Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

El Casademont Zaragoza arrolla en su primer amistoso

Los zaragozanos se imponen con amplitud en un duelo que gobernaron de principio a fin.

Talento, carácter, disciplina, generosidad, compromiso colectivo. Y un juego alegre, dinámico, brillante por momentos, muy atractivo para el espectador. El Casademont Zaragoza mantiene intactas sus señas de identidad, que tantos éxitos le han reportado las últimas dos temporadas, y sigue ofreciendo numerosas motivos para la ilusión. Al menos, es la sensación que dejó ayer el cuadro aragonés, ante el Gipuzkoa Basket (77-57), en su primer partido amistoso de la pretemporada. Los zaragozanos finiquitaron la contienda con una ventaja de 20 puntos, aunque la renta de los locales pudo ser todavía mayor de no haber reducido drásticamente la intensidad en los últimos compases.

El conjunto aragonés, mucho más cuajado, mucho más seguro de sus fuerzas, apenas encontró oposición durante los 40 minutos del choque. Aunque estrena nuevo técnico –Diego Ocampo sustituye a Porfirio Fisac–, la escuadra zaragozana mantiene la estructura del curso anterior. De hecho,  hasta 11 jugadores mantiene el equipo zaragozano con respecto a la pasada temporada, en la que venía completando actuaciones de ensueño tanto en la Liga Endesa como en la Champions League. Se trata de Javi García, Nico Brussino, Rodrigo San Miguel, Vit Krejci, Dylan Ennis, Robin Benzing, Trygvvi Hlinason, Javier Justiz, DJ Seeley, Jason Thompson y de Jonathan Barreiro. Y eso es una ventaja considerable ante cualquier rival y en cualquier escenario, más aún cuando los equipos se hallan en pleno periodo de construcción.

Además, la entidad ha reforzado su línea exteriorcon el escolta Rasheed Sulaimon y con el ala-pívot Sagaba Konate, y ha recuperado para la causa a Jaime Fernández, una de las mayores promesas del baloncesto nacional. Con esos argumentos, este sábado disfrutó de un duelo plácido, sin sobresaltos, frente a un equipo recién ascendido a la máxima categoría. Y eso que Ocampo realizó numerosos cambios, probando diferentes aspectos tácticos y situaciones de juego, además de alinear a los jóvenes valores de la cantera zaragozana.

Ya en la primera mitad, el Casademont Zaragoza superó por todos los costados a su oponente. Firme atrás, sin apenas fisuras, y muy disciplinado también en cada uno de sus ataques, los locales edificaron una sólida renta en el marcador antes del cuarto de hora de partido (23-14), con Ennis y Brussino especialmente incisivos en sus acciones.

Superado el minuto 15, Diego Ocampo dio entrada a Gustav Knudsen, jugador en edad júnior, y poco después al canterano Jaime Fernández, quienes coincidieron en la pista con DJ Seeley, Vit Krejci y Jonathan Barreiro. Pese a ser un quinteto muy joven, el conjunto zaragozano no sólo mantuvo sus elevadas prestaciones, sino que amplió su renta en los compases finales de la primera mitad. El Casasemont alcanzó el intermedio con 16 tantos de ventaja (36-20), y sensaciones muy positivas en su juego. Sobre todo en las labores de contención: al término de los dos primeros cuartos, toda la facturación de los vascos se reducía a 20 puntos anotados.

Nada modificó el guión. El conjunto de Diego Ocampo también fue mejor en la reanudación, con numerosos jugadores aportando en diferentes facetas. Thompson gobernó en la pintura con autoridad; Ennis –que impuso un ritmo trepidante– fue un azote permanente con sus afiladas penetraciones a canasta;#Krejci sumó en los dos lados de la pista; Brussino exhibió su talento; Sulaimon representó una importante amenaza en el tiro exterior... En este escenario, el conjunto vasco nunca pudo optar a la victoria. Y el Casademont abandonó el partido animado, muy orgulloso, tras haber completado una gran actuación.

Etiquetas
Comentarios