Despliega el menú
Deportes

Djokovic jugará su novena final en Australia

El serbio mantiene inmaculado su registro en semifinales al pasar por encima de Karatsev y espera a Medvedev o Tsitsipas.

Novak Djokovic celebra su triunfo sobre Aslan Karatsev en semifinales del Abierto de Australia.
Novak Djokovic celebra su triunfo sobre Aslan Karatsev en semifinales del Abierto de Australia.
LOREN ELLIOTT/Reuters

Novak Djokovic está empeñado en recortar distancias con Rafa Nadal y Roger Federer como el mejor tenista de la historia y ya está a solo un paso de sumar su Grand Slam número 18. El penúltimo obstáculo fue apenas una anécdota en su cuaderno de viaje. La sorpresa del torneo, Aslan Karatsev, no supuso un problema para el número uno del mundo. En menos de dos horas, Djokovic despachó al ruso (6-3, 6-4 y 6-2), se metió en su novena final de Australia y se podrá sentar tranquilamente a ver cómo Daniil Medvedev y Stefanos Tsitsipas se despedazan en la segunda semifinal.

No era una sorpresa ver a Djokovic triunfar en una semifinal en Melbourne, ya que antes de este jueves había vencido en las ocho ocasiones que las había disputado, un registro que se remonta a su primera vez en 2008, año en el que empezó la tiranía en el país oceánico.

Karatsev, número 114 del mundo, hijo de un leñador e invitado inesperado en la fiesta de Djokovic, apenas pudo ofrecer resistencia. No era culpa suya tampoco. Solo ante un serbio mermado hubiera tenido alguna opción y es que Djokovic tiene un registro de 54-2 contra jugadores fuera del top 100 en partidos al mejor de cinco sets. Una de las derrotas llegó en Copa Davis en 2005 ante el belga Kristof Vliegen y la otra en Australia 2017 contra Denis Istomin. El resto, triunfos, todos ellos en menos de cinco sets menos en Roland Garros 2007, cuando Olivier Patience forzó el parcial definitivo para terminar cayendo. Con esta carta de presentación, la montaña era imposible de escalar para Karatsev, que no tardó en ver por qué su gesta era una utopía.

En set y medio, Djokovic apenas había concedido un solo error no forzado. Cuando el de Belgrado relajó algo el nivel, con el marcador de 6-3 y 5-1 a favor, Karatsev pudo mostrar su calidad desde el fondo de pista, anotándose cuatro juegos seguidos y estando a punto de forzar el 5-5. Pero cuando Djokovic ruge es casi imposible domarlo. No pudieron derribarlo ni con una lesión en el abdominal y su camino en este Abierto de Australia está predestinado a terminar con el título.

Su esprint final culminado con un saque directo, una mirada desafiante a su banquillo y un grito para enaltecer al público que volvió este jueves a la Rod Laver Arena sella su novena final en el primer Grand Slam de la temporada. Nunca ha fallado llegado a este punto y el domingo tratará de aumentar su diferencia como el tenista que más veces ha ganado este título y acotar la diferencia con Federer y Nadal y sus 20 Grand Slam.

Ya sin el español en el torneo, la otra plaza en la final se la disputarán Medvedev y Tsitsipas en el partido del cambio. Si gana Medvedev, jugará su segunda final de un 'major', mientras que Tsitsipas podría estrenarse en esta clase de partidos con un triunfo ante el ruso.

Final femenina

Sí quedó definida este jueves la final femenina, que jugarán Naomi Osaka y Jennifer Brady. La japonesa eliminó a Serena Williams (6-3 y 6-4) evitando que la estadounidense pueda igualar el récord de 24 grandes de Margaret Court, mientras que Brady, novata en estos escenarios, pudo con Karolina Muchova (6-4, 3-6 y 6-4).

Será el tercer duelo entre Osaka y Brady, con ventaja por 2-1 para la nipona, y supondrá la revancha de las semifinales del pasado Abierto de los Estados Unidos cuando Osaka venció y se acabó llevando el título.

Etiquetas
Comentarios