Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

baloncesto

El Casademont debuta con derrota ante el Burgos en la Fase Final de la Liga Endesa (86-92)

El conjunto aragonés plantó cara hasta el último instante, pero no pudo con un rival que gobernó el marcador durante la mayor parte del duelo. 

El Casademont, muy alejado de su verdadera medida, inició con una derrota ante el San Pablo Burgos (86-92) su participación en la Fase Final de la Liga Endesa. El cuadro burgalés era, a priori, el rival más accesible de cuantos conforman el Grupo B; pero se manejó ayer con seguridad, solvencia y oficio para castigar cada una de las debilidades del equipo zaragozano, muy acentuadas en la pintura con las ausencias de Vázquez, Thompson y Justiz. McFadden (14 puntos) y Benite (11), desde el perímetro; y Lima (13) y Apic (12), en el juego interior, fueron los principales ejecutores de un conjunto aragonés especialmente frágil en su sistema defensivo.

En los primeros compases, el Casademont ya compareció con importantes dudas en su juego: fue un bloque vulnerable y quebradizo atrás, sobre todo en la pintura, al mismo tiempo que se precipitaba en cada una de sus acciones de ataque. Y el Burgos no desaprovechó concesiones de tal magnitud: a los dos minutos de partido, los de Joan Peñarroya ya habían edificado una renta de ocho puntos en el marcador (0-8), lo que conllevó el tiempo muerto de Porfirio Fisac.

La charla del técnico de los zaragozanos modificó momentáneamente el guión. Y el Casademont recuperó el pulso en apenas 90 segundos, gracias a un acierto devastador desde el perímetro, igualando la contienda con los triples consecutivos de Radovic, Ennis y Benzing (11-11). Lejos de amilanarse, el Burgos golpeó inmediatamente después, con Fitipaldo como principal referencia ofensiva, y cerró el primer acto con una renta de cinco puntos (21-26), aprovechando las numerosas desatenciones defensivas de los zaragozanos.

El conjunto de Peñarroya también fue mejor en el segundo cuarto, ahora liderado por el desempeño de Dragan Apic en el juego interior. El Burgos, mucho más intenso, mucho más concentrado, mucho más convencido de sus fuerzas, ya disponía de una ventaja de 9 puntos al cuarto de hora, favorecido por las continuas concesiones defensivas del cuadro aragonés. Y aunque salió al rescate Barreiro, con acciones individuales de mérito –9 puntos del gallego prácticamente seguidos–, los burgaleses se mantenían por delante en el intermedio, tras haber disfrutado de primer periodo mucho más plácido de lo inicialmente previsto (41-47). Y#eso que Alocén, con dos triples consecutivos, había aportado oxígeno al Casademont Zaragoza al filo del descanso, cuando los visitantes amenazaban con un despegue de grandes dimensiones. Consumidos los dos primeros cuartos, el equipo de Fisac emitía señales inquietantes en los dos lados de la pista; aunque seguía, al menos, optando decididamente a la victoria gracias a la facturación de Ennis y Barreiro, ambos con 9 tantos anotados.

Tras el descanso, el Casademont modificó, por fin, su enfermizo aspecto. Y comenzó a cuestionarle con mayor ímpetu el triunfo a su rival. San Miguel no sólo tomó el mando con autoridad y decisión, sino que también inició la remontada de los aragoneses con dos certeros lanzamientos desde el perímetro (47-49). El Casademont no sólo se manejaba ahora en ataque con criterio, sentido y rapidez, sino que también había elevado notablemente sus prestaciones defensivas. Una mejoría que se trasladó al marcador (61-61) antes de alcanzar la media hora de partido.

En la recta final, el Burgos halló importantes fisuras en la defensa del Casademont, lo que le permitió anotar sin excesivas dificultades. Pero el cuadro aragonés, siempre presto al combate, siguió ofreciendo una gran puntería desde la línea exterior. Así, se mantuvo cerca de su oponente con los triples de Benzing, Radovic y Krejci.

Dos técnicas consecutivas (Radovic y Alocén), dos rigurosas faltas personales y un par de pérdidas de balón castigaron con crueldad a los zaragozanos (72-82), a seis minutos de la conclusión. Ni siquiera entonces bajó los brazos el conjunto aragonés, que se fortaleció atrás para anular cada una de las ofensivas de su adversario, y que se agarró en ataque a Brussino y sobre todo Benzing para firmar un 12-0 de parcial (84-82). El Casademont se situaba por delante en el marcador por primera vez en todo el partido. De ahí hasta el final, con los dos equipos inmersos en una batalla sin respiro, una técnica a Dylan Ennis sentenció a la escuadra de Porfirio Fisac (86-92).              

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión