Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Oportunidad para reaccionar

El Casademont Zaragoza visita este sábado al recién ascendido Acunsa Gipuzkoa (18.00, Movistar+) con la necesidad de sumar su primer triunfo a domicilio. 

Jason Thompson lanza a canasta durante un entrenamiento.
Jason Thompson lanza a canasta durante un entrenamiento.
Basket Zaragoza

En la actualidad, el Casademont es un equipo voluble, inconstante e imprevisible, con una irregularidad manifiesta en los dos lados de la pista. Más allá de los resultados, el cuadro aragonés viene emitiendo señales preocupantes en la mayoría de sus actuaciones, con todos sus jugadores –salvo Tryggvi Hlinason– muy alejados de su verdadera dimensión. El equipo ha experimentado una sorprendente involución en su juego, pese a haber edificado el nuevo proyecto sobre los mismos cimientos que en el curso anterior la plantilla conserva hasta 11 piezas de la pasada temporada, pero de momento no transmite sino desorden y desasosiego; ha perdido la alegría.

Al menos, al Casademont le sobreviene este sábado un partido muy propicio para restaurar su imagen: se desplaza a San Sebastián para medirse con el Acunsa Gipuzkoa Basket (18.00), el rival más accesible de cuantos conforman la Liga Endesa. El conjunto vasco, recién ascendido a la máxima categoría nacional, ha doblado la rodilla en los dos compromisos oficiales que ha disputado hasta el momento: se estrenó, el pasado 19 de septiembre, con una contundente derrota contra el Real Madrid (70-86); y también fue superado por el San Pablo Burgos (77-90), diez días más tarde. Mientras, el Acunsa Gipuzkoa Basket descansó en la segunda jornada de la competición; y tampoco pudo jugar el pasado fin de semana, al haber sido aplazado su partido ante el Barcelona, en el Palau, debido a los positivos por coronavirus que se detectaron en la plantilla azulgrana –el duelo se celebrará el 20 de octubre–.

La plantilla donostiarra, muy corta de efectivos, presenta importantes carencias que, sin embargo, trata de suplir con entusiasmo, ahínco, perseverancia y disciplina táctica. Sus mejores argumentos atienden al juego interior, con William Magarity (16 créditos de valoración por partido) y Jaime Echenique (15,5) como jugadores más productivos de la plantilla.

Por su parte, Johnny Dee representa la mayor amenaza de los vascos en el perímetro. El escolta, capaz de fabricarse sus propias canastas, fue el indiscutible guía espiritual de los donostiarras el pasado ejercicio, en la Liga LEBOro, con unos registros de 15,2 puntos por choque. Además, el Acunsa también tiene en nómina a Pere Tomás, exjugador del Casademont Zaragoza, y al montenegrino Dino Radoncic, quien actúa con los vascos en calidad de cedido por el cuadro aragonés.

El conjunto zaragozano se presenta a la cita mermado por las ausencias, al margen de haber acumulado un desgaste formidable en apenas tres semanas –hasta siete partidos disputados, entre la Liga Endesa y la Champions League–. Sin embargo, el Casademonts es muy superior a su oponente en todos los órdenes del juego, y debería disfrutar de un duelo plácido y sosegado. Ni siquiera las bajas de Vit Krejci, Javier Justiz y Rasheed Sulaimon reducen el favoritismo de los aragoneses, que se han impuesto a su adversario en los últimos ocho encuentros oficiales. De hecho, la última victoria de los donostiarras se remonta a la temporada 2013-14 (73-62).

En cualquier caso, el Casademont necesita resolver numerosos desequibrios en su juego, especialmente en las labores de contención: en la Liga Endesa, el conjunto aragonés ha encajado 364 puntos en cuatro partidos, lo que se traduce en una media de 91 tantos recibidos por duelo. Un diáfano indicador de sus lagunas defensivas, que suponen un lastre gigantesco ante cualquier rival. El grupo debe recuperar cuanto antes su compromiso colectivo. «Es el momento de sacar el orgullo», advierte el entrenador de los aragoneses, Diego Ocampo, que apela a la «responsabilidad individual» para iniciar la reacción. En San Sebastián, el único resultado válido pasa por la victoria.

Etiquetas
Comentarios