Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

La cantera zaragocista, el futuro amenazado

El interés de los grandes clubes pone en jaque el extraordinario trabajo de la Ciudad Deportiva. La normativa desampara la labor de los equipos de formación. Mateo no será la única fuga.

REAL ZARAGOZA JUVENIL ( GANADOR DE LA COPA DE CAMPEONES ) / 12/05/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Este es el Real Zaragoza juvenil, campeón de Liga y de la Copa de Campeones.
Oliver Duch

El extraordinario futuro que se adivina en la Ciudad Deportiva, evidenciado en éxitos deportivos relevantes en el fútbol de formación, como el título liguero de la División de Honor Juvenil o la Copa de Campeones, está amenazado. Puesto en el escaparate por estos éxitos irrefutables, clubes muchísimo más poderosos económicamente han echado sus redes en el vergel zaragocista, como el fichaje del cadete Mateo Mejía por el Manchester United denota. El Real Zaragoza es hoy un equipo de Segunda, pero su cantera ha demostrado que es de Primera. Limitado por un techo salarial impropio de la entidad del Real Zaragoza, el futuro deportivo del equipo del león rampante aparece íntimamente ligado con el futuro de estos chavales que se pasean por los campos del fútbol base español. El problema, como el mismo caso de Mateo Mejía desvela, reside en si podrán ser disfrutados por La Romareda o si antes serán seducidos por los cantos de sirena de clubes de vanguardia de España y de Europa.

La salida de Mateo supone un perjuicio deportivo notable y un ingreso económico muy inferior al montante global de la operación. Porque de los 670.000 euros a que asciende la operación, poco más de 100.000 ingresarán en el club aragonés. El desarrollo del fichaje de este joven jugador plasma con fidelidad la situación de inferioridad que padece el Real Zaragoza. El club aragonés ni pretendía vender a su talento ni ha llegado a ningún acuerdo para su venta. Es el mismo futbolista, con la capacidad de decisión de sus padres y asesorado por una agencia de representación, el que ha llegado a un acuerdo con el Mancheter United. El mismo Real Zaragoza difundió ayer un comunicado en el que señala que «Mateo Mejía es un futbolista que pertenece a la disciplina del Real Zaragoza en la categoría cadete, vinculado al club con ficha federativa hasta el próximo 30 de junio de 2020. El Real Zaragoza no ha llegado a ningún acuerdo para el traspaso de este futbolista al Manchester United». Así es. Pero el jugador ya ha decidido marcharse, y el club aragonés percibirá la indemnización correspondiente, una contraprestación económica.

Lamentablemente, el Zaragoza queda desesamparado por una normativa vaga que desprecia a los clubes que trabajan la cantera. Desde el punto de vista jurídico, hay que contemplar la legislación de la FIFA, la de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), la Ley del Deporte de Gobierno de Aragón e incluso los Derechos del Niño. En medio de esta inseguridad jurídica global que padece el fútbol de formación, pertenece al terreno de la obviedad que la limitación de dinero dificulta la conservación de los mejores canteranos. El Zaragoza no siempre puede retener a todos sus mejores valores. Para más inri, la llamada de los grandes no solo propicia fugas, sino que también encarece sensiblemente el coste de la inversión de los que deciden quedarse.

En este contexto, en la Ciudad Deportiva solo resta seguir trabajando y continuar apelando al zaragocismo de los talentos que se captan y allí se forjan. Un núcleo muy sensible de la primera plantilla zaragocista ya lo constituyen canteranos. Con Alberto Soro como estandarte más reciente, en el filial de Javier Garcés aparecen valores de gran futuro, todos ellos sujetos a contrato. La fantástica hornada que llega desde el conjunto juvenil de Iván Martínez también invita al optimismo, igual que los cadetes en los que goleaba Mateo Mejía, con el bilbilitano Raúl Martinéz en el banquillo. Tres futbolistas de la misma edad que Mateo (Luis Carbonell, Ángel López y Cristian Yus) ascenderán directamente al equipo juvenil de División de Honor para acelerar su progresión. Cuando los demás compran, al Zaragoza solo le queda seguir cultivando mejor que nadie su vivero y apostar por los valores que acuna en la Ciudad Deportiva. Si nos dejan, los podremos disfrutar en La Romareda. Eso nos queda, además de esperar que cambie una normativa vieja que no se ajusta a una realidad futbolística que cambia de manera constante.

Etiquetas
Comentarios