Despliega el menú
Baloncesto

baloncesto

Un Casademont de récord

El equipo aragonés está batiendo los mejores registros de su historia en una primera vuelta espectacular.

Los jugadores del Casademont Zaragoza celebran el triunfo ante el Barcelona, en la sexta jornada.
Los jugadores del Casademont Zaragoza celebran el triunfo ante el Barcelona, en la sexta jornada.
Guillermo Mestre

El Casademont está completando un curso espectacular, de una altura inmensa. Especialmente en la Liga Endesa, donde permanece en la tercera posición, con 11 triunfos conquistados, cuando se han celebrado 14 jornadas de la competición regular. Se trata de la mejor primera vuelta de su historia. Una andadura –firme, convincente, sin mácula– que ya le ha reportado una recompensa mayúscula: su presencia en la próxima edición de la Copa del Rey, que se desarrollará en Málaga del 13 al 16 de febrero de 2020.

El cuadro aragonés, con una capacidad competitiva admirable, ha derribado todos los pronósticos con seguridad y convicción, con una fe inquebrantable en sus propias posibilidades, y ha ido elevando sus ambiciones con el discurrir de la temporada. Su próximo reto pasa por acceder a la Copa del Rey como cabeza de serie, lo que conllevaría una eliminatoria de cuartos de final a priori mucho más accesible. Un objetivo que podría consumar el próximo sábado, frente al Baskonia. Es un Casademont de récord.

11 victorias en la Liga ACB

El cuadro aragonés ya ha completado la mejor primera vuelta de su historia, cuando todavía restan tres jornadas para alcanzar el ecuador del campeonato regular. En los primeros 17 partidos de la Liga Endesa, su mejor registro se remontaba a los 10 triunfos sumados en los ejercicios 2012-13 y 2014-15. Los zaragozanos, sin embargo, contabilizan ahora 11 victorias en los 14 encuentros celebrados, después de haber protagonizado un inicio de temporada arrollador: ganaron seis de sus primeros siete compromisos. En el torneo doméstico, únicamente el UCAM Murcia (89-73), el Joventut de Badalona (90-92) y el Valencia Basket (92-74) han sido capaces de batir a los aragoneses en el curso actual.

Clasificado para la Copa

Con los 11 triunfos conquistados, el Casademont ya ha garantizado su participación en la próxima edición de la Copa del Rey, el escaparate más prestigioso del baloncesto nacional. Al torneo acuden los siete primeros clasificados al término de la primera vuelta, además del Unicaja de Málaga –el equipo anfitrión–. El conjunto zaragozano asistirá a la cita copera por cuarta vez en su historia, tras haber competido en las ediciones de 2013, 2014 y 2015.

Su mayor éxito en la Copa se produjo en febrero de 2014 –precisamente en Málaga, el escenario de la próxima edición–, cuando fue capaz de imponerse al Unicaja (74-79) para plantarse en las semifinales del torneo. Después, los zaragozanos cayeron en la antesala de final contra el Real Madrid (98-66), equipo que a la postre se alzaría con el título. En sus otras dos participaciones, el Casademont fue eliminado en los cuartos de final: en 2013, frente al Baskonia (88-64) en Vitoria; y en Gran Canaria, en 2015, contra el Real Madrid (85-73).

Cabeza de serie

Ya clasificado para la Copa del Rey, el Casademont se ha propuesto ahora un nuevo reto: asistir al torneo del KO como cabeza de serie, un derecho al alcance de los cuatro primeros clasificados al cierre de la primera vuelta. Un objetivo que tiene a escasos centímetros de distancia y que, de hecho, podría consumar este mismo fin de semana. La escuadra de Porfirio Fisac, que ocupa la tercera posición de la tabla, dispone de tres victorias de ventaja con respecto al quinto clasificado, el San Pablo Burgos. Para ser cabeza de serie, al Casademont le basta con ganar uno de sus tres próximos compromisos –Baskonia, Andorra y Tenerife–; o, en su defecto, que el conjunto burgalés pierda alguno de sus tres siguientes duelos –Herbalife Gran Canaria, Barcelona y Obradoiro. Si finaliza la primera vuelta entre los cuatro primeros de la tabla, el Casademont evitará al Real Madrid y al Barcelona en la eliminatoria de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Una sola derrota en casa

En el presente curso, el conjunto de Porfirio Fisac se muestra especialmente fiable al calor de sus aficionados. En su actuaciones como local, el Casademont doblegó a dos de los equipos más imponentes de Europa, al Real Madrid (84-67) y al Barcelona (69-63), y también superó al Obradoiro (96-64), al Bilbao Basket (84-61), al Baxi Manresa (86-79) y al Montakit Fuenlabrada (65-60).

En la Liga Endesa, los zaragozanos sólo han cedido en su pista frente al Joventut de Badalona (90-92), en un duelo que resolvió en el último segundo desde la línea de personal. Fue en la octaba jornada. Entonces, el Casademont guardó ambiciones de triunfo hasta el último suspiro de la contienda, pese a ser repetidamente perjudicado por el colectivo arbitral.

Cinco victorias fuera

El equipo aragonés también compite con solvencia y determinación en la mayoría de sus desplazamientos. De hecho, ya contabiliza hasta cinco triunfos como visitante, tras haberse adjudicado la victoria en las pistas del Herbalife (73-79), el Real Betis (69-71), el San Pablo Burgos (69-78), el Estudiantes (67-85) y el Unicaja de Málaga (75-81). Por el contrario, el Casademont dobló la rodilla en sus desplazamientos a Murcia (89-73) y Valencia (92-74), ante dos rivales que se aplicaron con mayor intensidad y energía durante los 40 minutos del duelo.

Su mejor registro como visitante se sitúa en los ocho partidos ganados en la temporada 2013-14, con José Luis Abós en el banquillo, y los ocho alcanzados también en la campaña 2014-15, entonces con Joaquín Ruiz Lorente como primer entrenador. Hasta ahora, sin embargo, el Casademont nunca había acumulado cinco victorias a domicilio en la decimocuarta jornada de la competición regular.

Cinco triunfos seguidos

El conjunto aragonés ha encadenado cinco victorias de manera consecutiva en la Liga Endesa, igualando la mejor racha de toda su historia. Lo ha hecho tras haberse impuesto al Baxi Manresa (86-79), al Real Madrid (84-67), al Estudiantes (67-85), al Fuenlabrada (75-65) y al Unicaja de Málaga (75-81). El Casademont también permaneció cinco encuentros consecutivos sin perder en el curso 2013-14, con José Luis Abós en el banquillo. Lo hizo de la jornada decimoséptima a la vigésimo segunda, en un tramo en el que superó al UCAM Murcia (103-67), al Bilbao Basket (88-72), al Iberostar Tenerife (75-78), al Valencia (95-89) y al Fuenlabrada (72-81). El cuadro aragonés finalizó aquella temporada en la octava posición de la tabla, con un balance de 18 triunfos y 16 derrotas.

Cinco menores de 23 años

El Casademont cuenta en sus filas con algunas de las mejores promesas del baloncesto europeo. Hasta cinco componentes de su plantilla son menores de 22 años. Se trata de Carlos Alocén (18), de Vit Krejci (19) y de Javi García (18), jugadores formados desde infantiles en las categorías inferiores del club aragonés; y de Jonathan Barreiro (22) y de Tryggvi Hlinason (22), que fueron contratados como apuestas de futuro.

La incorporación de Porfirio Fisac también respondió al perfil formativo que perseguía la entidad zaragozana: un entrenador de prestigio, con una amplia experiencia en la Liga ACB, pero habituado también a conceder oportunidades a todos sus jugadores, sin atender al carnet de identidad. Asimismo, en el presente curso se ha estrenado en la élite Aitor Etxeguren, quien participó en el triunfo de los aragoneses en la pista del San Pablo Burgos (69-78), en la séptima jornada –jugó tres minutos–. Mientras, dos de sus mejores valores, Raúl Lobaco y Jaime Pradilla, están acelerando su crecimiento deportivo con sus cesiones al Pardinyes Lleida y al Palencia, respectivamente.

74,6 puntos encajados

A falta de tres jornadas para que finalice la primera vuelta, el Casademont Zaragoza presenta la segunda mejor defensa de la Liga ACB. Ha encajado 1.045 puntos por partido, lo que se traduce en 74,6 tantos por choque. Únicamente el Real Madrid (74,4), líder de la competición, ofrece mejores guarismos que los aragoneses en las labores de contención. Por detrás del Casademont se sitúan el Unicaja de Málaga (77,1), el Valencia Basket (78) y el Tenerife (79,3). En este sentido, el Casademont ha edificado un muro resistente, firme, sólido, prácticamente inabordable, sostenido por el sobresaliente desempeño de todos sus jugadores. En su fortaleza atrás, en una defensa perseverante, de permanentes ayudas, ha edificado el cuadro aragonés la mayoría de sus éxitos en el presente ejercicio.

40,6 rebotes por partido

La escuadra zaragozana suma 40,6 capturas totales por partido en la actual temporada, lo que le sitúa en el segundo puesto de la clasificación. Solamente el Real Madrid (41,7) mejora la capacidad reboteadora de los aragoneses. El Casademont contabiliza 27,3 rebotes defensivos por choque, lo que supone el tercer mejor registro de la competición, tras el Real Madrid (30,2)#y el Joventut de Badalona (27,5). Además, el cuadro zaragozano factura 13,3 rebotes ofensivos por duelo, el segundo mejor dato de la Liga Endesa en este aspecto –superado únicamente por el UCAM Murcia, con 13,9 rechaces por encuentro–.

3,36 tapones por duelo

El Casademont dispone de jugadores imponentes, intimidantes y agresivos en la pintura, distinguidos por su envergadura, su consistencia atrás, su facilidad reboteadora y su capacidad para modificar los tiros del rival. Fran Vázquez, Tryggvi Hlinason y Javier Justiz ofrecen numerosos argumentos en los dos lados de la pista porque, al margen de su sobresaliente desempeño atrás, también anotan con suma facilidad cuando reciben balones en el poste bajo. El Casademont promedia 3,36 tapones por partido, un diáfano indicador de su capacidad intimidatoria.

Etiquetas
Comentarios