Real Zaragoza

real zaragoza

Un respiradero en la Ciudad Deportiva

La venta inminente de Alberto Soro al Real Madrid confirma a la cantera como principal fuente de ingresos por traspasos de la última década.

Alberto Soro, del Real Zaragoza
Alberto Soro, del Real Zaragoza
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Los futbolistas de la cantera del Real Zaragoza se han significado en la última década como el madero a flote de un club sacudido por el oleaje de su crisis deportiva , sus urgencias económicas, sus necesidades de pago…  Desde el traspaso de Ander Herrera al Athletic de Bilbao en el año 2011 cuando en el casco de Real Zaragoza de Agapito Iglesias comenzaban a aparecer las primeras grietas y emergencias monetarias graves, el jugador formado en la Ciudad Deportiva se ha convertido en el principal activo patrimonial del club del escudo del león.

La venta inminente de Alberto Soro, con destino ahora fijado hacia el Real Madrid, por una cantidad que se situará en torno a los 2,5 millones, confirma la tendencia de este ciclo negro del Real Zaragoza, delimitado por su caída a Segunda División y su fallida insistencia en escapar de ella.

En otros tiempos, en Primera División, en los que el club aragonés precisó de ventas para cuadrar presupuestos o en los que apenas podía resistir en una posición de fuerza ante las ofertas de clubes de rango superior por sus piezas de más atractivo, las vías de traspaso eran jugadores fichados antes a otros clubes, crecidos y madurados en el Zaragoza. En definitiva, inversiones de una política deportiva basada en el control de determinados mercados, apuestas, seguimientos y trabajo de secretaría técnica.

La venta valorizada de canteranos era secundaria, anecdótica si acaso, fruto de su escaso peso en el primer equipo: Ruben Gracia ‘Cani’, Alberto Zapater, Ángel Lafita…

En los últimos años, esta dinámica se ha revertido. Si el Zaragoza ha tenido algo que vender, es gracias a su cantera. Ander Herrera se fue al Athletic de Bilbao por unos 11 millones de euros contando variables en 2011. Once millones que subieron 1,5 millones más después de su venta al Manchester United y el cobro de los derechos de formación.

En 2015, el Real Zaragoza traspasó a Jesús Vallejo (incluyendo el portero cadete Darío) al Real Madrid por 6 millones de euros. Tanto su caso como el de Ander Herrera fueron ventas forzadas, pura necesidad a corto plazo, en las que la sociedad deportiva anónima aragonesa tenía muy debilitada su posición negociadora. Aún así, sacó dos buenas tacadas.

Un año después, debió vender a Diego Rico al Leganés por un millón de euros, casi a final del mercado de verano. Lo mismo puede afirmarse sobre esta operación: su posición dentro del trato de compra y venta era muy frágil. Esa cantidad se incrementó 375.000 euros por derechos de formación tras el ‘pelotazo’ del Leganés al traspasarlo al Bournemouth inglés por 15 millones.

Por la salida de Sergio Gil, mediante pago, el Zaragoza cobró ese mismo año algo más de 250.000 euros.

Pero no solo los canteranos con sello del primer equipo han aliviado momentos de tensión económica o han supuesto puntos de ingresos más o menos relevantes en el contexto del Real Zaragoza de las últimas cinco temporadas. También juveniles o cadetes de la estructura formativa, como Héctor Otín (Juventus/ 450.000 euros), Darío Ramos (Real Madrid/1 millón), Paolo Fernandes (Manchester City/180.000). O los 500.000 euros de la operación conjunta con el Villarreal por Manu Morlanes y Álex Millán en 2016… O los 130.000 que se esperan ingresar por el cadete Mateo Mejía tras su marcha al Manchester United… Sumando todos los importes de los traspasos por canteranos desde 2011, el Zaragoza ha obtenido más de 21 millones de euros.

Ahora, es Alberto Soro quien abre otro canal de ingresos extraordinarios, partida de la cuentas del club a la que debe recurrirse periódicamente en Segunda para ajustar el presupuesto y afrontar pagos obligados a corto plazo. Soro podría salir en las próximas horas por 2,5 millones de euros con destino al Real Madrid, aunque aún no está claro si el jugador y el Zaragoza conseguirán su propósito de quedarse cedido.

El caso de Soro confirma también el peso de la cantera dentro de la política deportiva instaurada por Lalo Arantegui en el primer equipo desde su llegada hace dos años. El Zaragoza ha creado patrimonio en este tiempo gracias a inversiones concretas en el mercado (James, Papunashvili, Cristian Álvarez, Benito, Eguaras…), pero también con su apuesta por la cantera: Raúl Guti, Lasure (por quien se rechazó una oferta del Éibar hace 10 meses), Julián Delmás, Pep Biel, Pombo (aun con la devaluación de los últimos meses), Nieto (seguido por equipos de Primera), Soro...

Etiquetas
Comentarios