas, es una enorme caja de sorpresas y define lo que es la vida en su totalidad: una mezcla de acierto, aptitud, actitud y fortuna. En cada caso concreto, con diferentes porcentajes de cada cosa en la coctelera.

Etiquetas
Comentarios