Fútbol
Suscríbete por 1€

La pólvora de Cristiano amenaza el estreno de España

La Roja comienza su andadura en la tercera edición de la Liga de Naciones enfrentándose al rival teóricamente más exigente de su grupo en el Benito Villamarín.

Luis Enrique prescinde de Busquets y De Gea, y apuesta por David Raya
Luis Enrique prescinde de Busquets y De Gea, y apuesta por David Raya
Alejandro Garcia

Un año después de que empatasen a cero en un amistoso disputado en el Metropolitano que sirvió como puesta a punto ante la inminente Eurocopa multisede, España y Portugal vuelven a verse las caras para iniciar su andadura en la tercera edición de la Liga de Naciones. Un torneo cuyo palmarés inauguraron precisamente las quinas en 2019, al imponerse a Países Bajos en el duelo que resolvió la 'final four' celebrada en los dominios lusos, y que el pasado mes de octubre dejó a un paso de la gloria al combinado de Luis Enrique, derrotado en Milán por Francia en un envite marcado por la polémica.

La selección española superó con creces ese disgusto sellando, semanas después, el pasaporte para el Mundial de Catar en el estadio de La Cartuja. Una diana de Morata doblegó la resistencia de Suecia y le ahorró a La Roja esa temida repesca que sí tuvo que afrontar, en cambio, el bloque que dirige Fernando Santos. La derrota frente a Serbia en la última jornada de la fase de clasificación condenó al vecino ibérico a jugarse su presencia en la gran cita planetaria a finales de marzo, primero ante Turquía y después contra la sorprendente Macedonia del Norte, a la que tumbó con un doblete de Bruno Fernandes que le abrió por fin las puertas de la exótica Copa del Mundo que acogerá el país asiático entre el 21 de noviembre y el 18 de diciembre del presente año.

Con la vista puesta en ese evento cada vez más cercano, la tropa de Luis Enrique regresa a Sevilla para encarar un desafío de altura frente al siempre exigente ejército que lidera Cristiano Ronaldo en un enfrentamiento que supone el pistoletazo de salida dentro del extenuante carrusel de cuatro partidos que tendrá que afrontar la selección española en apenas una semana y media. El domingo visitará a la pujante República Checa en Praga, cuatro días después retará a la ulcerosa Suiza en Ginebra y cerrará su intensa agenda el 12 en Málaga lidiando de nuevo con la República Checa.

Un fatigoso calendario que servirá a los 25 convocados por Luis Enrique para clausurar una temporada agotadora. Sin embargo, ninguno de ellos piensa todavía en las vacaciones porque el Mundial está a la vuelta de la esquina y cada llamada del asturiano constituye una oportunidad para asegurar el asiento en ese vuelo que nadie se quiere perder. Aunque el seleccionador tiene bien perfilado el bloque con el que abordará el reto de intentar devolver a España al pináculo del fútbol mundial, aún hay plazas disponibles y estos cuatro choques de la Liga de Naciones, más los dos fijados en septiembre, le ayudarán a efectuar la criba definitiva.

Racha a quebrar

Luis Enrique, que no podrá contar finalmente con Thiago por lesión, tiene entre algodones a Eric García. A ello se suma la baja de Laporte, lo que le obligará a recomponer la zaga sin el que ha sido su indiscutido cacique desde que el defensor del Manchester City tomase la alternativa doce meses atrás en el mencionado choque ante los lusos. El regreso de Iñigo Martínez supone un importante alivio por la experiencia y el poderío que aporta el central del Athletic. Otro feliz retorno es el de Busquets, que capitaneará de nuevo a La Roja después de que Luis Enrique le eximiese de los amistosos de marzo contra Albania e Islandia. Arriba, Morata volverá a ser el referente, con Raúl de Tomás en la recámara.

Enfrente estará una Portugal a la que España no gana desde hace más de un decenio. Concretamente, desde el 29 de junio de 2010, cuando el pelotón que por entonces dirigía Vicente del Bosque batió a los lusos en octavos de final del Mundial de Sudáfrica. Desde entonces, el saldo entre ambas potencias es de cuatro empates y una goleada de las quinas por 4-0 en un amistoso que acogió el lisboeta Estádio da Luz en noviembre de 2010.

Fernando Santos no podrá contar con Vitinha, que dio positivo por covid-19 hace unos días, ni con Joao Félix, lesionado en el último tramo de la campaña, pero dispone de un grupo temible en el que Pepe sigue siendo el jefe de la retaguardia, Bernardo Silva y Bruno Fernandes aportan fantasía en la sala de máquinas y Cristiano pone su inagotable pólvora al servicio de la causa.

El atacante del Manchester United ha firmado una campaña para olvidar con su club en el apartado colectivo, pero sus registros en la faceta individual siguen sembrando el pánico. Máximo artillero del fútbol de selecciones con 115 dianas, está a nueve encuentros del récord absoluto de internacionalidades que ostenta el malasio Soh Chin Ann, al que podría dar caza en el Mundial de Catar, y busca elevar su cuenta frente a La Roja, contra la que solo ha visto puerta, aunque por partida triple, en la Copa del Mundo de Rusia.

Alineaciones probables:
  • España: Unai Simón, Carvajal, Iñigo Martínez, Pau Torres, Jordi Alba, Busquets, Koke, Gavi, Sarabia, Morata y Ferran Torres.
  • Portugal: Diogo Costa, Joao Cancelo, Pereira, Pepe, Nuno Mendes, Moutinho, Bernardo Silva, Bruno Fernandes, Otávio, Cristiano Ronaldo y Diogo Jota.
  • Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra).
  • Hora: 20:45
  • Estadio: Benito Villamarín
  • TV: La1
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión