Baloncesto

baloncesto

El Tecnyconta toma Vitoria (81-91)

El equipo aragonés supera a domicilio al Baskonia y se sitúa a un solo triunfo de las semifinales.

Fue una victoria de rango mayor. En su primer partido del ‘play off’, el Tecnyconta completó su mejor actuación del curso y acabó derribando todas las previsiones: conquistó el triunfo en Vitoria (81-91), ante uno de los conjuntos más rutilantes del panorama continental, y se situó a un solo paso de alcanzar las semifinales del torneo. Podrá consumar la gesta el próximo domingo, en el pabellón Príncipe Felipe (12.30), contra un rival que finalizó la contienda abatido y desencantado, impotente, emitiendo señales muy negativas en su juego. El Tecnyconta ya ofreció una actuación sobresaliente en la primera mitad. Ahí comenzó a edificar una brillante victoria. El Baskonia se manejó en todo momento con una dificultad imprevista, en defensa y en ataque, y nada pudo hacer ante el colosal despliegue de su adversario. Los aragoneses, muy incisivos, alcanzaron el descanso con 50 puntos en su haber, con 63% de efectividad en los lanzamientos triples (7 de 11), al margen de emplearse atrás con perseverancia y tesón, sin apenas fisuras. El equipo local –desnortado, indeciso, impotente–, no hallaba respuestas para modificar un guión a todas luces inesperado. A los 20 minutos, el Tecnyconta había conseguido una renta de 16 puntos en el marcador (34-50), y caminaba con paso firme hacia la victoria.

El Tecnyconta ya fue mejor en el inicio. Atrás conformó un muro sólido, prácticamente inabordable, que anuló las primeras ofensivas de su oponente. Y, al mismo tiempo, el cuadro aragonés se empleó con clarividencia y criterio en sus acciones de ataque, lo que le proporcionó situaciones muy ventajosas para anotar. De esta forma, el equipo zaragozano facturó 10 puntos en los 3 primeros minutos de la contienda (2-10), tras un tripe de Okoye, un 2+1 de McCalebb y dos jugadas en la pintura de Javier Justiz. Intentó reaccionar el Baskonia, más por acciones individuales que por su concepción colectiva del juego. Sin embargo, los visitantes no sólo resistieron con entereza, sino que estiraron su renta hasta los 10 puntos, en el ecuador del primer acto, con un 7 de 10 en tiros de campo (6-16). El técnico de los locales, Velimir Perasovic, tuvo que detener el encuentro mucho antes de lo inicialmente previsto.

Tras el tiempo muerto, el equipo vasco aumentó sus prestaciones, sobre todo en defensa, y firmó un parcial de 7-0 para reducir distancias en el marcador (13-16). El Tecnyconta había dejado de anotar, sometido por el sobresaliente desempeño de los vitorianos en las labores de contención. Hilliard, con una penetración, y Poirier, con un bandeja, voltearon el resultado (17-16) poco después; pero entonces respondió Okoye, desde el perímetro, para aportar oxígeno a los aragoneses con dos triples consecutivos. El nigeriano fue, precisamente, quien clausuró el primer cuarto con dos nuevos tantos, ahora desde la línea de personal, para ampliar la renta de los zaragozanos (20-24) a los 10 minutos de partido.

La mejoría del Baskonia no había intimidado al Tencyconta, que aumentó su ventaja en los primeros compases del segundo cuarto con dos triples seguidos de Nacho Martín (22-30). Por entonces, los visitantes presentaban un acierto devastador desde la línea de 6,75 (5 de 6). El equipo de Perasovic, muy exigido, no generaba buenas situaciones en ataque; pero se agarraba al talento individual y al poderío físico de sus jugadores, especialmente de Poirier y Garino, para mantenerse cerca de los zaragozanos en el marcador (28-30). El Tecnyconta, sin embargo, se manejaba con seguridad y convicción, con una fe inexorable en sus posibilidades de triunfo, y no se amilanaba ante el empuje de su rival. Al contrario, volvió a distanciarse poco después, tras una genial penetración de Carlos Alocén que, además de la canasta, conllevó la falta personal de Huertas (28-37). Y aunque los locales amenazaron con reaccionar, apareció entonces Berhameskel, con un 3+1, para castigar a los vascos desde el perímetro (33-43) a los 18 minutos de partido. En los últimos compases del acto, el Tecnyconta ofreció su mejor versión, con todo lo que supone, y el Baskonia fue permanentemente superado en todos los órdenes del juego. De hecho, el equipo aragonés alcanzó el intermedio con la máxima ventaja del partido, tras cuatro puntos consecutivos de Justiz y un certero triple de Seibutis (34-50). Los visitantes gobernaban el choque con autoridad.

Partido entre el Barkonia y el Tecnyconta en Vitoria
Partido entre el Barkonia y el Tecnyconta en Vitoria
Efe

Justiz, en la pintura, y Okoye, desde la línea de personal, acentuaron las dudas de los locales en los primeros minutos de la reanudación; pero el Baskonia enseguida alimentó su autoestima con los puntos de Granger, Shengelia y Poirier, para seguir creyendo en una posible remontada (47-55). Los locales no sólo habían aumentado su actividad defensiva, sino que, además, también se manejaban con mayor solvencia y acierto en cada uno de sus ataques. Pese a todo, los zaragozanos conservaban una sólida renta en el ecuador del tercer acto (51-63), con Alocén derrochando personalidad y descaro en cada una de sus intervenciones. El canterano, con un triple desde la esquina (53-66), obligó a Perasovic a detener nuevamente el duelo.

Sin embargo, el tiempo muerto de los locales no modificó el escenario. Al contrario, el partido se inclinó aún más del lado aragonés, y el Tecnyconta alcanzó la media hora con su máxima ventaja (53-72). La justa recompensa a una actuación de ensueño, muy por encima de las expectativas generadas.

Partido entre el Barkonia y el Tecnyconta en Vitoria
Partido entre el Barkonia y el Tecnyconta en Vitoria
Efe

En el tramo definitivo, el Baskonia apeló a su orgullo y a su espíritu de supervivencia para intentar voltear un panorama que, por entonces, resultaba desalentador para sus ambiciosas aspiraciones. Emergieron entonces sus jugadores más determinantes, más por acciones individuales que por juego colectivo, y los vascos se situaron a 12 puntos (65-77) a cinco minutos de la conclusión.

Pero el Tecnyconta jamás se descompuso. Al contrario, destrozó a su oponente desde el perímetro, con los triples de Seibutis y Stan Okoye, y acalló las gradas del Buesa Arena. El equipo aragonés tomó Vitoria, a lomos de una capacidad competitiva formidable, y se halla a un solo triunfo de protagonizar una gesta colosal.

Etiquetas
Comentarios