Despliega el menú
Deportes

juegos olímpicos

Las federaciones españolas de deportes de invierno y de hielo apoyan el proyecto olímpico de Pirineos-Barcelona 2030

Ambos entes deportivos han elaborado un manifiesto conjunto en el que desgranan los beneficios que traería la organización de unos Juegos de invierno.

La delegación española en Lausana, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno.
La delegación española en Lausana, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos de la Juventud de Invierno.
COE

El proyecto de la candidatura Pirineos-Barcelona de cara a la organización de los Juegos Olímpicos de Invierno 2030 continúa en busca de apoyos para su impulso. En esta dirección la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI) y la Real Federación Española de Deportes de Hielos (RFEDH) han emitido este martes un manifiesto conjunto en el que animan a las instituciones “a dar un paso firme”.

Ambos organismos deportivos consideran que la iniciativa “muy positiva para los deportes y deportistas de invierno de este país y, en definitiva, fundamental para los valles de montaña donde la nieve es su motor económico”. Además, añaden que “las instituciones públicas deben ser el engranaje que vehicule la ilusión del territorio para conseguir unos Juegos Olímpicos a caballo entre Barcelona, con su legado olímpico del 92, y la cordillera más importante de España en cuanto a número de estaciones de esquí, que bien merece ser la sede de este gran evento y reafirmarse en el mapa mundial como destino ineludible de invierno”.

El manifiesto está compuesto por un decálogo en favor de la Olimpiada en el que se desgranan datos como los eventos relacionados con los deportes de invierno y de hielo que han tenido lugar en España en los últimos años, la repercusión económica, el realce que tendría para Barcelona y el desarrollo que implicaría en los Pirineos.

Así, se explica que desde 2014 en todo el país se han organizado un mundial absoluto y siete pruebas de copas del mundo de deportes de nieve, así como dos finales de Grand Prix, dos preolímpicos y seis mundiales de disciplinas relacionadas con el hielo. A este respecto, los Juegos son vistos como una ocasión para elevar el nivel de los deportistas españoles y se recuerda que en los recientes Juegos Olímpicos de la Juventud se colgaron siete medallas.

También se explica que, de celebrarse el evento, los deportes de invierno, que en 2018 representaron una facturación de 125 millones de euros, pasarían a ser vistos “como una práctica deportiva y multidisciplinar que, en las comarcas de montaña, se incorporará dentro del sustrato cultural propio” y que en las ciudades los de hielo “representarán un alternativa más en la oferta deportiva”.

Según ambas federaciones, las Olimpiadas suponen “un reto en cuanto al cambio de hábitos deportivos de todos los ciudadanos en relación a los Pirineos y a los deportes de hielo como deportes urbanos”. Además, se considera que el proyecto de candidatura “deber ser el motor para consolidar un modelo de desarrollo respetuoso con la fragilidad de las áreas de montaña ante la emergencia climática y la diversidad cultural y que permita vivir y trabajar en los Pirineos bajo los más exigentes criterios de calidad y sostenibilidad”. 

Etiquetas
Comentarios