Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Casademont Zaragoza: una temporada para el recuerdo

El equipo aragonés venía completando un curso sobresaliente hasta el parón de las competiciones. Después llegó muy debilitado a la Fase Final de Liga Endesa.

Los jugadores del Casademont Zaragoza, durante la Fase Final de la Liga Endesa.
Los jugadores del Casademont Zaragoza, durante la Fase Final de la Liga Endesa.
ACB PHOTO

El Casademont Zaragoza finalizó el curso en la sexta posición. Y el desenlace dejó sensaciones encontradas para un conjunto que se había ganado a pulso, durante la temporada regular, un resultado de mucha mayor trascendencia en la clasificación final. Se trata de un puesto digno y decoroso, de mucho mérito, para un conjunto que ha competido con solvencia, brillantez, seguridad y convicción durante el presente ejercicio; pero esa sexta plaza conlleva, al mismo tiempo, un sentimiento de desencanto, de cierta decepción, por las elevadas expectativas que había generado el equipo en una temporada inmensa, para enmarcar.

En este sentido, el parón por la pandemia del coronavirus le sobrevino al Casademont Zaragoza en un momento especialmente productivo, tanto en la Liga Endesa como en la Champions League. En el torneo doméstico, los de Porfirio Fisac permanecían alineados en la tercera posición de la tabla, tras haber sumado hasta 16 triunfos en los 23 encuentros celebrados; y en el torneo continental, los zaragozanos habían sellado su clasificación para cuartos, después de haber superado con solvencia al Lietkabelis en los dos encuentros de los octavos de final.

Por entonces, la trayectoria del equipo era intachable, sin mácula. Sobre todo en la Liga Endesa, donde venía completando la temporada más exitosa de toda su historia. Caminaba con paso firme el cuadro aragonés, al ritmo de los grandes, gracias a una capacidad competitiva admirable y una inexorable fe en sus propias posibilidades. Todo ello, con un estilo de juego ágil, dinámico y creativo, donde la fuerza del grupo ha primado sobre cada una de las individualidades.

El pasado mes de marzo, antes del parón, únicamente el Barcelona y el Real Madrid presentaban mejores registros que el Casademont Zaragoza. Celebrados 23 encuentros de la competición regular, la escuadra aragonesa se había mantenido en la tercera posición de la tabla las últimas 15 jornadas, y además había ocupado la segunda plaza en seis ocasiones. Otro diáfano indicador de su descomunal trayectoria. Desde el inicio de la temporada, el equipo de Porfirio Fisac siempre se instaló entre los tres primeros clasificados, a excepción de las jornadas 1 y 9, en las que fue noveno y cuarto, respectivamente. El Casademont, en este sentido, acabó firmando la mejor primera vuelta de su historia –12 triunfos en 17 partidos–, lo que le otorgó el premio de acceder como cabeza de serie a la Copa del Rey.  El conjunto zaragozano fue un bloque especialmente fiable en su feudo, donde doblegó a algunos de los equipos más imponentes de Europa como el Madrid (84-67), el Barcelona (69-63) y el Baskonia (101-80). En el campeonato español, los aragoneses sólo cedieron en su pista en dos ocasiones: frente al Joventut de Badalona (90-92), en un duelo que resolvió en el último segundo, y contra el Iberostar Tenerife (99-111).

El Casademont, sin embargo, retomó la temporada sin algunos de sus mejores activos. Y se presentó en la Fase Final de la Liga Endesa muy debilitado, tras las ausencias de Thompson, Seeley, Vázquez, Seibutis y Justiz, a la que se unió la baja de Nemanja Radovic en los dos últimos encuentros. Además, acudió con el equipo más joven de la competición: con una media de 23,5 años de edad, y con hasta seis canteranos en sus filas. Pese a todo, aún fue capaz de competir en la mayoría de sus actuaciones, aunque acabó el torneo con una balance de cuatro derrotas –San Pablo Burgos, Valencia, Andorra y Real Madrid– y una sola victoria –Herbalife Gran Canaria–. Un tramo de resultados infausto, prácticamente improductivo, que ni mucho menos desacredita una temporada maravillosa, para el recuerdo. Al final, los zaragozanos finalizan la Liga Endesa en la sexta posición, y con la recompensa de actuar nuevamente en Europa el próximo ejercicio. Antes, del 30 de septiembre al 7 de octubre, luchará por el título en la Champions League en una sede todavía por determinar.

Etiquetas
Comentarios