Despliega el menú
Deportes

segunda división

El Huesca se lleva el derbi aragonés por 2-1 ante un Real Zaragoza que acabó con nueve jugadores

El equipo de Víctor Fernández fue mejor en la primera parte pero se disolvió tras el descanso, mucho más tras las expulsiones de Delmás y Guitián. Los azulgranas fueron de menos a más y ganaron con merecimiento. Okazaki, Soro y Josué Sa anotaron los goles.

La SD Huesca se impuso por 2-1 al Real Zaragoza en el derbi aragonés disputado en El Alcoraz en el cierre de la primera vuelta. Un partido vistoso, reñido, igualado en la mayor parte de sus 97 minutos de juego, donde los locales fueron más eficaces de cara al gol y, sobre todo, fueron mejores en un segundo tiempo mal afrontado por los zaragocistas después de haber logrado empatar justo antes del intermedio. El colofón al mal segundo tiempo de los de Víctor Fernández fueron las expulsiones consecutivas de Delmás y Guitián, que abortaron cualquier reacción postrera de los zaragozanos.

El primer tiempo fue, en su globalidad, muy bonito de ver. Dinámico, lleno de ritmo en ambos equipos, con mucho toque del balón en la línea media y una alta presión defensiva de los oscenses que, pese a ejercer de locales, la mayor parte del tiempo apostaron por el contragolpe. La razón fue que el Zaragoza manejó más la pelota, saliendo siempre desde atrás, sin desplazamientos largos apenas. Con estas premisas, los avispas (los zaragocistas vistieron con su segundo uniforme) generaron las primeras dos llegadas peligrosas. En el minuto 7, Puado, desde fuera del área, golpeó con fuerza pero el balón se marchó alto por un metro. Y en el 11, Kagawa, volcado a la izquierda en la pizarra, voleó en el área un rechace tras una falta pero no encontró puerta y el intentó acabó fuera junto al palo derecho de Álvaro Fernández.

El Huesca tardó en arrancar un cuarto de hora. Corría y corría detrás de las combinaciones zaragocistas e intentaba salir con rapidez, pero el plan no le dio resultado hasta el minuto 15. Eso sí, los azulgranas fueron enormemente eficaces, pues marcaron dos goles, aunque solo uno subió al marcador. En ese hito del crono, un centro de rosca de Eugeni fue rematado sobre su propia puerta por Guitián, colocando el balón en la red, por la misma escuadra. El VAR salvó al Real Zaragoza del 1-0, pues había fuera de juego de Okazaki y así se acabó señalando tras la consulta de Díaz de Mera. Esta acción enfervorizó a la grada, mayoritariamente oscense, y su equipo cuajó un rato sobresaliente, de entradas permanentes por las bandas, con Ferreiro y Sergio Gómez muy incisivos y finos en los centros. Así, en el minuto 19, Okazaki remató en carrera en el área pequeña un pase de Gómez y fusiló irremisiblemente a Ratón, llevando la algarabía a la afición local. Dominaba la situación el cuadro zaragocista, pero ganaba el Huesca por su mejor tino en el área rival.

Pasó el Zaragoza unos momentos difíciles, grogui tras el 1-0. Eguaras no veía los desmarques de Puado y un desabastecido Luis Suárez, las dos puntas de lanza en el 4-4-2 que Víctor Fernández planteó. Guti tampoco estaba fino en las decisiones. El equipo de Fernández se sujetaba, como desde el principio, en el partidazo que se estaba marcando Soro, hiperactivo desde la derecha, con desborde, profundidad y excelentes controles de balón. Atrás, cada penetración de los extremos oscenses era un suplicio para los laterales Delmás y Nieto, poco ayudados por los mediocampistas. Pasó el temporal para los zaragocistas y en el minuto 28 pudo llegar el empate en una falta lateral, en el pico del área, que Kagawa lanzó directamente de rosca a la misma escuadra izquierda de Álvaro. Era el primer aviso serio de los avispas después de haber marrado un par de ataques en superioridad

En el 30, el Huesca replicó de nuevo, llevado en volandas por una afición ejemplar. De nuevo el japonés Okazaki culminó un ataque, de cabeza, a centro de Ferreiro, pero el balón picado se marchó fuera del marco de Ratón, al que le costó salir siempre una eternidad. Y el propio Ferreiro, en el 38, ensayó un fuerte remate con la zurda que salió por encima del larguero. Después de un par de acciones polémicas que revisó de nuevo el VAR en el área zaragocista, llegó la igualada cuando el descanso ya estaba en puertas. Una contra rápida del Zaragoza, llevada de maravilla por Puado, con dos recortes hacia fuera y un pase al área en busca del espacio generado por Soro, acabó en la red del Huesca con un magnífico control del cincovillés y una volea por alto que entró como un obús en la portería. Seguramente, este tanto visitante hizo justicia a lo visto en una notable primera parte de juego.

El segundo periodo se inició sin cambios nominales en ambas escuadras. El Huesca tomó la iniciativa, como mandaban los cánones, pero sus ataques murieron en disparos que siempre taponó bien la zaga zaragozana. El equipo de Víctor Fernández asomó de nuevo al césped de El Alcoraz algo desenchufado, como si el intermedio les hubiera sentado mal a muchos de sus jugadores. En el minuto 51, un centro.chut del lateral Pedro López se envenenó y Ratón se vio obligado a sacar a córner junto a la primera escuadra. Un susto serio al que siguió otro, tras un error de Guitián en un centro de Ferreiro que dejó solo a Okazaki ante Ratón. El remate franco del nipón se le marchó fuera, aunque el linier había señalado fuera de juego. Los oscenses estaban mejor que los zaragocistas, con Eguaras demasiado incrustado entre los centrales y sin salida de balón.

Víctor movió ficha en busca de un revulsivo. Quitó a Kagawa, apagado en exceso, y dio entrada a Igbekeme. El Real Zaragoza reaccionó con un disparo de Guti desde la frontal del área, de rosca, que salió cerca del poste izquierdo y devolvió la inquietud a los locales, algo que le hacía falta a los zaragocistas desde el inicio de la reanudación. Míchel cambió al lateral derecho e introdujo a Galán para abrir ese flanco. La iniciativa azulgrana no estaba teniendo reflejo en el juego porque le faltaba pegada arriba. Mientras, el Zaragoza aguardaba con calma su oportunidad.

Y, tras un largo trecho de partido sin acciones reseñables, el 2-1 llegó para el Huesca en el minuto 68 a balón parado tras una absurda falta de Guitián fuera de zona. La volvió de cabeza en el segundo palo y Josué Sa, a bocajarro, remachó a placer el segundo tanto oscense, merecido tras lo acaecido en el arranque del segundo tiempo. Mal la zaga zaragocista, mal el portero, de nuevo metido en la cueva. Y a los de Víctor Fernández ya solo les restaban 20 minutos para una nueva reacción, como la del primer tramo del choque. El cuadro local empezó a mover el balón con gusto, con la tranquilidad de estar de nuevo en ventaja en el tanteador. Los avispas perdieron la brújula claramente, como quedó patente con la expulsión de Delmás en el 75 por una dura entrada en la banda a Sergio Gómez. La remontada zaragocista se ponía así aún más cerca de lo imposible. Los de Mïchel vieron el triunfo muy a mano a falta de un cuarto de hora.

Guti había voleado mal poco antes un ataque deslavazado del Zaragoza y, en la respuesta inmediata, Mikel Rico cabeceó al poste una falta lateral, otra vez mal defendida por la defensa zaragocista en el minuto 78. Ahí, Víctor apostó por Ros en vez de Eguaras.

No hubo posibilidad de renacer por parte avispa pues enseguida el equipo se quedó con 9 hombre, al ver Guitián la segunda amarilla en una falta indiscutible. El desastre de segundo tiempo de los zaragozanos se estaba consumando bajo un intenso aguacero. Era casi imposible que al Huesca se le escaparan los 3 puntos. Aun así, el Zaragoza lo intentó en una contra individual de Suárez y en el consiguiente córner, que generó apuros a la zaga local a falta de solo 5 minutos para el final. Todavía hubo otra llegada más con peligro de los capitidisminuidos zaragocistas, con un centro raso de Nieto que Luis Suárez no alcanzó a conectar en el área, protestando penalti el colombiano, inútilmente.

Míchel movió el banquillo con Raba y Juan Carlos como sustitutos de lujo en la recta final, para cortar así la meritoria reacción en inferioridad de los visitantes. El árbitro añadió 5 minutos más a los 90. El tiempo se fue apagando para alegría oscense, pese a que sufrieron más de lo debido ante un adversario con dos jugadores menos. El pitido definitivo de Díaz de Mera desató la euforia de la afición del Huesca, que concluye el año reconduciendo su mala dinámica reciente y, de paso, dejó al zaragocismo bajo la decepción de haber dejado escapar la opción de irse de vacaciones de Navidad en la 2ª plaza, ex aequo con el Almería, que había perdido por la mañana ante la Ponferradina por 2-3.

Con este marcador, el Huesca y el Real Zaragoza permutan sus posiciones en la clasificación: los oscenses son terceros y los zaragocistas bajan a la 5ª plaza de la tabla.

Ficha técnica

SD Huesca: Álvaro Fernández; Pedro López (Javi Galán, 64), Pulido, Josué Sa, Luisinho; Mosquera, Mikel Rico (Juan Carlos, 90), Eugeni; Sergio Gómez (Raba, 80), Ferreiro; y Okazaki.

Real Zaragoza: Ratón; Delmás, Guitián, Clemente, Nieto; Eguaras (Javi Ros, 78), R. Guti; Soro, Kagawa (Igbekeme, 56), Puado (Grippo, 84); y Luis Suárez.

Árbitro: Díaz de Mera Escuderos (Comité Castellano-manchego). Expulsó a Delmás con roja directa (75) por una dura entrada a Sergio Gómez y a Guitián, por doble amarilla (67 y 81). Amonestó a Pulido (27), Ferreiro (44), Luisinho (46), Igbekeme (59), Luis Suárez (61) y R. Guti (89).

Goles: 1-0, min. 19: Okazaki. 1-1, min. 45: Soro. 2-1, min. 68: Josué Sa.

Incidencias: Tarde fresca en Huesca, con 11 grados, cielo nublado, lluvia intermitente y algo de viento. El césped de El Alcoraz presentó un buen estado. En las gradas, 7.600 espectadores, lleno absoluto.

Así hemos narrado el minuto a minuto de la SD Huesca-Real Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios