Despliega el menú
Baloncesto

basket zaragoza

Desde Málaga, hacia Málaga

El Casademont Zaragoza visita al Unicaja con el objetivo de sellar el billete para la Copa del Rey.

Alocén se abraza con Ennis en presencia de Radovic.
Alocén se abraza con Ennis en presencia de Radovic.
Toni Galán

Una victoria este sábado (18.00) en el Palacio Martín Carpena de Málaga cerraría de forma matemática la clasificación del Casademont Zaragoza para la Copa del Rey, que precisamente se disputará en ése mismo escenario a mediados del mes de febrero. 

Los rojillos, terceros en la Liga Endesa con un impecable balance de 10 victorias y tres derrotas, buscan prolongar el mejor arranque de su historia frente a un rival fetiche: seis de los últimos ochos enfrentamientos a domicilio contra el Unicaja se han saldado con resultado satisfactorio. 

Con todo, Porfirio Fisac, consciente de la entidad del conjunto andaluz, quiso dejar claro que, por presupuesto y plantilla, los locales partirán como favoritos en esta cita.

"Ellos son un club muy difícil para sacar un resultado positivo, y solamente lo lograremos si demostramos mucha hambre, mucha intensidad y muchas ganas de seguir haciendo un grandísimo baloncesto", explicó el técnico del Casademont Zaragoza en la rueda de prensa previa al partido, y definió al Unicaja como un equipo hecho para menesteres "importantes", que ha recibido un "empujón" con la llegada del base-escolta Darío Brizuela.

Asimismo, más allá de la labor del ex de Estudiantes, el preparador segoviano quiso ensalzar la figura de Carlos Suárez, "uno de esos jugadores que marca territorio hasta convertirse en referente", y de Jaime Fernández, quien sobresale por su "talento y valentía" a la hora de mirar hacia el aro. 

"Unicaja juega bien, anota fácil y tiene mucha determinación. Además, son un conjunto completo y compacto", añadió Fisac, y elogió el potencial exterior de los malagueños, subrayando que, como ocurre con el Valencia o el Baskonia, "no tiene sólo una gran línea exterior, sino que posee dos". 

Diferencia clasificatoria

En estos momentos, el Unicaja de Málaga ocupa la undécima posición de la Liga Endesa, a tres victorias de un Casademont que está a punto de cerrar un año histórico, tanto por su excepcional inicio en la competición doméstica como por haber regresado a Europa tres temporadas después de su última comparecencia. 

Ahora, el gran objetivo que se marcan los rojillos a corto plazo es sellar el billete hacia la Copa, torneo en el no participan desde 2015. Para ello, les bastaría con vencer esta tarde en casa del anfitrión, en un duelo en el que se presentarán con la duda de Javier Justiz, quien solo pudo disputar un minuto en el partido de la Champions League frente al Besiktas, y de DJ Seeley, aquejado de un fuerte golpe en la espalda.

Los malagueños vienen de vencer el pasado fin de semana en el Palau Blaugrana, donde dieron muestras de su gran poder ofensivo. Además de los mencionados Brizuela, Suárez o Fernández, Luis Casimiro dispone de hombres desequilibrantes de la talla de Josh Adams, Axel Toupane, Melvin Ejim, Waczynski , Deon Thompson, Frank Elegar o Volodomyr Gerun.

Etiquetas
Comentarios