Despliega el menú
Deportes

sd huesca-real zaragoza

Convivencia modélica entre las aficiones en El Alcoraz

El derbi aragonés encontró un escenario de altura en un estadio con más de 7.100 espectadores y en el que los seguidores demostraron por qué representan uno de los activos más valiosos de ambos clubes.

Partido SD Huesca- Real Zaragoza / 22-12-19 / Foto Rafael Gobantes [[[FOTOGRAFOS]]]
El sector de los Alcorazados despide a los suyos tras el triunfo.
Rafael Gobantes

Nadie se quería perder el derbi de todos los derbis. Las dos aficiones redondearon la fiesta del fútbol aragonés con un comportamiento modélico en las horas previas y durante el partido. Sociedad Deportiva Huesca y Real Zaragoza encuentran en sus seguidores un patrimonio de valor incalculable. Con respeto y deportividad y un aplauso final mutuo, se impusieron por goleada al veneno que muchas veces circula por las redes sociales y que no es ningún reflejo de la realidad. En un encuentro por momentos imperial, los dos bandos se citaron para un futuro duelo en Primera.

El Alcoraz respondió a una cita histórica con su mejor cara. Ni la lluvia, por momentos copiosa, estropeó otra tarde para el recuerdo. Un precioso arco iris reflejó la tregua que el tiempo dio por momentos a los contendientes y simbolizó la belleza que trataron de alcanzar los dos equipos. Los datos oficiales de asistencia confirmaron las elevadas expectativas que había despertado el derbi: 7.181 espectadores, la tercera mejor entrada desde que se amplió el aforo del estadio en el verano de 2018. Solo acudió más público a las citas con Real Madrid y Barcelona. La Policía Nacional confirmó que no se había registrado incidente alguno.

La electricidad que recorría las gradas dio la bienvenida a los dos conjuntos cuando salieron al campo, y contagió sobre todo a los azulgranas en la primera mitad. Antes del descanso con el gol de Soro y en sus mejores minutos de la segunda fueron los 190 zaragocistas quienes más se dejaron oír desde la parcela visitante, aunque la afición blanquilla se encontraba difuminada por todo el estadio. El ondear de bufandas y banderas fue gasolina para los futbolistas y deleite cromático para el público.

El derbi no solo generó expectación, como era lógico, en Huesca y Zaragoza, sino que también mucho más lejos, en Japón. La presencia esta temporada de dos jugadores nipones en ambas escuadras, que además gozan de popularidad en su tierra, ya había sido aprovechado durante la semana por Turismo de Aragón a través de un vídeo promocional protagonizado por las dos estrellas, e hizo que hasta El Alcoraz se desplazasen varios medios del país del sol naciente.

Sobre el césped se situó un equipo de Wowow, la plataforma de televisión que cuenta con los derechos de La Liga en Japón, y en la tribuna de prensa se ubicaron representantes de otros tres medios. La presencia del zaragozano Nacho Naya, corresponsal de Kyodo News, se ha hecho ya habitual en El Alcoraz, no en vano cubre el día a día tanto de Okazaki como de Kagawa. Seiko Okano, del periódico deportivo The Hochi Shimbun, ya había visitado el estadio azulgrana durante la temporada pasada en Primera División, mientras que para Makoto Enooku, de la agencia Jiji Press, fue su primera experiencia en la capital oscense. 

Etiquetas
Comentarios