Despliega el menú
Deportes

ciclismo

El Tour de las incógnitas desembarca en Niza

El 29 de agosto se lanzará la 107ª edición de un Tour de Francia distinto, atípico, fuera de sus fechas habituales, con medidas de seguridad sanitaria muy estrictas y un recorrido que, en lo deportivo, promete no desvelar el secreto del ganador hasta el último sábado, 19 de septiembre.

Preparativos del Tour de Francia en Niza
Preparativos del Tour de Francia en Niza
REUTERS/Eric Gaillard

Con mascarilla, fuera de sus fechas, cargado de incógnitas sanitarias y deportivas, la 107 del Tour de Francia saldrá este sábado, 29 de agosto, de Niza dispuesto a salvar la prueba estandarte del ciclismo. Lo hará con dudas y expuesto a todo tipo de sorpresas. Las medidas sanitarias son estrictas y eso enseguida se percibe apenas aterrizar en la turística ciudad de la Riviera francesa, en su día refugio de artistas como Matisse ó Chagall, y a partir del sábado sede de la salida de la "Grande Boucle" con los artistas del pedal.

La pandemia del coronavirus ha marcado y marcará las tres semanas de competición. El pelotón vivirá pendiente de los controles del virus, lo mismo que cualquier sector del entorno organizativo y medios que siguen la carrera. Asumida la compañía del riesgo, la carrera está prevista del 29 de agosto al 20 de septiembre. Los ciclistas llegan con menos días de rodaje por un calendario transformado y comprimido por las circunstancias. Una planificación antitécnica puede comprometer el espectáculo y provocar sorpresas inesperadas. 

Fernando Saldarriaga, técnico colombiano, formador entre otros de ciclistas como Nairo Quintana, Sergio Higuita ó Esteban Chaves, señaló recientemente en una videoconferencia con EFE que el calendario y cambios adaptados a la idea de salvar al ciclismo puede ir en detrimento del espectáculo

La adaptación fisiológica, el tiempo, los planes especiales de entrenamiento son factores que pueden desembocar en hechos inesperados. "Puede ser que líderes que estaban pronosticados para ganar no lo vayan a hacer" en un Tour en el que podrá sentirse calor seco y sofocante entre finales de agosto y el mes de septiembre.

Los grandes favoritos van a llegar con interrogante. El reciente Dauphiné destapó las dudas. El colombiano Egan Bernal se retiró con molestias en la espalda y su equipo, el Ineos (exSky) dominador de los últimos 8 Tours, fue superado por el Jumbo Visma. ¿Cómo llega Bernal al Tour?. ¿Podrá defender el título a sus 23 años?. ¿Le responderá su equipo con su rol habitual de dominador absoluto? Son dudas deportivas acentuadas por la irrupción del esloveno Primoz Roglic como serio aspirante al frente del Ineos. Pero el ganador de la Vuelta 2019 no terminó el Dauphiné tras sufrir una dura caída. Hay incógnitas sobre su recuperación, hasta el punto de que han surgido dudas respecto a su concurso.

El Tour espera el duelo Bernal-Roglic, y por otra parte la confrontación entre Ineos y Jumbo Visma. La escuadra británica sin Thomas ni Froome, pero con el ecuatoriano Richard Carapaz reclutado a última hora. Decisión lógica tras el "baño" del Jumbo al Ineos en el Dauphiné. Los hombres de Roglic se vinieron arriba con la participación estelar del neerlandés Tom Dumoulin y del estadounidense Sepp Kuus.

Otros expertos apuntan otro factor que puede afectar al Tour y que ya está marcando la temporada: las caídas. En un año extraño el pelotón ha estado muy alejado de las competiciones y ahora retoma las carreras con hambre. El hábito de ir en el pelotón se desajusta por la falta de rodaje, los nervios afloran por el propio acontecimiento, o debido a que muchos van a terminar contrato y se quieren ganar la renovación. Hasta el momento, las temporada ha dejado un buen número de caídas, además de importancia. Baste recordar la del holandés Jakobsen en la Vuelta a Polonia o la del belga Remco Evenepoel en Il Lombardía.

El Tour de Francia ya está listo para arrancar en Niza
El Tour de Francia ya está listo para arrancar en Niza
STEPHANE MAHE

Los jóvenes pìden paso

En plena época de la 'revolución de los jóvenes', el Tour ofrecerá una escenario único para algunos corredores que vienen lanzados. Fernando Saldarriaga comenta que en la carrera "atípica" que se prevé en Francia "los jóvenes van a tratar de imponer condiciones". "Ahora hay gente sin tapujos, a la que pones a romper una carrera en el kilómetro 102-103 y así falten 100, la rompen", dijo. Añadió que los jóvenes, como el esloveno Pogacar, "son atrevidos porque así vayan muy mal, no van a perder la oportunidad de brillar. Y cuando ven que el líder no está sólido, no puede responder, ellos van a hacerlo, así vayan al tope de sus condiciones. Ellos se quieren comer el mundo", enfatizó.

El Tour 2020 pondrá parte de la atención en las nuevas estrellas del ciclismo, un apartado en el que brilla el grupo de colombianos encabezado por Egan Bernal (23 años), candidato número uno, los chavales del Education Firts Sergio Higuita (23) y Daniel Martínez (24), ganador del Dauphiné, y el debutante Harold Tejada (23), incluido en el Astana. Sin olvidar a Pogacar, quien llega con ambiciones elevadas al frente del UAE Emirates.

El reciente Dauphiné no dejó precisamente buenas vibraciones en el ciclismo español. El primer clasificado fue Alejandro Valverde (40 años), en el puesto 12. El murciano, a excepción de la primera etapa, fue cuarto, no disputó la general con los mejores. Lo mismo sus compañeros Enric Mas, quien debe llevar la batuta del Movistar en el Tour, y Marc Soler, reclutado de manera inesperada.

Por resultados, Mikel Landa (Bahrain McLaren), tres "top ten" en los últimos años, es la baza española número uno, pero el ciclista alavés es imprevisible. Si no tiene algunos de sus percances no poco habituales, debería estar cerca del podio. Son las incógnitas del Tour 2020, una edición ataviada con la mascarilla, que no tendrá besos en el podio, ni autógrafos para los aficionados, ni muchedumbres aclamando a sus ídolos. Un Tour nuevo, diferente, preparado para todo.

El colombiano Egan Bernal, del Ineos, en un entrenamiento de esta semana previo al arranque del Tour of Colombia with teammates during a training session ahead of the Tour de France   REUTERS/Stephane Mahe [
El colombiano Egan Bernal, del Ineos, en un entrenamiento de esta semana previo al arranque del Tour
STEPHANE MAHE

El Tour, con un recorrido montañoso, promete emoción hasta el final 

El recorrido apenas ha sufrido algún ligero retoque. A pleno sol, el pelotón saldrá de Niza 2l 29 de agosto, ciudad de tradición arraigada al ciclismo, con 2 etapas marchosas que obligarán a evitar despistes, especialmente la del domingo, que pasará por la Colmiane (1ª), Turini (1ª), el Col d'Èze (2ª) y la Cota de Quatre Chemins a solo nueve kilómetros de meta.

El primer final en alto de los cinco previstos llegará en la cuarta etapa con la subida a Orcières-Merlette (1ª; 7,1 kms al 6,7%) tras otros cuatro puertos puntuables. Y en la sexta se presenta el Mont Aigoual como meta, cima no puntuable, pero de 8,2 kms al 4%) tras superar en el tramo previo el Col de la Lusette (1ª, 11,7 kms al 7,3%).

En este Tour los Pirineos solo albergarán dos etapas y no se presumen decisivas. La octava etapa llega a Loundeville tras superar el célebre Col de Menté (1ª), Balès (Especial) y un Peyresourde (1ª) desde el que se bajará directo a meta. Al día siguiente el Soudet-Issarbe (1ª) y el siempre asfixiante Marie-Blanque (1) pueden ser terreno para que se expliquen los grandes aspirantes al podio.

Tras el primer descanso del 7 de septiembre opciones para los rodadores con 2 jornadas propicias, aunque el viento podría cambiar muchos planes, antes de entrar en el Macizo Central por el Suc au May (2ª).

La 13ª jornada alberga 7 puertos y desemboca en el Puy Mary (1ª; 5,4 km al 8,1%). Desde allí la carrera hace una breve incursión en los montes Jura, con una de las etapas clave con Selle de Fromentel (1ª), Col de la Biche (1ª) y final en el Grand Colombier (Especial; 17,4 km al 7,1%).

Ya en los Alpes, el martes 15, se llegará a Villard-de-Lans (3ª) tras superar Saint-Nizier-du-Moucherotte (1ª, 11,1 kms al 6,5%). La jornada top será la 17a, con dos grandes colosos que llaman a la gran batalla de los escaladores, nada menos que La Madeleine (Especial, 17 kms al 8,4) y el Col de la Loze (Especial; 21,5 km al 7,8%), final de etapa. Para rematar la fase alpina una etapa sin descansos el jueves 17 con otras cinco subidas: Cormet de Roselend (1ª), Route des Villes (3ª), Saisies (2ª), Aravis (1ª) y el Plateau des Glières (Especial), con tramo de tierra incluido, a 35 km de la meta en La Roche-sur-Foron.

Por si fuera poco faltará la única contrarreloj del Tour 2020, el penúltimo día, de 36 kms con el ascenso de 5,8 kms al 8,4 por ciento. En esa cima se sabrá quién es el vencedor de la "edición de la mascarilla". En París, la fiesta final el domingo 20 de septiembre

Etiquetas
Comentarios