Baloncesto

basket zaragoza

Alocén: "La plata del Europeo es para enmarcar"

El base ya se encuentra en Zaragoza, tras colgarse ayer la plata en el Europeo sub-2o que se ha disputado en Israel. 

Carlos Alocén, en la estación Delicias con la plata del Europeo sub-20.
Carlos Alocén, en la estación Delicias con la plata del Europeo sub-20.
Guillermo Mestre

Sonriente y orgulloso por el nuevo éxito conquistado en su meteórica carrera. Así ha comparecido Carlos Alocén a las 13.45 en la estación Delicias, procedente de un Europeo sub-20 en el que ha refrendado su vitola de figura en ciernes del baloncesto continental.

A sus 18 años, el zaragozano sigue coleccionando éxitos y elogios a un ritmo vertiginoso. Un camino hacia la cima que se ha acelerado en la presente campaña, en la que ha abrazado la internacionalidad absoluta, las semifinales de la Liga Endesa con el Basket Zaragoza y, finalmente, su consagración en el Europeo sub-20 celebrado en Israel. Un cóctel de conquistas que está gestionando con admirable madurez, con una naturalidad que conquista y destierra cualquier recelo.

«Ha sido un campeonato muy bueno. Nos vamos muy satisfechos con la plata conseguida, una medalla que no es fácil de lograr en este tipo de campeonatos. Se te queda mal sabor de boca por perder la final, pero las sensaciones generales son muy buenas. Es una medalla para enmarcar», ha explicado. 

El base concurrió en la cita continental como el indiscutible líder de la selección española sub-20. Una responsabilidad que ha soportado sobre sus espaldas y que, lejos de suponerle un lastre, ha disparado su versión más afilada y brillante. Bajo su batuta el combinado nacional ha conquistado la medalla de plata. Únicamente la anfitriona Israel, que firmó una final de ensueño, se interpuso en el camino hacia el oro. Una presea que se une al oro que se colgó en el Europeo sub-16 disputado en Polonia en 2016.

En el plano individual, Alocén también ha cumplido férreamente con las expectativas generadas. No es de extrañar que fuera elegido en el cinco ideal de este campeonato que reunía a las mejores promesas europeas. Sus números estadísticos delatan su decisiva contribución: 11,9 puntos, 6,4 asistencias, 3,7 rebotes, 2 robos y 15,3 puntos de valoración por encuentro. Especialmente aplaudida fue su faceta como asistente, una de sus habilidades más celebradas. En dicho apartado ocupó el cuarto puesto en el ranquin global, con el aderezo de los once pases entregados en la gran final.

Es el colofón a una campaña inolvidable en la que ha pasado de ser la joya mejor guardada de la cantera del Basket Zaragoza a una realidad radiante que ha captado el interés de los grandes de la ACB, con el Real Madrid como destino más probable. No hay que olvidar que ha sido encumbrado como el Mejor Joven de la Liga Endesa, galardón en el que ha sucedido en el palmarés a Luka Doncic. Su concurso resultó determinante para que la escuadra entrenada por Porfirio Fisac concurriera a las semifinales de la competición, tras eliminar por la vía rápida al Baskonia. 

Un año de aprendizaje y explosión que ayer también valoró con su mesura marca de la casa. «La temporada ha sido increíble. No podía imaginarme que mi primer año como profesional fuera de esta manera. Me han pasado muchas cosas, muchas experiencias que me guardo para el recuerdo, tanto con el Basket Zaragoza como con la selección. He debutado con la absoluta, nos clasificamos para las semifinales de la ACB, fui elegido el mejor joven de la liga… Ha sido un año excelente y esto me da fuerzas para continuar y seguir trabajando para la próxima temporada sea mejor», ha sintetizado.

Y es que Alocén, desde que el 30 de octubre de 2016 se convirtiera en el jugador más joven en vestir la camiseta rojilla, ha devorado etapas a golpe de talento. Una progresión sabiamente tutelada por su entorno familiar –con su padre Alberto a la cabeza– y por todos los estamentos del Basket Zaragoza –desde la cantera hasta el primer equipo–, que han medido con tino y con la máxima precaución cada uno de los pasos dados, sin caer en la precipitación ni en la sobreexposición mediática de una figura tan atractiva. 

Etiquetas
Comentarios