Deportes
Suscríbete

gimnasia rítmica

Inés Bergua, primer billete con destino París 2024

Con dos años de antelación, la oscense es la primera aragonesa clasificada para los próximos Juegos.

Inés Bergua luce dos de los tres bronces conquistados en el Mundial de Sofía.
Inés Bergua luce dos de los tres bronces conquistados en el Mundial de Sofía.
I. B.

Es la primera de una lista a la que en los próximos dos años se irán sumando más nombres siempre y cuando los resultados acompañen. Si en Tokio 2020 Aragón estuvo representado por el futbolista Jesús Vallejo, la baloncestista Cristina Ouviña, el atleta Carlos Mayo, la jugadora de hockey Begoña García y el de bádminton Pablo Abián, para los siguientes Juegos Olímpicos ya hay asegurada una plaza, la de Inés Bergua. La oscense forma parte del equipo español que durante el Mundial de gimnasia rítmica celebrado en Sofía la semana pasada se colgó tres medallas de bronce, una de ellas, la de la clasificación del concurso general, con premio extra, el billete para París 2024 con el que la gimnasia naconal regresará a la escena olímpica tras su ausencia en la última cita.

Todo"un sueño cumplido" para Bergua."Desde pequeña siempre había dicho que iba a hacer lo que estuviera en mi mano para lograrlo, estoy muy feliz porque paso a paso se va realizando lo que me había marcado, primero el debut en el Europeo, luego el Mundial, y ahora aparecen los Juegos que es algo que me motiva para seguir trabajando y disfrutando del camino", valora la joven de 18 años que a su regreso de tierras búlgaras va a comenzar en Madrid los estudios de Derecho.

La posibilidad de subir al podio y de conseguir el pase para París era eso, una opción que no se planteaba como una obligación al inicio de la competición. Esa exigencia se reservaba para el Mundial del año que viene en Valencia. "En nuestra mente estaba solo hacer los ejercicios lo mejor posible y que pasará lo que tuviese que pasar, el tercer puesto en el concurso general fue todo un subidón", reconoce. "Ahora ya sin esa presión, liberadas, en Valencia podremos disfrutar aún más y mejorar", indica.

Bergua ingresó en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid en 2017 tras haberse iniciado en el Club 90 Huesca y haber sido campeona de España. En 2019 brilló con la selección júnior terminando 7ª en el Europeo y 5ª en el Mundial, y el año pasado se produjo su debut a nivel absoluto dentro del renovado proyecto de la Real Federación Española de Gimnasia para devolver a la rítmica al primer plano internacional. 2021 sirvió de toma de contacto y en 2022 los éxitos han sido constantes con ocho medallas en copas del mundo y la plata en el ejercicio mixto del Europeo antes de llegar a Sofía.

Allí, además del bronce del concurso general, el primer metal en un Mundial en esta categoría desde 2015, España fue tercera por países -logro en el que también participó la turolense Alba Bautista, que competía en individual y que fue quinta en pelota y séptima en cinta- y en la final de cinco aros con"un ejercicio que por fin logramos enseñar tal como es". De las tres preseas la más emotiva fue la primera." Fue histórica porque hacía mucho que no se lograba y además hubo que esperar hasta el último momento para conocer la nota de Italia, que era quien nos podía quitar el puesto", rememora. Sin Rusia y Bielorrusia, dos grandes potencias vetadas por la guerra de Ucrania, Bulgaria fue primera con 66.600 puntos. Israel se quedó en 64.650; España, en 63.200; e Italia, en 62.050.

El pleno de podios no se pudo conseguir porque en la final del mixto la caída de una cinta relegó al equipo a la quinta plaza. "Fue una pena porque era el ejercicio que nos había dado la segunda posición en el Europeo y ayudado a colgarnos la medalla en el concurso general en el primer día, por eso no nos quedamos con ese fallo sino con que no nos vinimos abajo y supimos remontar", es positiva.

En Bulgaria, Bergua notó "una evolución". "La experiencia que voy adquiriendo hace que me encuentre mejor sobre el tapiz, me he visto segura, fuerte y valiente", se analiza. Detrás hay, "mucho trabajo". "Durante el curso tuvimos que compaginar las clases con siete horas de entrenamiento diarias y este verano el ritmo no ha bajado, no solo es el tiempo invertido, sino la calidad y la exigencia que requiere el deporte de alto nivel", explica.

Pensando en 2024, la aspiración es "llegar a lo más alto". "Para cualquier deportista, lograr una medalla en unos Juegos es lo máximo y si lo hemos hecho en un Europeo o en un Mundial, por qué no lo vamos a lograr en París", se pregunta.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión